CRÍTICA: «Steve Jobs» (2016) de Danny Boyle, retazos de un genio intolerable

SJB_Tsr1Sht5_RGB_0818_1-780x1235

Biopic del mítico empresario y programador informático Steve Jobs (1955-2011), centrada en la época en la que lanzó los tres productos icónicos de Apple.

Tras una decena de documentales y dos largometrajes basados en la vida y obra del fundador de Apple, como ‘Pirates of Silicon Valley’ (1999) y ‘Jobs’ (2013), llega ‘Steve Jobs’, protagonizada por Michael Fassbender (‘Shame’, ‘Prometheus’) en el rol principal, dirigida por Danny Boyle (‘Trainspotting’, ‘Slumdog Millionaire’) y basada en la biografía autorizada “Steve Jobs” (2011) de Walter Isaacson, esta vez adaptada al cine por Aaron Sorkin (‘The West Wing’, ‘The Social Network’).

Para nadie es un misterio la importancia de Steve Jobs en la evolución de la computación y la tecnología de manera transversal hasta nuestros días. A partir de su creación, la revolución llegó no sólo con la aparición de los computadores personales Mac y posteriormente los Iphone, también influenció y desarrolló su trabajo hasta la industria del entretenimiento, la música digital y el mundo de la animación. También son sabidas las dificultades con las que tuvo que lidiar y lo costoso que le resultó convencer a jefes, pares y al mundo entero, que su perfección representaba el futuro de la tecnología. Y no se equivocó. Pero su personalidad fue siempre su enemigo, y aquí es donde se detiene Boyle.

Steve+Jobs+Fassbender

La cinta en ningún caso pretende ser un resumen de su biografía ni mostrarnos sus orígenes ni sus últimos años de historia. ‘Steve Jobs’ se centra exclusivamente en tres momentos claves dentro de su ascendente carrera: el lanzamiento del Macintosh en 1984 en California, el lanzamiento del NeXT Computer en 1988 en San Francisco, y el lanzamiento de la iMac en 1998, también en San Francisco. Y más concretamente, en la antesala de cada uno de estos multitudinarios eventos. Somos testigos de los minutos previos y, como espectador, con el objetivo puesto en dos particularidades muy especiales: su obsesión y el descontrol ante la búsqueda de la perfección, al borde de la arrogancia; y su complicada relación con su hija Lisa y la madre.

La personalidad de Steve Jobs era controlada por el sarcasmo, el narcicismo y la perfección. Esto se refleja en la cinta en su relación con Steve Wozniak (Seth Rogen), cofundador de Apple; John Sculley (Jeff Daniels), primer CEO de Apple; Joanna Hoffman (Kate Winslet), mano derecha de Jobs; y Chrissan Brennan (Katherine Waterstone), madre de Lisa, su primogénita. Wozniak se esmeró siempre por que Jobs reconociera su trabajo, Sculley siempre estuvo a su lado a pesar de haberlo despedido de Apple, Hoffman vivía en un constante amor y odio con él, y Brennan tuvo que dar una dura lucha para conseguir que Jobs reconociera a su hija y la apoyara económicamente. Todos estos elementos se enfrentan durante todo el metraje ante Steve Jobs, graficados en la película siempre minutos antes de cada presentación, ya sea mediante discusiones de pasillo, flashbacks o largas conversaciones entre los mencionados con él.

Aaron Sorkin es conocido por ser un guionista de largos parlamentos y diálogos rápidos e  inteligentes, utilizados por un gran número de personajes que el director de turno despliega en pantalla. ‘The Social Network’ (2010) y la serie ‘The Newsroom’ (2012-2014) son el mejor ejemplo de ello y qué mejor personaje como Steve Jobs para ser retratado con este formato. Sin embargo, la decisión de Danny Boyle y compañía (Sorkin incluido) por acotar la cinta a tres escenarios limitados que plantean lo mismo, sin ningún grado de tensión ni ritmo narrativo, sólo provocan que la pluma de Sorkin no sólo no luzca, sino que se desvanezca por completo. La narrativa intencionada –aunque mayormente bien ejecutada- se desaprovecha en pantalla, sumando sólo monotonía y un letargo poco apropiado para una mejor comprensión de la historia, que ejecutada con disciplina y estilo por Boyle, no deja de ser interesante.

AP_steve_jobs_film_jt_151022_16x9_992

El director recurre a sus acostumbradas elipsis para situarnos en un momento intermedio en la carrera de Steve Jobs; y se hace de un gran elenco que no requiere elogios porque la calidad interpretativa de Fassbender, Winslet y Daniels está más que probada. Todo –excepto lo mencionado- funciona para poder comprender a este monstruo de la tecnología, un hombre que al nacer fue dado en adopción y siempre cuestionó de manera casi natural el concepto de familia, un anti social incapaz de respetar a subalternos, lleno de heridas y fantasmas que le recuerdan día a día cada uno de sus errores, carente de criterio cuando se trata de relaciones humanas y sabedor de su inmenso ego, pero convencido también que, en parte, gracias a su intolerante genialidad y macabra personalidad, su sitio está donde siempre quiso que estuviera: en lo más alto.

Probablemente la dupla Boyle/Sorkin siempre fue la más indicada para llevar la historia de Steve Jobs al cine, no así la decisión de desarrollar sólo la suma de tres capítulos. Una biografía detallada y dinámica, tal cual se la mereciera Zuckerberg un par de años atrás, habría sido la obra cumbre y definitiva sobre un tipo visionario que siempre supo que para conquistar el mundo, primero había que pensar diferente.

——————————————————————————————————————————————————–
6-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2015, 121 min.
Título Original: “Steve Jobs”.
Director: Danny Boyle.
Guion: Aaron Sorkin (Biografía: Walter Isaacson).
Reparto: Michael Fassbender, Kate Winslet, Seth Rogen, Jeff Daniels, Katherine Waterston, Sarah Snook, Michael Stuhlbarg, Perla Haney-Jardine, Adam Shapiro, Jackie Dallas, Makenzie Moss, Afsheen Olyaie.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *