CRÍTICA: «Godzilla: King of the Monsters» (2019) de Michael Dougherty, muy lejos del mejor kaiju

La nueva historia sigue los heroicos esfuerzos de la agencia cripto-zoológica Monarch, mientras sus miembros se enfrentan a varios monstruos del tamaño de un Dios, incluyendo al poderoso Godzilla, quien choca con Mothra, Rodan y su último enemigo, el rey de las tres cabezas Ghidorah. Cuando estas antiguas súper especies –que se cree son mitos- vuelven a surgir, todas luchan por la supremacía, dejando la misma existencia de la humanidad colgando en la balanza.

——————————————————————————————————————————————————–

Dirigida por Michael Dougherty (‘Krampus’, ‘Trick ‘r Treat’), la secuela de ‘Godzilla’ del año 2014 es ambiciosa desde su génesis, ya que no solo busca poner en pantalla al colosal lagarto radioactivo, sino también a diversos titanes que comienzan a pelear entre sí por la corona de quién es el verdadero rey de todos. Olvidando la perspectiva humana frente a las enormes bestias, ‘Godzilla 2: El rey de los monstruos’ termina siendo un festín de efectos especiales, sonidos ensordecedores y diálogos incómodos, con un reparto que poco tiene para entregar y con un Godzilla que hasta podemos ver en un primer plano mirando hacia la cámara, un error que resta poderío y terror cuando hablamos del género kaiju.

Muchos pueden haber quedado disconformes con la entrega del año 2014 (los remakes norteamericanos siempre quedan al debe con la enorme bestia), sin embargo, lo dirigido por Gareth Edwards tenía conocimiento del cine kaiju y lo que verdaderamente significa: los monstruos para ser colosales y temidos en el cine deben ser vistos desde la escala humana, situando la cámara en contrapicados que dejan de manifiesto la fragilidad del hombre frente a la gran amenaza. Somos pequeños ante la enormidad del caos, sobre todo si se tiene en cuenta que Godzilla nace como una metáfora de la bomba nuclear y su poder de destrucción. Sin embargo, si bien ‘Godzilla 2’ ofrece un espectáculo visual impactante entre tantos monstruos luchando entre sí, olvida el terror que estos titanes producen debido a su tamaño y poderío: en esta nueva entrega se nos ofrece un impensado primer plano de Godzilla, el cual mira directamente a la cámara como si de un humano se tratase.

Y ese es otro de los errores de esta secuela, ya que olvida que las enormes bestias están mucho más ligadas a instintos animales que humanos, cayendo en errores de guión que quitan credibilidad y emoción a las escenas de pelea, sobre todo a una que involucra a Mothra (quizás el mejor logrado de los kaiju, tanto en sonido como en apariencia) y al extraño Rodan. Y es que el guión de ‘Godzilla 2’ comete los mismos errores que la posición de cámara y encuadre, olvidando por completo a los personajes humanos que están inmersos en la batalla de titanes, evitando así contar la historia de las víctimas, el relato de seres pequeños, indefensos, cuyo valor es puesto a prueba bajo una amenaza imposible de enfrentar.

La forma en que se establece la desgracia familiar que mueve a los protagonistas es débil, sobre todo si se toma en cuenta de que es el sustento de la premisa general y de las acciones tanto de los héroes como de los villanos. Charles Dance intenta sin éxito sacar a flote un villano cuyas motivaciones no tienen ningún sentido y que termina diluyéndose a lo largo del metraje como fuerza opositora. De la misma manera, los héroes poco tienen para aportar y enriquecer el subtexto del relato, el cual ha sido completamente olvidado en la construcción del guión: si bien hay algunos diálogos que algo intentan decir como discurso (los cuales siempre están a cargo del formidable Ken Watanabe), están tan obviamente expuestos que terminan incomodando por su poca naturalidad (de hecho, hasta se hacen bromas sobre las frases de mayor profundidad discursiva dentro del film).

‘Godzilla 2’ parece olvidar el horror nuclear que crea a la enorme bestia. Aunque intenta establecer una mirada ecológica alrededor de la pelea de titanes (los monstruos arrasan, pero luego logran hacer resurgir la naturaleza con más fuerza), poco se puede ver acá de las consecuencias de que un ser radioactivo se pasee por la ciudad. De hecho, hasta se hace estallar una bomba nuclear en el agua, sin importar la rica biodiversidad que reside ahí y contaminando indiscriminadamente el agua. En el largometraje todo parece estar realizado con el único fin de brindar un festín de efectos especiales, los cuales hacia la mitad del metraje poco tienen para ofrecer en emoción, épica y sorpresa.

Godzilla bajo la mirada de héroe o villano puede dar más y eso lo deja demostrado la sobresaliente Shin Godzilla’ del año 2016. Con giros dramáticos predecibles y demasiados personajes en pantalla sin desarrollar, ‘Godzilla 2: El rey de los monstruos’ es un largometraje que carece de emotividad en la parte humana y de verdadera grandeza en el ámbito kaiju, aún cuando hay cuatro o cinco monstruos en pantalla de manera simultánea. Acá hay un notable error de punto de vista tanto en dirección como en guión: Godzilla debe infundir terror y respeto y siempre ser visto por el espectador desde la escala humana, levantando el rostro para poder cubrir en su totalidad al rey de todos los titanes. En sus peleas no necesitamos nitidez o reflejos humanoides en sus ojos; lo que Godzilla debería producir son batallas confusas, altamente destructivas, donde pareciera no haber refugio para los habitantes de una ciudad que, con solo una patada o un espectacular rayo azul, se hace pedazos. El terror a la guerra y lo nuclear, esa pesadilla que tan bien conoce Japón. Al desvestir a Godzilla de ese contexto, solo quedan bestias CGI y un montón de personajes algo estúpidos cuyas decisiones solo aportan mayor incredulidad a la premisa general. Mejor ni esperar lo que puede surgir de la pelea de Kong y Godzilla, porque las posibilidades de catástrofe son altas.

——————————————————————————————————————————————————–
4-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2019, 131 min.
Título Original: “Godzilla: King of the Monsters”.
Director: Michael Dougherty.
Guion: Michael Dougherty, Zach Shields (Historia: Max Borenstein, Michael Dougherty).
Reparto:  Millie Bobby Brown, Kyle Chandler, Vera Farmiga, Bradley Whitford, Charles Dance, Thomas Middleditch, Sally Hawkins, Aisha Hinds, Ken Watanabe, Randy Havens, Anthony Ramos.


——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *