CRÍTICA: “The Big Sick” (2017) de Michael Showalter, encantadora y corriente

Cuenta la historia real de Kumail y Emily, una pareja que se conoce en un espectáculo de comedia. Cuando parecía que todo iba a quedarse en un encuentro de una noche, su relación empieza a avanzar a pesar de las diferencias culturales, complicando las vidas de todos por las expectativas que tenían los padres de Kumail, musulmanes estrictos.

——————————————————————————————————————————————————–

Primero, observen el afiche. En primer plano vemos a la pareja, ella rubia y blanca, él de origen pakistaní. Detrás de ellos aparecen los padres de ambos con las ropas que suelen vestir. En el fondo se levanta la silueta de una ciudad. Todo parece en armonía. Si bien ‘The Big Sick’ se basa en una historia real, el filme presenta una sociedad idealizada, una utopía en la que los conflictos culturales son apenas una piedra en el zapato.

‘The Big Sick’ es una bien intencionada y aceptable película con repercusiones problemáticas. Divertida, aunque plana, ingeniosa, pero excesivamente convencional. El largometraje se constituye en un caso paradigmático sobre las contradicciones y paradojas del cine que hoy se le denomina como independiente (cada vez más etiqueta y menos realidad). El cine independiente hoy parece incluir filmes que abordan anécdotas que no se usan comúnmente en el cine mainstream, aunque a la larga terminen contadas con narrativas muy semejantes a las del cine mainstream.

‘The Big Sick’ altera relativamente la fórmula de la comedia romántica, le añade una vitalidad y una conexión con conflictos reales que la hacen tanto más interesante como cuestionable. Esta alteración no implica que los realizadores abandonen los formulismos y esquematismos del género. Por tanto estamos ante -repito- un ejemplo paradigmático de lo que hoy catalogan como cine independiente.

Kumail (Kumail Nanjiani) y Emily (Zoe Kazan) se unen por azar un par de veces. La primera como un encuentro casual de una noche como ocurre con tantas parejas. La segunda por la enfermedad. La cinta relata la relación de una pareja a la que separa sus culturas para que luego un coma los vuelva a unir. Basada en la historia del propio Kumail, el largometraje reconstruye su historia personal en clave de género. Entre lo genuino y lo predecible, el filme avanza de modo ligero y plano.

El humor y la observación de Kumail le agregan vida a lo que, de otro modo, sería otra corriente comedia romántica. Claro está que los personajes del largometraje cumple un papel más importante que meros figurantes: cada uno representa a individuos reales inmersos en sus propios dilemas y contradicciones, desde los padres de Emily y Kumail hasta todas las candidatas a ser futura consorte de Kumail. No obstante, los mismos realizadores tienden a limitar a sus personajes al papel funcional para que la historia siga el curso delineado por el desarrollo de lo que es una Comedia Romántica. ‘The Big Sick’ vuelve a una experiencia individual en otra historia de amor sentimental.

Ceñirse a un modelo no es criticable de por sí. De hecho, el filme lo tuerce en dos formas: por un lado, sus personajes no se ajustan a los prototipos del género; por otro, el drama de la enfermedad supone una desviación que perturba -así sea momentáneamente- el esquema. Kumail no puede simplificarse como  un estereotipo de un típico inmigrante, ni se le puede encajar como el protagonista característico de las comedias románticas. Poner en coma a una de las personas de la pareja antes de la mitad del metraje rompe con la dinámica de la mayoría de romances.

‘The Big Sick’ supera los clichés, pero no se termina de despegar de la fórmula del género. Las transformaciones de los personajes ocurren como situaciones de un sitcom reconocible y no como el proceso por el que pasa cada uno de ellos: los padres de Emily pasan de ser gruñones y cortantes a cariñosos y comprensivos de una escena a otra, tras un breve diálogo, tras una breve revelación del carácter del otro. Un esquema rígido que el humor quiebra de cuando en cuando. Por otro lado, la ironía con que Kumail muestra la obra que prepara para enseñar lo que conoce sobre Pakistán le da un respiro a lo que, de otro modo, sería meramente formulario. Pero los realizadores no quieren desviarse demasiado. y se deciden por modificar en la medianía, por alternar la observación mordaz con la chata repetición de situaciones previsibles. Y así el largometraje se atiene a lo que caracteriza a otras comedias románticas: ser un filme aceptable y olvidable.

EEUU continúa siendo presentado como el lugar de la utopía, en especial cuando hay amor. ‘The Big Sick’ cuenta una historia en que las diferencias culturales son accesorias, una historia que niega otro relato implícito, el de una asimilación cultural que se acepta sin cuestionamientos. No hay sensación de pérdida alguna al dejar costumbres que se presentan como absurdas (los matrimonios arreglados y las oraciones diarias son mostrados como sinsentidos por igual). Lo más diciente sobre esta problemática presentación del choque cultural es que el conflicto es de carácter sentimental: Kumail no quiere dejar a su familia, si bien no tiene apego alguno a unas tradiciones que no comprende. Una simplificación que se ajusta al relato, pero que da pocas luces sobre lo que realmente encarna el choque entre comunidades con pasados distintos. Antes que tratar de mostrar una imagen un poco más matizada, la que vemos es aséptica y  anestesiada.

Si nos atuviéramos a ‘The Big Sick’, tendríamos una noción relativamente simple de conflictos que surgen entre las nuevas generaciones de inmigrantes y las primeras, entre el modo en que para unas las tradiciones perviven, mientras que para otras estas son remplazadas. Una simplificación propia del cine mainstream, por lo demás. Y en eso es donde la dudosa etiqueta de cine independiente se presenta como avatar del cine comercial: un cine que pone en pantalla conflictos desusados para el cine comercial, pero que sigue las fórmulas de este. No por esto se puede descartar a un filme como ‘The Big Sick’, pero sí deja un mal sabor de boca para una película encantadora y corriente. Una que deja una imagen tan chata como la de su afiche.

——————————————————————————————————————————————————–
7-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2017, 119 min.
Título Original: “The Big Sick”.
Director: Michael Showalter.
Guion: Emily V. Gordon y Kumail Nanjiani.
Reparto: Kumail Nanjiani, Zoe Kazan, Holly Hunter, Ray Romano, Linda Emond, Vella Lovell, Bo Burnham, Aidy Bryant, Matty Cardarople, Adeel Akhtar, Anupam Kher.


——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *