CRÍTICA: «Erased, ___Ascent of the Invisible» (2018) de Ghassan Halwani, cicatrices de guerra que no cierran

Año 2014, Beirut, Líbano: una ciudad entrampada en el círculo vicioso de la destrucción y la reconstrucción y que en vano intenta enterrar su turbio pasado. Allí los desaparecidos durante la Guerra Civil Libanesa resurgen constantemente para declarar su permanente presencia. Sus rastros son desenterrados por un vagabundo quien se toma la molestia de escarbar más allá de la superficie de aquello que representa los nuevos ideales de la ciudad reconstruida.

——————————————————————————————————————————————————–

La Guerra Civil de Líbano fue un hecho catastrófico conflictuado por facciones cristianas, musulmanas y seculares del país. Sus inicios fueron desarrollados entre la primavera de 1975 hasta 1990. Pero este documental no es sobre los sucesos ni tampoco sobre la explicación del por qué se generó la guerra. Ghassan Halwani invita a conectarse con los olvidados, con las víctimas… los desaparecidos.

La primera escena que muestra el documental es una fotografía, representando el registro de un recuerdo, el registro de alguien o de algún acontecimiento. Lo llamativo de esta particular fotografía es que aparece borrada o retocada, ocultando su verdadera imagen. La voz en off de Halwani le pregunta a un militar sobre la fotografía, si puede describir lo que aparece en ella. El militar le describe que está interferida, su interior está borrado. Segundos después, le muestra la versión original de la fotografía y le pide describirla: en ella, aparece un militar golpeando a un civil, donde finalmente se sabe que el civil golpeado es un desaparecido.

El director del documental, Ghassan Halwani, genera una búsqueda en re-aparecer lo eliminado por el pasado de Beirut, y con ello, la reflexión sobre los miles de desaparecidos y sus ausencias que siguen repercutiendo en un país aún dolido y cicatrizado.

La poderosa característica del debut de Halwani como documentalista, es su examen provocador y artístico de las miles de personas que desaparecieron durante el conflicto que duró 15 años en Líbano; y al sumergirse en este tema políticamente cargado y personalmente resonante, Halwani elimina, a veces, literalmente, capas de la historia libanesa y replantea la topografía de la actual Beirut.

Halwani, un fotógrafo que hizo la transición hacia la ilustración, emplea múltiples medios artísticos para narrar esta historia, incluyendo fotografía, voz en off, texto en pantalla y su propia animación. El resultado es una rumia sobre como los actos violentos y los crímenes de lesa humanidad se convierten en nociones de martirio, dan forma a las narrativas nacionales y plantean interrogantes sobre el derecho mismo de morir y sobrevivir.

Aunque los desaparecidos fueron borrados (eliminados), sus cuerpos permanecieron infundados y no recuperados hasta décadas más tarde. Mientras Halwani explora, los muertos permanecen en la memoria de sus seres queridos, debajo de las aceras de los barrios gentrificados en el tejido mismo de la sociedad.

Es imposible no reflexionar sobre la propuesta artística de este documental sin trastocar los recuerdos de un país como lo es Chile y Latinoamérica, donde precisamente la memoria, lo borrado y lo ausente es una llaga que adquiere profundidad cada vez que se continua olvidando.

——————————————————————————————————————————————————–
7-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
Líbano, 2018, 76 min.
Título Original:  “Tirss, Rihlat Alsoo’oud ila Almar’i”.
Director: Ghassan Halwani.
Guión: Ghassan Halwani.


——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *