CRÍTICA: “Joy” (2015) de David O. Russell, la conquista del sueño americano

Jennifer-Lawrence-Joy-Movie-Poster

Joy Mangano es una humilde trabajadora de Long Island que acabó convirtiéndose en una notable inventora de productos del hogar y también en uno de los rostros más reconocibles de la teletienda americana. 

Joy Mangano llevaba una ardua vida de trabajo y una constante lucha por sacar adelante  a su familia. Desde niña fue muy creativa y a los 33 años, en 1992, inventó un instrumento que le cambió la vida: un trapero (mopa) lavable para pisos que escurría sin necesidad de mojarse. Apostó por él y logró ofrecerlo en un programa de televisión especializado en compras telefónicas. Su producto fue un éxito y el inicio de una exitosa carrera como vendedora, que la tienen convertida hasta el día de hoy, en un ícono del telemarket en los EEUU.

El tres veces nominado al Oscar David O.Russell (‘Silver Linings Playbook’, ‘American Hustle’) vuelve al ataque junto a su trío favorito Lawrence/Cooper/De Niro, ahora para contar la historia de Joy Mangano y cómo llegó a convertirse en una líder de las ventas telefónicas gracias a sus ingeniosos inventos. Russell vuelve a construir un relato basado en personalidades complejas al borde de la patología, personajes con historias pasadas no resueltas y dispuestos a enfrentarse a sus peores miedos, y nos asegurábamos, a priori, una puesta en escena dinámica, diálogos inteligentes y un correcto manejo del melodrama y el humor negro, tal como lo ha demostrado en sus últimas cintas.

joy-fb

‘Joy’, al igual que sus anteriores trabajos, nos exige una alta concentración ya que son muchos los elementos que convergen a lo largo de la historia que, por muy menores, pueden resultar relevantes para la película. Esta vez, la colección de personajes es más delirante que nunca, donde la piedra angular es Joy (Jennifer Lawrence), una mujer joven y esforzada que debe sacar adelante a toda su familia, es decir, sus hijos, su madre (Virginia Madsen), su padre (Robert De Niro), su abuela (Diane Ladd) y su ex esposo (Édgar Ramírez), ahora su mejor amigo y que aún vive en su casa. Un núcleo familiar absolutamente disfuncional que tiene en Joy a su epicentro, al igual que la película, donde una vez más, Jennifer Lawrence se luce, derrochando histrionismo y una capacidad interpretativa moldeable a cualquier estilo y a cualquier director.

La cinta deambula entre el drama y la comedia, en esa delgada línea que Russell demostró saber muy bien manejar en ‘Silver Linings Playbook’ (2012) y que sobrecargó en ‘American Hustle’ (2013). Esta vez, mantiene la tónica pero, a diferencia de sus dos anteriores títulos, ve en su guión el peldaño más débil de una escalera que no le alcanza para llegar a la cima. La historia recorre elementos que se vuelven inconexos o, muchas veces, de poca relevancia, algo que en otras cintas operaban muy bien en función de la trama y que en ‘Joy’ no funcionan, probablemente porque la vida de Joy Mangano no es precisamente una biografía que pueda llegar a ser tan interesante como para plasmarla en pantalla, más aún con tanto recurso fílmico. El placer de Russell y sus montajes, mezclando los sueños con la realidad, los flashbacks y los cambios de puntos de vista, si bien nos consiguen regalar algo de ese vértigo y la emoción que la cinta necesita, resulta a ratos un exceso para condimentar lo que no necesitaba tanto sabor.

jennifer-lawrence-with-gun-in-joy-hollywood-movie-wallpaper

A pesar de la –últimamente- incontrolable necesidad de Russell de filmar pensando en el gran premio, que lo lleva en este caso a un film forzado y a ratos equívoco, ‘Joy’ se hace absolutamente degustable gracias a Jennifer Lawrence (físicamente más parecida que nunca a la “original” Renée Zellweger) en lo que es uno de sus mejores papeles de su carrera, y sin duda el mejor junto a Russell, capaz de llenar la pantalla, paseándose por una paleta de emociones con las que dibuja un personaje entrañable, potente y creíble. Ni el reparto secundario logra darle equilibrio a esta mesa que termina cojeando, con un Robert De Niro que desde ‘Cape Fear’ (1991) que no lo vemos brillar como antes, y un Bradley Cooper que aporta con lo justo y mucho menos protagonismo que en otros filmes con Russell. Vale sí destacar al venezolano Édgar Ramírez (‘Libertador’) que continúa su ascendente carrera en Hollywood, y a Isabella Rossellini (‘Blue Velvet’), un monstruo de la actuación que se devora la pantalla con muy pocos minutos en ella.

Ni el ‘Miracle Mop’ es capaz de elevar a una cinta que no es lo suficientemente dramática como para conmover ni lo cómica que podría haber sido, que nos cuenta una historia que, si bien es impresionante en los hecho reales, no resulta tanto esta vez. Que con tan impresionante reparto, no logra aprovecharlos bien. Una vez más, esa gran actriz llamada Jennifer Lawrence le saca a flote una cinta a Russell, donde el director vuelve a tropezar, y más fuerte que nunca, en sus ganas por conquistar el mundo y uno que otro premio.

——————————————————————————————————————————————————–
7-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2015, 124 min.
Título Original: “Joy”.
Director: David O. Russell.
Guion: David O. Russell, Annie Mumolo.
Reparto: Jennifer Lawrence, Robert De Niro, Bradley Cooper, Isabella Rossellini, Diane Ladd, Édgar Ramírez, Virginia Madsen, Elisabeth Röhm, Dascha Polanco, Jimmy Jean-Louis, Madison Wolfe.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *