CRÍTICA: «Rings» (2017) de F. Javier Gutiérrez, un clásico que se americanizó

Rings-movie-poster-2017

Trece años después de lo ocurrido con Rachel Keller, la historia de Samara Morgan vuelve a tomar vida, luego que el profesor universitario Gabriel, comprara una vieja máquina reproductora de VHS que había sido entregada por los padres de un joven que murió en un accidente aéreo. Lo que él no sabía, era que en el interior del aparato había una cinta, real causa de la muerte del anterior dueño del reproductor.

Así es como Gabriel ve el contenido del video y recibe la llamada de Samara, quien le advierte que le quedan siete días antes de morir. Sin embargo. Gabriel descubre que al hacer una copia de la cinta y lograr que otra persona la vea, puede evitar la maldición. Tomando en cuenta los nuevos tiempos, Gabriel agiliza las cosas, pasando el video a un formato digital, facilitando la copia de la cinta y masificando el contenido de forma más práctica, formando en su universidad una especie de sexta con los que logran sobrevivir al video. En ese momento aparece Holt, un joven universitario recién llegado que decide entrar en el juego del profesor Gabriel.

——————————————————————————————————————————————————–

El formato VHS vuelve a tomar vida, ya que se transformó en una antigüedad codiciada por los nostálgicos, transformándose esta en la excusa perfecta para que la famosa cinta vuelva al ruedo, pero esta vez en una época tecnológica que agiliza las reglas del juego. Ya con los principales antecedentes de Samara entendidos en las dos primeras partes de esta saga, esta vez la protagonista va más allá y se dirige al origen de la maldición, encontrándose con una verdad mucho más cruda de lo que se podría imaginar, dando con la explicación de la temible condena.

Lo que parece ser el renacimiento de ‘El Aro’, termina siendo la desgastada parte final de la franquicia. Esta versión norteamericana decide dar a entender el origen de la saga con una película secuela, a diferencia de lo hecho en su versión original japonesa, ‘Ringu’ (1998), que luego de un par de intentos fallidos de continuaciones y de las dos entregas oficiales de la franquicia decidió realizar una precuela que detallaba los escabrosos orígenes de la maldición del Aro.

Rings-1

Trece años después de la primera película de ‘El Aro’, llega esta versión actualizada, que sabe aprovechar los tiempos actuales, sumergiendo la trama en una era digital donde todo se viraliza mucho más rápido y toma ribetes mucho más entretenidos y dinámicos que en la era analógica.

Con la italiana Matilda Lutz, que comienza a abrirse paso en el mundo más comercial participando en una película con más nombre que argumento, y con Alex Roe, que si bien no tiene una larga carrera ha compartido escena con figuras como Chloë Grace Moretz (‘The 5th Wave’) y Susan Sarandon (‘The Calling’), esta película descansa en Johnny Galecki (Leonard en ‘The Bing Bang Theory’), quien si bien no tiene una relevancia absoluta, logra mover los engranajes y se trasforma en una columna vertebral para la historia, que en definitiva pasa a ser un camino obligado a la explicación de por qué de todo.

Es tanto la explicación obligada de la saga, que a ratos se les olvida que es una película de terror, olvidando usar los efectos a los que los fanáticos están acostumbrados y restándole importancia a la figura de Samara como ente siniestro, centrándose esta vez más en su historia que en el personaje de terror que a comienzo de los años 2000 quitó el sueño a muchos.

Rings-2

Con problemas en el argumento, entregando mucha información de la nada y uniendo mágicamente situaciones sin dar a entender una razón real de cómo lograron saber ciertos antecedentes o de cómo tan rápidamente se logran realizar los hechos; estos pequeños detalles le quitan consistencia a la película, hecho que si lo sumamos a la falta de momento realmente escabrosos, dejan bastante que desear a los fanáticos del terror.

Siendo este el segundo largometraje del español Francisco Javier Gutiérrez después de ‘3 Días’ (2008), se nota la mano fresca y con ganas de modernizar el terror, para que los llamados Millenials (donde está la plata) logren meterse en una trama que tiene como protagonista a un VHS, un aparato del que tal vez sólo han escuchado y que ya les causa miedo intentar entender que no contiene un archivo .mov o .avi.

Sin duda, las viejas generaciones siempre intentarán comparar lo hecho por Gore Verbinski, dejando a ‘Rings’ (o ‘El Aro 3’), como una secuela más de un clásico que definitivamente se americanizó, de tal manera que parece una película adolescente y que muestra que el género de terror se desgastó por completo, dejando un desafío muy grande para los que se atrevan a generar en los espectadores ese mismo pavor y pánico que el 2002 generó la primera entrega.

——————————————————————————————————————————————————–
5-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2017, 102 min.
Título Original: “Rings”.
Director: F. Javier Gutiérrez.
Guion: Jacob Aaron Estes, Akiva Goldsman y David Loucka (Novela: Kôji Suzuki).
Reparto: Matilda Anna Ingrid Lutz, Alex Roe, Johnny Galecki, Vincent D’Onofrio, Aimee Teegarden, Laura Wiggins, Bonnie Morgan, Zach Roerig, Brandon Larracuente, Surely Alvelo, Andrea Powell, Chris Greene.


——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *