CRÍTICA: «Gringo Rojo» (2016) de Miguel Ángel Vidaurre, el pop y la revolución

gringorojo

Este documental se centra en Dean Reed: cantante pop y actor en los años 60, activista político en los 70, animador de programas de la televisión soviética y de la RDA en los 80. Pero más que centrarse en su biografía, el film busca abordar la relación que el artista estableció con Chile en diversos momentos de su historia, atrapado en los vericuetos de la política internacional de la Guerra Fría. 

A fines de los ’50 e inicios de la década de los ‘60, cuando la industria discográfica en los EEUU y gran parte del cono sur era dominada por cantantes como Elvis Presley, Paul Anka, Ray Charles y Neil Sedaka, emergía un cantante pop que rápidamente fue conocido como el “Elvis Rojo”. Aunque fueron varios hits los que consiguió posicionar, su éxito predominó principalmente en Sudamérica (Perú, Chile, Argentina). Esto lo llevó de gira en los 70 alcanzando gran connotación, además de acercarse a la realidad de países que, en esos años, no gozaban de buena salud y donde la injusticia, la pobreza y los abusos eran pan de cada día. Dean Reed, de una reconocida postura política y discurso anticapitalista, se convirtió rápidamente en un “extraño” referente y vocero para los más necesitados, principalmente en Chile.

12803133_1050328638370896_7120211341772287160_n

Miguel Ángel Vidaurre (‘Corazón Secreto’) dirige este documental que intenta devolverle la mano a Dean Reed. Con material inédito, conciertos en diversos países de América y Europa, testimonios, entrevistas y parte del archivo de imágenes del trabajo realizado por José Román en 1972 por encargo de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) cuando Reed visitó Chile, ‘Gringo Rojo’ es un interesantísimo trabajo principalmente por lo curioso que puede llegar a ser que un cantante pop de relativa fama mundial se haya identificado tanto con la realidad política de un país como Chile al punto de radicarse en este pequeño lugar al final del mundo.

Amigo de Víctor Jara, admirador de Salvador Allende, la gente y su cultura, Dean Reed encontró en Chile su segundo hogar. La admiración por el trabajo de Reed (principalmente por las mujeres) sumado a sus convicciones lo llevaron a utilizar su fama en pro de la campaña de la Unidad Popular y apoyar ciegamente al Presidente Allende. Además aprendió español, grabando temas en ese idioma y protagonizando un par del filmes, entre otros, ‘El Cantor’, cinta alemana inspirada en Víctor Jara tras su muerte.

Vidaurre ya había incursionado en el documental político con ‘Market 72’ en 2012, y también sobre un tema tangente a la Dictadura Militar en Chile. Y si bien ‘Gringo Rojo’ pretende centrarse en la relación de Reed con nuestro país, también consigue hacer un repaso de su historia y las razones que lo llevaron a comprometerse con la causa. Autodeclarado marxista y no comunista, ‘Gringo Rojo’ es contado en capítulos y montado de forma cronológica, haciendo de su visionado algo mucho más dinámico, donde una primera parte más musical nos da paso a su última mitad de tintes mucho más políticos, destacando la importancia del músico y actor para la gente más afectada por la Dictadura Militar como un símbolo de lucha, y el valor de entender que el país no estaba solo en esta lucha ideológica.

12512477_1048913801845713_880925735063480717_n

Con guitarra en mano, Reed recorrió el mundo entregando su mensaje y contándole al resto las terribles desigualdades y abusos que pudo presenciar en países como Guatemala, El Salvador, Perú, Argentina, Uruguay y Chile. “Sudamérica cambió mi vida porque ahí se pueden ver las grandes diferencias. Entre la justicia y la injusticia, entre la riqueza y la pobreza, son tan claras para cualquiera que uno debe tener una postura. A veces me gusta decir que hay tres tipos de personas en Sudamérica: hay gente ciega que no quiere ver la verdad, hay capitalistas y hay revolucionarios. Yo no era capitalista ni tampoco era ciego. Entonces me convertí en revolucionario”. Reed la tenía clara.

“Gringo Rojo” intenta revelar el mito tras el cantante, y lo logra en cierta medida. El escaso material original y la poca profundidad que la historia comienza a tomar en su segunda mitad convierten al documental más en un registro audiovisual ordenado, que abusa a ratos de videos musicales o ciertas largas secuencias y ediciones que evidentemente cumplen un objetivo más funcional y de forma que de fondo relativo a una consecuencia lógica del guion. No obstante, resulta un trabajo novedoso que consigue mantenerse al margen de cualquier juicio radical sobre la historia de nuestro país y no pierde el foco sobre este cantante que para muchos contemporáneos será algo desconocido, pero que lo instala como uno de tantos pequeños héroes que se atrevió a alzar la voz, y sin siquiera ser parte directa del problema. Recomendable.

——————————————————————————————————————————————————–
6-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
Chile, 2016, 70 min.
Título Original: “Gringo Rojo”.
Director: Miguel Ángel Vidaurre.
Guion: Miguel Ángel Vidaurre.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *