CRÍTICA: “The Shape of Water” (2017) de Guillermo del Toro, amor terrible y piezas rotas

Estados Unidos, alrededor de 1963. Es la Guerra Fría y la carrera militar y espacial está en su punto más álgido. Elisa es una empleada de la limpieza muda en una instalación del Gobierno que esconde unos laboratorios secretos. Su vida cambia por completo al descubrir a un ser enigmático: un hombre-pez único, una auténtica anomalía natural, que vive encerrado y es víctima de diversos experimentos. Elisa empieza entonces a sentir simpatía por este extraño ser y se establece una fuerte conexión entre ambos. Pero el mundo real no es un lugar seguro para un hombre de estas características.

——————————————————————————————————————————————————–

La fantasía es un lugar en que llueve, dijo alguna vez Italo Calvino. Y en ‘The Shape of Water’ llueve hasta el cansancio. Guillermo del Toro fabrica un mundo terrible y maravilloso que resulta fácil de admirar por su persuasiva apariencia, pero que no se habita felizmente. En otras palabras, el largometraje se ahoga en una anécdota delgada y, por momentos, aburridora, si bien su reciclaje visual pueda resultar fascinante.

‘The Shape of Water’ se asemeja al monstruo que la protagoniza: nada con fluidez cuando exhibe su imaginería, pero se queda sin aire cuando debe narrar su esquemática fábula. Se salva de hundirse, en todo caso, porque el romance entre Elisa y el monstruo resulta emocionante, genuino. Sin embargo, para disfrutar de ello tenemos que observar una historia no muy imaginativa. Más convencional de lo que su apariencia nos pueda indicar, el cuento de hadas de Del Toro hila, no siempre con fortuna, lugares comunes de nuestra corrección política. En modo alguno, esto significa que se trate de una mala película, sino que la adorable fantasía del director mexicano se contenta con seguir el curso de un relato, aunque suene paradójico, rutinario y anodino.

Todo inicia con un narrador que cifra la película en clave de cuento de hadas: una princesa encuentra el amor de un príncipe, a pesar de que un malvado villano se interpone. La princesa es Elisa (Sally Hawkins), una mujer muda que trabaja en la limpieza de un centro de investigaciones secretas del gobierno. Su vida carece de toda sorpresa hasta cuando llega una extraña criatura (Doug Jones), anfibio de forma humana, para ser estudiado, el príncipe evidentemente. Junto a él viene su guardián, Richard Strickland (Michael Shannon), un sádico agente militar (el villano). De ahí no hace falta contar mucho. Antes de que el monstruo sea asesinado, Elisa intenta salvarlo con la ayuda de Zelda (Octavia Spencer), compañera de trabajo, Giles (Richard Jenkins) y el Dr. Robert Hoffstetler (Michael Stuhlbarg). Cada uno de ellos representa una minoría que ha sido injustamente discriminada. Y son ellos, precisamente, los que se tornan en héroes de ocasión para salvar al otro (monstruo).

En el filme, los personajes buenos son muy buenos y los malos muy malos. Por otra parte, las inflexiones del relato se suceden sin visos de sorpresa; únicamente el monstruo parece escapar de la ecuación, únicamente el arrebato amoroso de Elisa desafía la insípida redención que se extiende sobre los demás personajes. ‘The Shape of Water’ decide apegarse a los modelos del cine de Hollywood de un modo insulso durante la mayoría de su metraje. Si resulta rescatable esto, ocurre por las aisladas imágenes que surgen de tanto en tanto para mostrar un romance desusado que contienen una extrañeza que le falta al relato. 

La imagen del abrazo entre Elisa y la criatura resume toda una historia de amor fantástica. Una imagen que no encaja con el grueso de la narración. En líneas generales, se iguala la idea de cuento de hadas a una narración que simplifica y pone en escena estereotipos sin matices; la fantasía, pues, se vuelve una excusa para poner en pantalla una historia de giros predecibles y finales convencionales. Esta no es la fantasía que invocaba Calvino, ni es la fantasía que practicaba. La lluvia del autor italiano no equivale a lo que nos hemos acostumbrado a ver como fábula, sino a su ruptura, a un lugar donde se propala la imaginación y la creación.

Los realizadores del filme sacrifican las imágenes que relatan un verdadero mundo extraño por narrar una historia tópica, desperdiciando la emoción que transmite Sally Hawkins con su sobria interpretación en aras de una recompensa facilista. Cuando termina la película, el filme sale a flote por la potencia de imágenes aisladas, así el relato zozobre en lo que malamente se ha llamado “el arte de contar historias”. Mientras algunos instantes brillan por su verdadera extrañeza, la película sigue obediente la fórmula de lo que se supone es la fantasía. Entre tanto, ese lugar distinto del que hablaba Calvino apenas se asoma entre las múltiples y corrientes lluvias de ‘La Forma del Agua’.

——————————————————————————————————————————————————–
6-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2017, 119 min.
Título Original: “The Shape Of Water”.
Director: Guillermo del Toro.
Guion: Guillermo del Toro y Vanessa Taylor.
Reparto: Sally Hawkins, Doug Jones, Michael Shannon, Octavia Spencer, Richard Jenkins, Michael Stuhlbarg, Lauren Lee Smith, David Hewlett, Nick Searcy, Morgan Kelly.


——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *