CRÍTICA: “After the Storm” (2016) de Hirokazu Koreeda, un retrato humanista y compasivo

A pesar de haber empezado una prometedora carrera de escritor, Ryota va de desilusión en desilusión. Se ha divorciado de Kyoko y gasta todo el dinero que gana como detective privado apostando en las carreras, por lo que finalmente no puede pagar la pensión alimentaria de su hijo de 11 años, Shingo. Ahora Ryota intenta ganarse nuevamente la confianza de sus seres queridos y formar parte de la vida de su hijo. La situación no parece fácil, pero un día un tifón obliga a toda la familia a pasar una noche juntos.

——————————————————————————————————————————————————–

Contar un final resulta agotador. Los finales pueden durar días, meses, años incluso. ‘After the Storm’ (cuyo título en español es ‘Después de la Tormenta’ y su título original es  ‘Umi yori mo mada fukaku’) relata una larga jornada en que su protagonista logra, por fin, aceptar su presente.

El filme de Hirokazu Koreeda (‘De tal Padre, tal Hijo’) hace palpable la sensación de desolación y melancolía de quien sufre por tratar de revivir una relación acabada. En el tono menor que caracteriza los últimos largometraje del realizador japonés, ‘After the Storm’ concentra nuestra atención en las apariencias mínimas, transformaciones diarias de una galería de caracteres humanos del Japón contemporáneo. Una estética que tiene como precedentes tanto a Ozu como a Chéjov. El director limita la narración al transcurso de un largo día durante el que Ryota (Hiroshi Abe) intenta conciliarse con su pasado, así como con su ex-esposa y su hijo. Tal como ocurre en nuestra cotidianidad, nada sucede de repente: cada día parece una variación mínima de un día ya vivido. ‘After the Storm’ elude las soluciones fáciles.

Este melodrama evita la tan favorecida historia de las segundas oportunidades. Más bien, en el rescate de la peculiaridad de la historia de sus protagonistas, se encuentra un sucedáneo de redención, y no en el torcer el destino de manera más dramática. Curiosamente, sí se puede criticar algo en la película es en que situaciones y personajes estereotípicos aparecen con frecuencia: Por ejemplo, el modo en que se delinea la relación del hijo de Ryota con el novio de su madre, o el papel que juega Shinoda Yoshiko (Kirin Kiki), la madre de Ryota, ya que estas no se salen de esas  formas preestablecidas en que el posible padrastro resulta un personaje antipático, o en que la madre siempre es comprensiva y afectuosa.

A pesar de ello, el drama central de Ryota conmueve. El deseo de Ryota por escapar a la sombra de su padre ha sido infructífero, su frustrada carrera como escritor lo ha visto conformarse con un trabajo que detesta, su fracasada relación con su ex-esposa lo obsesiona. Todas estas situaciones no son obstáculo para sentir empatía por el protagonista, para comprender, pues, la carga que lleva en sus hombros.

Sin pintarlo con excesivo sentimentalismo, la película logra construir un retrato humanista y compasivo. ‘After the Storm’ logra convenir la desazón de quien ha caído en un aparente callejón sin salida. En las escenas finales del filme se alcanza a vislumbrar una luz, aceptar un presente al tiempo que conciliarse con el pasado puede ser el primer paso para superar lo que parece como una situación sin salida. Koreeda nos persuade, con un dejo sentimental, de la autenticidad de su retrato. ‘After the Storm’ narra el cierre de un drama menor que, como sabemos, no empieza ni se cierra como solemos imaginar, sino que avanza con el paso lento que lo hace nuestro día a día.

——————————————————————————————————————————————————–
8-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
Japón, 2016, 117 min.
Título Original:  “Umi yori mo mada fukaku”.
Director: Hirokazu Koreeda.
Guion: Hirokazu Koreeda.
Reparto: Hiroshi Abe, Kirin Kiki, Yôko Maki, Lily Franky, Isao Hashizume, Sôsuke Ikematsu, Satomi Kobayashi, Taiyô Yoshizawa.


——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *