CRÍTICA SERIE: “Ozark” (2018) – temporada 2

Marty Byrde (Jason Bateman) es un asesor financiero con una aparente vida normal en familia. Casado con Wendy (Laura Linney) y con dos hijos, Charlotte (Sofia Hublitz) y Jonah (Skylar Gaertner), todos llevan una vida apacible y ordinaria. Pero bajo esa apariencia la vida de Marty esconde un gran secreto: es el encargado de blanquear el dinero de uno de los cárteles de droga más importantes de México. Todo parece ir bien hasta que Marty debe llevarse a su familia desde Chicago a Ozark, en Missouri.

——————————————————————————————————————————————————–

Lo estaba esperando ansiosamente, me parecía que en algún momento llegaría, pero ni mis amigos en Twitter lo advirtieron como suelen hacer cuando se nos va un protagonista de alguna gran historia. En los pocos episodios menguantes de la segunda temporada de ‘Ozark’, parecía cada vez más probable que lo hicieran; imaginé que los escritores harían algo loco, algo a lo George R.R. Martin, y matarían al personaje principal cuando su utilidad se estaba agotando. Cabe destacar que el mismo Jason Bateman debía decidir matar su personaje que pasó a segundo plano.

Marty (Jason Bateman) se estaba preparando para huir de Missouri con su esposa e hijos para vivir una vida de fantasía lejos del cartel en Australia. Lo tenía todo planeado: la pequeña reserva de escape, los pasaportes falsos (otra vez) y un avión en espera. Estaba todo listo para funcionar exactamente como lo había planeado al final de la primera temporada.

Mientras tanto, su esposa Wendy (interpretada por la increíble Laura Linney) había comenzado a tomar una mano más fuerte en los tratos comerciales con el cartel. Ella había torcido con éxito la política del estado de Missouri a su voluntad. Ella había chantajeado a algunos políticos, había sido cómplice de un asesinato y casi ordenó uno. Observó que la voluntad de su marido comenzaría a quebrarse, y no estaba lista para huir de todo. Al final ella amaba el poder, el juego en que está(ba).

Hay una escena en el episodio final cuando Wendy y Helen Pierce (Janet McTeer), la apabullante y eficiente abogada del cartel, tienen una conversación personal. Es un momento increíble, uno que me hace desear haber visto más de ellas dos juntas esta temporada. Helen, como una mentora orgullosa, complementa el trabajo de Wendy en la construcción de un casino para el cartel.

Wendy, tomando protagonismo dentro de la vida familiar y en las propias acciones para tratar de escapar y engañar al cartel, se hace fuerte capítulo a capítulo, dejando siempre a Marty en segundo lugar y por detrás de sus hijos. Cuando Marty se deshizo de “su bebé” de crianza sin consultarla, esto marcó una traición en su confianza de él como padre y protector. Y habría sido -insisto- el momento perfecto para que Marty muriera.

Una cosa está clara: esta historia no será feliz para siempre (y creo que nunca lo ha sido). Todos los eventos de este espectáculo simplemente retrasan lo inevitable, ya que Marty debe pagar por sus acciones, por la situación en la que puso a su familia.

Las similitudes entre este show y ‘Breaking Bad’ son demasiado obvias para no ver el arco narrativo lógico aquí. Y, desafortunadamente, estas similitudes no se extienden a los personajes principales. Lo que convirtió a Walter White en un fascinante estudio de personajes para observar múltiples temporadas fue observar su transformación en un verdadero villano. Cuando conocemos a Marty en ‘Ozark’, él ya es un villano, no importa lo difícil que sea que Bateman intente hacer que te guste con su encanto de Michael Bluth. Fue impulsado por la codicia, llano y simple. Sí, él es un padre, pero nuestro mundo no tiene escasez de padres codiciosos que hacen cosas terribles bajo el disfraz de cuidar a sus hijos.

Ha habido poco desarrollo de Marty a lo largo de las dos temporadas de ‘Ozark’. Hace cosas malas, lamenta las implicaciones morales y las vuelve a hacer. Es un bucle de fuerzas externas que ponen a Marty en una posición cerrada, luego él dice “calma” y luego proporcionar una solución empresarial sólida. Ahora, tú que me lees, compara eso con Walter White, cuyo movimiento fue impredecible. Primero lo vemos matar a un tipo en el episodio uno, desde allí, luego la explosión de Tuco, la muerte de Jane, y así sucesivamente. Marty es predecible.

Por otro lado, hemos visto como Wendy se ha convertido en una villana. Y, a diferencia de Marty, que trata todo esto como un negocio, Wendy realmente disfruta de esto. Dicho desde la perspectiva de Wendy, ‘Ozark’ podría ser un drama criminal verdaderamente fascinante. Y ella podría ser un personaje principal del que la televisión necesita más.

Cerca del final de la segunda temporada, el matriarcado (?) comenzaba a formarse entre Ruth Langmore (la increíble Julia Garner), Helen y Wendy, tres mujeres brillantes y capaces que podían representar a las tres jefes de la región de Ozark frente al cartel. Pero en lugar de dejar que tomen el control, ‘Ozark’ y su producción jugó a lo seguro y permitió que Marty siguiera viendo cómo mejorar la situación mientras intentaba huir.

De cualquier manera, esta segunda temporada de ‘Ozark’ suma méritos para considerarla muy buena y vista obligada para los amantes de los thrillers tensos y visualmente hermosos. Espero con ansias la siguiente temporada, donde los protagonistas cambien de nombre y se dejen arrastrar por la ambición del dinero.

——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2018, 60 min.
Título Original: “Ozark”.
Creador: Bill Dubuque y Mark Williams.
Cadena Original: Netflix.
Temporadas: 2 en curso.
Episodios: 20 a la fecha.
Elenco:  Jason Bateman, Laura Linney, Sofia Hublitz, Skylar Gaertner, Peter Mullan, Jason Butler Harner, Anthony Collins, Julia Garner, Esai Morales, Janet McTeer, Carson Holmes, Marc Menchac.


——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *