Por qué tuve pesadillas después de ver «El Resplandor» (1980)

Shining1

Si bien es cierto que es típico aquello de no querer ver una película de terror por miedo a pasar una mala noche, tener pesadillas, etc., esto es algo que raramente se da. Es decir, normalmente en nuestros sueños aparecen imágenes almacenadas en el subconsciente por una u otra razón, información que está en nuestra cabeza de forma latente, pero a la que no hemos recurrido recientemente. Lo normal después de ver una película de terror es estar algo inquieto; los rincones más normales de nuestra casa, como la bañera o un armario, pueden convertirse en auténticas puertas al infierno. Probablemente pensemos en estas cosas antes de ir a dormir (o mientras intentamos conciliar el sueño) si es que una película nos ha causado mucho impacto, rememoraremos unas cuantas veces las imágenes más tremendas de la cinta, temblaremos un poco, y luego a dormir. Y ya está. En la mayoría de las ocasiones no vamos a soñar con nada que tenga que ver con la película, porque le hemos estado dando (quizás) demasiadas vueltas. Yo misma he sido bastante asidua a las películas de terror, y jamás he tenido pesadillas o soñado con nada relacionado con la cinta después de verla, o al menos eso creía hasta que vi ‘El Resplandor’ (‘The Shining’).

Adjudicada al terreno del terror psicológico, la obra de Stanley Kubrick nos crea una inquietud y un malestar peculiares, que se diferencian de otras películas por la sutileza de los mensajes y símbolos así como del ritmo en la cinta. Terror psicológico, porque asistimos a una serie de acontecimientos en los que el miedo viene dado por una constante amenaza, que afecta de forma terrible a la mente de los protagonistas y que se extrapola en nosotros mismos como espectadores de dicho sufrimiento. No es una película sanguinaria ni de sustos de banda sonora y huye, en general, de los tópicos del género. Se trata de un puzzle en el que los elementos terroríficos se insertan de manera que nos causen, poco a poco, lo que se dice «un trauma» en toda regla.

The.Shining.1980.1080p.BRRip.x264.AAC-m2g.www.HQSource.com_00_37_18_00002e6303

Para entender por qué estamos ante una película que destaca entre las de su género, deberíamos hablar del método con que Kubrick crea el miedo propiamente dicho. El director decidió introducir algunos de los elementos más terroríficos de una forma breve, con unos pocos fotogramas de duración. Así mismo pasamos un rato escuchando la palabra “asesinato” (murder) al revés e incluso la vemos escrita. Estas son estrategias ampliamente utilizadas en el terreno de los publicistas para introducir lo que llamamos «mensajes subliminales» en la mente de los indecisos compradores potenciales. Pero nosotros, en lugar de compradores, nos convertimos en espectadores cada vez más inquietos. Estamos “vendidos”, hemos perdido la batalla psicológica contra la historia, nuestra resistencia. Y cuando se vuelven a repetir ante nosotros ciertas escenas, acuden en cascada todas las que se nos han mostrado de forma breve anteriormente.

Una película que sin duda hizo replantearme lo que sabía del cine de terror, porque aunque he de reconocer que no es ni de lejos de las películas que más miedo me han causado mientras la veía, es la única de la que queda algo en mi subconsciente, la única que me perturbó lo suficiente como para que soñara con todas esas imágenes que duran apenas un segundo.

Shining_226Pyxurz

Se ha hablado mucho de lo que llevó a Kubrick a introducir tantos elementos secretos en ‘El Resplandor’ Una de las teorías más aceptadas es la de que esconde un mensaje crítico hacia el genocidio de los indios americanos. Sean o no ciertas las hipótesis sobre el sentido último de la cinta, hay que reconocer que el director realizó una obra maestra en cuanto a crear y a mantener el miedo se refiere, con técnicas que van más allá de las utilizadas tradicionalmente en el género y en el cine comercial en general, asegurándose de que ‘El Resplandor’ fuera una película de lo que yo llamaría “terror inteligente”.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *