CRÍTICA: «Pyewacket» (2017) de Adam MacDonald, ocultismo en medio del bosque

Leah Reyes es una adolescente con una fascinación y obsesión por la magia negra y las practicas ocultistas. Recientemente su padre ha muerto, por lo que su madre, aún afligida por la pérdida, le informa que pronto van a mudarse a una remota casa, en medio del bosque, para tratar de iniciar de nuevo sus vidas. Para Leah esto es lo peor que podría pasarle. Además de descargar su frustración constantemente contra su madre, ahora le obliga a despedirse de sus amigos, también seguidoras de la magia, abandonar su ritmo de vida, sus distracciones de la ciudad e instalarse en una vieja casa en medio de la nada. La frustración pronto se convierte en resentimiento y entre madre e hija surgen pleitos y discusiones constantes. Incapaz de encontrar otra alternativa, Leah decide conjurar un hechizo del ocultismo que tanto admira, uno para eliminar a su madre de su vida, para siempre. Pero el ritual despierta a un demonio muy antiguo, implacable y que eliminara todo a su paso.

——————————————————————————————————————————————————–

A medio camino entre el mainstream y el llamado Terror Sundance (el término no es nuestro, por desgracia, aunque no recuerdo su autoría), ‘Pyewacket’ (2017) les debería sonar, ya que este relato de ocultismo urbano y rebeldía adolescente tuvo bastante mención en su momento, en parte, gracias a su director Adam McDonald, el mismo de la muy recomendable ‘Backcountry’ (2014) y que tras una carrera como actor decidió entrar en el mundo de la dirección a través del cine de miedo. Este, su segundo largo, cosechó críticas un tanto dispares, ya que no es un relato sencillo de aguantar, pero a mí me encantó y se ha convertido, en mi recuerdo, en una de las más destacables del año, así que les invito a que se acerquen a ella en lo que puedan.

Si digo que es difícil de aguantar es principalmente porque todo el principio es más un drama familiar que muestra una joven adolescente y su difícil relación con su madre; mientras la madre se sume en una terrible depresión que le lleva a abandonar la ciudad y mudarse junto a la hija a una cabaña en medio del bosque, la joven muestra su rebeldía manifestando un creciente interés por el ocultismo. Cuando una pelea entre las dos se sale de control, la chica en cuestión decide, en medio de su rabia, invocar a una criatura de otras esferas para que mate a su madre, algo que por supuesto sale mal ya que luego, al arrepentirse de lo que ha hecho, no será tan fácil volver atrás.

Todo el aspecto dramático está muy bien llevado y los personajes muy bien construidos. De hecho, incluso si quitáramos el aspecto sobrenatural de la trama, esta seguiría siendo una película muy sólida acerca de un conflicto entre dos generaciones y de cómo se desmorona una relación por la imposibilidad de cada una de estas mujeres de ponerse en la piel de la otra.

Pero por fortuna esto no es así, y todo el ángulo de terror de ‘Pyewacket’ se convierte en lo mejor de la película. Hay que decir, eso sí, que estamos ante un trabajo lento que se centra principalmente en dos personajes, sobre todo el de la joven, ya que uno de los preceptos de la magia negra es cómo esta termina inevitablemente volviéndose en contra de aquel que invoca sus poderes, algo que la película resalta una y otra vez al comenzar la chica a ser acosada por la presencia de aquello que ha traído. Todo esto está hecho de forma muy sutil, con trucos de cámara muy discretos y una fotografía de bosques en pleno otoño que recuerda por momentos a  ‘The Blair Witch Project’ (1999) en cuanto a la atmósfera de terror que estos parajes pueden sugerir entre los árboles y la total oscuridad de la noche. Es un terror muy sutil que se va metiendo por debajo de la piel, y si no fuera por una secuencia en particular que involucra a una de las amigas de la chica, casi podríamos hablar de cierta ambigüedad acerca de si lo que ocurre está o no dentro de su cabeza.

En concordancia con gran parte de los trabajos que hemos recomendado últimamente, ‘Pyewacket’ puede que parezca lenta y aburrida a muchos de lo que se pasan por aquí, pero finalmente resulta un gran trabajo que va construyendo una tensión casi inaguantable hasta su inevitable (y tristemente predecible) final, de esos que te dejan destruido por dentro. Pocas películas recuerdo, sin embargo, que toquen el tema de la magia negra autodestructiva de una forma tan sobria y, a la vez, tan terrorífica como esta. Además, todo el aspecto dramático está muy bien, y no me extraña nada que esta sea una de esas cintas que ostentan su paso por festivales incluso en su material publicitario. Muy recomendable, sin duda alguna.

——————————————————————————————————————————————————–
7-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
Canadá, 2017, 90 min.
Título Original:  “Pyewacket”.
Director: Adam McDonald.
Guion: Adam McDonald.
Reparto:   Nicole Muñoz, Laurie Holden, Chloe Rose, Eric Osborne, Mikey Brisson, Romeo Carere, James McGowan, Bianca Melchior, Missy Pregrym.


——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *