CRÍTICA: «House of Wax» (2005) de Jaume Collet-Serra, remake de terror que envejece dignamente

house-of-wax-poster-paris-hilton-elisha-cuthbert

Seis amigos que viajan por carretera para asistir al partido de fútbol más importante del año, a la víspera deciden acampar al aire libre. A la mañana siguiente, se dan cuenta de que su coche ha sido manipulado, así que aceptan la invitación de un conductor que los lleva hasta Ambrose. Al llegar, visitan la principal atracción de la ciudad: la Casa de Cera de Trudy, que está llena de esculturas de cera cuyo parecido con los modelos es asombroso. Cuando descubren, horrorizados, la razón de esta inquietante semejanza, comprenden que, o escapan de la ciudad, o también ellos acabarán convertidos en estatuas del tenebroso museo. 

Para esta nueva entrega, la elegida ha sido «La Casa de Cera» (2005), largometraje debut del director Jaume Collet-Serra y, además, una película que ha tenido una evolución interesante, tanto en mi recuerdo como en mi apreciación. Esto último no es poca cosa, ya que un vistazo superficial a la premisa, elenco y época en la que fue estrenada hace que sea fácil descartarla como uno más de los olvidables intentos del horror mainstream de rentabilizar su propio pasado, parte de ese fenómeno/fiebre por los remakes que invadió la pantalla durante los primeros años de la década del 2000 y que todavía estamos viviendo, aunque quizás no con la misma intensidad que entonces. Y eso que en el caso de la película de la que hablamos hoy, estamos ante un remake sólo nominal.

House-Of-Wax-HQ-house-of-wax-25344227-1400-933

Esto último viene al caso por algo que ya hemos comentado muchas veces, pero que repito aquí para aquellos que se lo hayan perdido: «House of Wax» («La Casa de Cera») es oficialmente un remake de «House of Wax» («Los Crímenes del Museo de Cera», 1953), la cual a su vez era un remake de la menos famosa «Mystery of the Wax Museum» («Los Crímenes del Museo», 1933), pero si bien las versiones de los años treinta y cincuenta son muy similares, esta nueva adaptación de mediados de los dos mil es un trabajo completamente distinto, que casi nada tiene que ver con sus predecesoras; ambientación, argumento y personajes son totalmente diferentes, y tan sólo se mantiene la premisa de un asesino que fabrica muñecos de cera con los cuerpos de sus víctimas. Hasta el subgénero que tocan es algo aparte: mientras que las versiones anteriores eran thrillers policiales de época con un alto componente de teatralidad en su puesta en escena, esta nueva encarnación era, por el contrario, un slasher rural en el que un grupo de amigos llega por una fatídica casualidad a un misterioso pueblo fuera del GPS, en el que un asesino enmascarado los va despachando uno a uno con un gran despliegue de violencia. El referente, por supuesto, es «The Texas Chainsaw Massacre» (1974), pero sobre todo (y eso es algo que otros han mencionado antes que yo) hay claros préstamos de una cinta un tanto menos conocida por el público mayoritario: «Tourist Trap» (Trampa para Turistas, 1979), de la que toma sin pudor muchos de sus elementos estéticos y de atmósfera, sólo que en aquella, eran maniquíes y aquí se trata (obvio) de figuras de cera.

Pero, ¿cuál ha sido el balance después de todos estos años? ¿Es «La Casa de Cera» una película reivindicable o, por el contrario, un producto convenientemente olvidado después de una década? Bueno, aquí reconozco que me he llevado una sorpresa, puesto que la cinta ha aguantado muy bien el paso de los años, y aunque muy probablemente no cambiará la vida de nadie a estas alturas, hay que reconocer que todavía tiene cierto gancho y que, incluso en su momento, logró destacar, no tanto entre la ola de remakes que llegaron a principios del nuevo milenio, sino sobre todo en medio de ese renacer del horror físico al que ya nos hemos referido. En ese sentido, la cinta de Jaume Collet-Serra se siente como una muy bienvenida evolución del clásico neo-slasher juvenil que Wes Craven y Kevin Williamson pusieron de moda: aquí también tenemos un elenco juvenil venido principalmente de la televisión, con mención especial a la protagonista Elisha Cuthbert (famosa entonces por la serie «24»), Chad Michael Murray («One Tree Hill») y Jared Padalecki, quien recién estaba comenzando como uno de los protagonistas de «Supernatural» y de quién, honestamente, no me acordaba que salía en esta película.

Dom_voskovyh_figur_House_of_Wax_2005_BD_1321103614-324383

Pero por supuesto no se puede hablar de esta cinta sin mencionar el hecho de que Paris Hilton estaba entre los actores principales. Su presencia, de hecho, fue lo que más recuerdo que se mencionara durante la fase de promoción debido a su relación de amor-odio con el público, y sospecho que gran parte de la gente que vio «La Casa de Cera», lo hizo para ver cómo se la cargaban. No salieron decepcionados.

Claro, esto es un detalle meramente anecdótico y no tiene nada que ver con la calidad de la película en sí, pero sí que es un indicativo de otro de los grandes aciertos que tiene, y es que por primera vez en mucho tiempo estábamos ante una historia de terror que no tenía miedo alguno en hacer sufrir a sus protagonistas; no recuerdo, por ejemplo, un slasher reciente en el que la final girl pierda un dedo, o en el que incluso los personajes con los que el público se identifica salgan muy mal heridos en más de una ocasión. Fuera de eso, la película tiene una atmósfera realmente inquietante, sobre todo en lo que tiene que ver con el museo de cera y la idea de cómo el asesino utiliza a sus víctimas para construir poco a poco un gigantesco homenaje a la Madre Muerta, idea que, aunque poco original, está muy bien llevada a cabo sin necesidad de superfluas explicaciones.

Todo esto sin olvidarnos en ningún momento que estamos ante una película de horror mainstream y que, como tal, tiene sus propios vicios y lugares comunes, y la orgía de efectos especiales del final y lo mucho que se regodea en la destrucción se siente como unos fuegos de artificio innecesarios, pero la atmósfera que tiene está tan lograda y su manejo de la violencia es tan acertado, que cautiva. Tiene algunas muertes bastante desagradables y alguna que otra sorpresa en cuanto al destino que enfrentan sus personajes.

07_EverettCollection_HouseWax2005-700

Jaume Collet-Serra volvería al género de terror en el 2009 con «La Huérfana» (2009), que en su momento nos gustó mucho. Desde entonces, el director se ha mantenido confinado en una extraña trilogía de acción no-oficial con Liam Neeson de protagonista, y su muy interesante debut se perdió en medio del mar de películas similares que surgieron en aquel entonces, tanto por el lado de los remakes de clásicos como por el de nuevas entradas en el slasher rural con jovencitos de por medio. Pero después de todo este tiempo, y tras ver los innumerables bodrios que este subgénero nos ha traído, yo diría una vez que, en vez de estar perdiendo el tiempo con otro intento fallido por hacer de Leatherface una franquicia, le den una oportunidad a esta de la que hablamos hoy. Diez años no pasan en vano, pero «La Casa de Cera» ha sobrevivido durante todo ese tiempo y lo ha hecho de forma más que digna.

——————————————————————————————————————————————————–
6-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2005, 105 min.
Título Original: “House of Wax”.
Director: Jaume Collet-Serra.
Guion: Carey Hayes y Chad Hayes (Historia: Charles Belden).
Reparto: Elisha Cuthbert, Chad Michael Murray, Brian Van Holt, Paris Hilton, Jared Padalecki, Robert Ri’chard, Jon Abrahams, Dragicia Debert, Thomas Adamson, Murray Smith, Sam Harkess.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *