CRÍTICA: “Me casé con un Boludo” (2016) de Juan Taratuto, ¿y tú, actúas para ser feliz?

Afiche

Fabián Brando y Florencia Córmik son actores. Él es el más renombrado del país y ella es una completa desconocida. Durante el rodaje de un film inician un fogoso romance que, casi sin noviazgo mediante, termina en casamiento. Durante la luna de miel Florencia se da cuenta de que se casó con un idiota irrecuperable. 

“Todo el mundo actúa en la vida”. Bajo esa premisa se construye ‘Me Casé con un #Weón’ (‘Me Casé con un Boludo’, 2016), comedia romántica argentina que reúne nuevamente al director Juan Taratuto (‘No sos vos, soy yo’, ‘Papeles en el Viento’) con Adrián Suar y Valeria Bertuccelli, pareja de actores que brillaron hace ocho años en ‘Un Novio para mi Mujer’ (2008), película de similares características que alcanzó gran fama dentro del género en el país trasandino.

MeCase3

La historia gira en torno a Fabián Brando (Adrián Suar), actor que reúne todas las características con las cuales se construye el estereotipo de una “estrella”: yoísta, divo, arrogante, presumido, superficial y lo bastante engreído como para rehusarse a trabajar en un próximo proyecto cinematográfico con Florencia Córmik (Valeria Bertuccelli), pues la considera una desconocida, mala actriz y una pésima co protagonista.

Luego de que Groisman (Norman Briski) -su agente- logra (no sin antes aceptar las egocéntricas condiciones de su representado) convencerlo de ser parte del elenco, Fabián se integra al grupo y conoce más a fondo a Florencia, de quién termina enamorándose. ¿El problema? Ella es la novia de José Leika (Gerardo Romano), el director del filme. El conflicto no reviste mayor importancia, pues la nueva pareja termina junta y casándose y tras eso, vemos como ella en la cotidianeidad descubre y cuenta a sus amigos que su marido es “un pelotudo irrecuperable” y no el atrayente personaje que interpreta en la película. Fabián, al escuchar esta conversación, se esmera en hacer todo lo posible para interpretar ese personaje en la vida real. No quiere perder a Florencia, por lo que todo vale, eso si, hasta que ella se entera de su plan.

MeCase2

Así se va desarrollando la trama que durante sus 110 minutos de duración también se da la tarea de instalar la idea de que en las parejas “hay que mentirse (actuar) para llevarse bien”, conducta que durante la historia impera de manera textual, añadiendo ingredientes melodramáticos, pero sin herir susceptibilidades. Lo mismo ocurre con el discurso general del filme: no delata, no critica, no denuncia, sino que sólo se esmera en poner sobre la mesa una situación, narrarla en el orden clásico y presentarla de manera cómica para hacer pasar un buen momento al espectador, sin llegar eso si a las carcajadas, pero sí a algunos momentos de risa.

‘Me Casé con un Boludo’ no está hecha para sorprender, a ratos se excede en la caricatura del “actor estrella” y no se hace cargo de ningún cuestionamiento o reflexión profunda. Sólo se limita a hacer su trabajo; ser una comedia romántica convencional, bien hecha, sin errores técnicos, con un ritmo ágil y una historia entretenida que bien puede disfrutarse una tarde, en casa y frente al televisor.

——————————————————————————————————————————————————–
6-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
Argentina, 2016, 110 min.
Título Original: “Me Casé con un Boludo”.
Director: Juan Taratuto.
Guion: Pablo Solarz.
Reparto: Adrián Suar, Valeria Bertuccelli, Gerardo Romano, Norman Briski, Analía Couceyro, María Alche, Diego Benedetto, Marcelo Subiotto, Sebastián Presta, Nicolás Silvert.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *