CINERATURA: «Fahrenheit 451» (1953) de Ray Bradbury

fahrenheit451

Hablar de un ícono literario dentro de la ciencia ficción y que también es un film de culto, es hablar de “Fahrenheit 451”. El libro más famoso de Ray Bradbury fue llevado a la pantalla grande en 1966 por el maestro François Truffaut. La obra es conocida por plantear una sociedad futurista en donde los libros están completamente prohibidos. ¿La razón? El leerlos puede provocar cuestionamientos y plantear pensamientos en la gente que producen infelicidad. Con esta premisa como eje principal, Bradbury plantea un mundo deshumanizado e influenciado por mensajes transmitidos en pantallas, convirtiendo a la masa en una población sin sentimientos y completamente obediente a la autoridad (¿les parece conocido?).

Siempre me ha llamado la atención en las obras de ciencia ficción esa increíble capacidad de plasmar -con diferencias en algunos casos y en otros no tanto- lo que ocurrirá a futuro. Y esta no es la excepción. Bradbury describió casi perfectamente a nuestra sociedad actual. “Fahrenheit 451” nos presenta la historia de Guy Montag, un bombero en una sociedad distópica al borde de una guerra. En este mundo, la misión de los bomberos es quemar libros; debido a que, según el gobierno, leer puede llevar a pensar y plantearse cosas que impide a la gente ser felices. Es así como, volviendo de una jornada de trabajo, Montag conoce a una pequeña vecina llamada Clarisse, cuyas preguntas y actitud frente a las cosas hace cuestionar a Montag sobre el mundo en el que vive. Sin tener la reciprocidad de esta inquietud y curiosidad con su esposa; Montag, luego de una redada a una casa infractora, se lleva un libro escondido a su casa. Al leerlo, ya nada volverá a ser igual para él.

640

El título del libro se refiere a la temperatura en que los libros se incendian (medidos en la escala Fahrenheit), una clara referencia a la quema de libros ocurrida en el régimen nazi de Alemania. Aparte de esto, Bradbury con su obra denuncia cómo los medios de comunicación manejan y tergiversan la información en beneficio de la autoridad y los poderosos; incitando, además, a la independencia de pensar dentro de una sociedad conformista y manipulada por la censura.

El “Fahrenheit 451” de Trauffaut, como era de esperarse, se toma varias licencias para la adaptación de la obra de Bradbury. Entre ellas, la más notoria quizás, es con respecto al personaje de Clarisse. Mientras que en el libro ella es una chica de 17 años que está presente sólo hasta la mitad del libro; en el metraje, ella es una profesora de 20 años que acompaña a Montag durante todo su cambio de pensamiento hasta el final de la historia. El nombre de la esposa de Montag también fue otro de los cambios realizados en el guión; mientras que en la literatura ella se llama Mildred, en la cinta su nombre es Linda y fue interpretada por la actriz Julie Christie, quien también encarnó a Clarisse, sólo diferenciadas por un cambio de peinado y encuadres de cámara.

Faber es otro personaje de relevancia en la historia que, en la adaptación cinematográfica, fue sencillamente borrado y su papel de cómplice y confidente de Montag recae en Clarisse. En la novela, Faber es un profesor que ayuda y guía a Montag en esta travesía prohibida de la lectura hasta llegar finalmente al campamento ambulante donde viven los “hombres libro”.

fahrenheit_451_1966_francois_truffaut

La guerra es otro referente en la obra de Bradbury que tiene un papel principal. De hecho, es uno de los aspectos que se intenta ocultar a la ciudadanía durante toda la narración, y en el final del libro tiene un episodio importante. En cambio en la cinta, sólo se hace referencia en una conversación entre las amigas de Linda. Lo mismo ocurre con los perros mecánicos de la estación de bomberos, algo que -quizás por la falta de recursos de la época- fue desestimado en el guión pero suplido espectacularmente por la forma de subir por las barras de emergencia.

También hay diferencia con respecto a los libros que se citan durante la historia. La Biblia está fuertemente presente en la novela: es el libro que Montag se lleva a su casa, el libro con el que convence a Faber para que lo ayude y con el cual se convierte en el “Eclesiastés” dentro del campamento ambulante. Sin embargo, en el film aparecen una mayor cantidad de títulos como libros de Charles Dickens, Edgard Allan Poe, J. D. Salinger, Jean Cocteau y hasta el mismo Bradbury con “Crónicas Marcianas”, entre otros.

Sin lugar a dudas, “Fahrenheit 451” es una historia interesante por donde se le mire. Tanto el mundo que crea la novela como la estética que tiene el film (incluyendo el mensaje de crítica que entregan los dos formatos), son sólo algunos de los atractivos elementos que tiene este relato y que no deberían dejar a nadie indiferente. No por ello es una de las mejores obras que nos ha dado tanto la literatura como el cine.

——————————————————————————————————————————————————–

Libro: “Fahrenheit 451”.
Autor: Ray Bradbury.
Año: 1953.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *