CRÍTICA: «Camaleón» (2016) de Jorge Riquelme Serrano, cambiando la piel

picture-4-e1470803945564

En su acomodada y elegante casa en la playa, Paula y Paulina pasan el último día juntas antes de que una de ellas emprenda un largo viaje al extranjero. La tranquila velada será interrumpida por la inesperada llegada de Gastón, un invitado de la despedida de la noche anterior que tiene ganas de beber y hablar un poco más. A medida que avanza la tarde, iremos descubriendo qué tipo de relación tienen ellas, y quién es este intruso a través del humor ácido de Paulina y la extraña relación que se genera entre Gastón y Paula. El espectador presenciará una transformación que nos devela lo más oscuro y recóndito de la mente humana.

——————————————————————————————————————————————————–

«Los camaleones son famosos por su habilidad de cambiar de color según las circunstancias, por su lengua rápida y alargada, y por sus ojos, que pueden ser movidos independientemente el uno del otro».

‘Camaleón’ incomoda desde su primer minuto. Una pareja, al parecer bajo la influencia del alcohol o algún tipo de droga, se desea amor de manera violenta e irracional. Franco (Alejandro Goic) le grita en la cara su deseo desenfrenado a Gastón (Gastón Salgado). La corta escena concluye y nos instalamos en una perfecta casa en la playa, donde viven Paula (Paula Zúñiga) y Pauly (Paulina Urrutia), una pareja cuya relación se determina desde el inicio: la primera servicial y enamorada, la segunda arrogante y dueña del mundo.

Esta es la primera película del chileno Jorge Riquelme Serrano, quien oficia de director, guionista y montajista. Tras la somera presentación inicial, nos adentramos en un thriller psicológico minimalista con la aparición nuevamente de Gastón en escena. Llega a la casa de ambas, excusándose por su comportamiento en una fiesta la noche anterior en la casa, quedándose a compartir durante la tarde a pesar de la negativa de Paula, ya que pasan el último día juntas a solas antes de que una de ellas emprenda un largo viaje al extranjero.

camaleon6

Poco a poco, la tranquila tarde de conversación se convierte en una tensa calma. Entre el despotismo y la vehemencia de Pauly y las copas demás de Paula, la presencia de Gastón comienza a detonar más incomodidad, y los sentimientos y los rasgos más ocultos de sus personalidades comienzan a entrelazar un siniestro desenlace y una extraña relación entre él y Paula. Con esto, Riquelme Serrano nos atrapa en un ambiente sórdido donde se respira violencia y de gran interés para el espectador en la medida que avanza el metraje.

Configurada con una estética muy prolija, llena de primeros planos y cámaras en movimiento, ‘Camaleón’ apuesta por un cine en donde el misterio es la premisa y sus personajes se desarrollan junto con la historia. Con tres personajes muy definidos en sus caracteres y emocionalidades, la cinta carece de explicaciones que, si bien se ocultan tras la omnisciencia del relato, hacen perder nuestro foco y desconectarnos muchas veces de las razones y motivaciones de ellos en función de la historia. Algunos diálogos pretenden ser trascendentales, casi existencialistas, pero pierden su rumbo justamente al desconocer otras aristas del historial anterior de cada personaje. A pesar que, si bien esto obedece a parámetros estrictos definidos y escogidos por el realizador desde el guión, la ejecución de ellos están brillantemente valorizados por tres inmensos intérpretes.

7a1a4168

Tanto Paulina Urrutia (‘Cachimba’, ‘Fuga’) como Paula Zúñiga (‘Sitiados’, ‘El Nombre’) son capaces de nutrir a la historia de personalidad y espontaneidad, tan extrañada en la escuela teatral de actores de cine chileno; mientras que Gastón Salgado (‘El Reemplazante’, ‘Sitiados’), quien carga con todo el peso de la evolución dramática de la trama, sorprende también con la interpretación de una persona desequilibrada, contenida y resuelta a la vez, haciéndonos temer por su próximo diálogo o su siguiente movimiento. En el más profundo sentido artístico, somos testigos de una pequeña clase en pantalla entre tres personajes atrapados, que no se reconocen ni intentan hacerlo, lidiando contra sus propias personalidades, los secretos y la posibilidad de que algo no funciona bien, de que alguien sabe mucho más que el resto.

Con el misterio de la psiquis humana y sus más recónditos almacenes de emociones como detonante de la historia, y tres estereotipos muy presentes en la sociedad chilena actual, como sacado directamente de un noticiero nocturno, ‘Camaleón’ no es lo suficientemente clara para explicarnos algunas razones ni termina por atraparnos desde su narrativa, sin embargo, sale a flote gracias a su interesante trabajo de cámara, luces, matices gráficos y excelente edición de sonido; a la siempre arriesgada propuesta de un espacio único donde desarrollar una historia (elemento esencial para el claustrofóbico montaje); a Carlos Cabezas y su banda sonora que siempre opera como un importante elemento perturbador; y gracias al trabajo actoral que envuelve por su naturalidad y absoluta entrega.

——————————————————————————————————————————————————–
5-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
Chile, 2016, 81 min.
Título Original: “Camaleón”.
Director: Jorge Riquelme Serrano.
Guion: Jorge Riquelme Serrano.
Reparto: Gastón Salgado, Paula Zúñiga, Paulina Urrutia, Alejandro Goic.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *