Entrevista a Matías Bize: “La Memoria del Agua era dar un paso más allá”

IMG_0755

Siete en punto en un café de Providencia, y Matías Bize se hacía un espacio en su apretada agenda con la que convive por estos días para conversar de todo un poco con nosotros, pero en especial de “La Memoria del Agua”, su última película y el más reciente estreno del cine chileno que, en su primera semana en cartelera, ya superó los 27.000 espectadores y que viene a consolidar una carrera que le entregó el año 2010 el Premio Goya a Mejor Película Hispanoamericana por “La Vida de los Peces”.

Matías, a lo largo de tu carrera hemos sido testigos de las más tristes y conmovedoras historias de amor y desamor, en distintos formatos y distintas etapas de la vida. ¿Sientes que ha habido un progreso en la profundidad en que has ido tratando estos temas propios de la naturaleza humana? ¿Qué tan cercanos son estos conflictos para ti? Porque en definitiva lo que vemos en la pantalla es muy cercano e universal.

MB: Sí. Creo que hay un crecimiento con respecto a mis películas. Creo que “La Memoria del Agua” es mi mejor película. Siento que hay un crecimiento respecto a “En la Cama”, a “La Vida de los Peces”. Si bien son películas que me gustan mucho y estoy orgulloso, siento que “La Memoria del Agua” era ir un paso más allá, era hacer una película más difícil, más profunda también, que nos metimos en un tema complicado y que salimos airosos. Siento que es una historia que conmueve, que emociona al espectador, que es lo que yo espero en el fondo cuando voy al cine. Yo espero que una película me conmueva, me emocione y que la película quede también, que no sea solamente una hora y media, sino que permanezca en el espectador.

¿Cuál es la principal motivación para hablar del amor?

MB: Es mirarme hacia adentro, qué es lo que me sucede a mi. Tiene que ser una historia con la que me sienta relacionado. En ese sentido, cuando voy a hacer una película, lo primero que hago es mirarme hacia adentro y ver de qué es lo que quiero hablar, y eso es lo que me termina resultando. Lo que a mi me toca son las relaciones de pareja, el mundo con el que yo tengo experiencia o con el que me ha tocado vivir e intento hablar de lo que yo conozco para hablar con más verdad.

¿Qué importancia le das a la puesta en escena de tus películas, en el sentido del arte, de la dirección de fotografía o de la banda sonora? O Tal vez lo más importante es la dirección de actores y el resto llega por añadidura.

MB: Yo creo que todo es importante. Me parece que la música es vital en mis películas, la fotografía, la actuación, el guion, la edición… Te nombraría todo, pero todo es muy importante. Fue una película que estuvimos cinco años trabajándola, entonces intentamos que cada cosa este lo mejor posible para poder llegar a un mejor resultado final. Todo necesitaba estar así como quedó.

la-memoria-del-agua.-matías-bize-benjamín-vicuña

Al momento de dirigir, ¿cuáles son las áreas donde te cuesta más delegar? O eres de aquellos directores que están sobre todos los procesos.

MB: La verdad es que no delego nada. Me encanta estar cerca de todos los procesos, pero también siento que el cine es un arte de colaboración. Hay más de cien personas trabajando en una película, entonces lo que yo intento hacer es que todos se sientan motivados con la película, que todos se sientan parte de ella y poder, ojalá, sacar lo mejor de cada uno, tanto del músico como del guionista, del fotógrafo, de los actores y de todo el equipo. Creo que lo más importante es que todos colaboremos en función de la película finalmente. Que la película sea la que se luzca más que el guion o un actor o el director. Lo gran importante aquí es el relato, es cómo ese relato le llega al espectador de la manera más limpia, más emotiva y más sencilla también, ojalá sin ningún artilugio, sin ningún efecto, directamente hasta el espectador.

¿Cuál es tu proceso creativo? ¿Por dónde partes? Por una imagen? una canción?

MB: Tiene mucho que ver con la disciplina, con sentarte a pensar y decir “bueno, qué es lo que voy a hacer ahora”. En ese sentido, hay mucho trabajo con Julio Rojas, que es mi guionista y de conversar sobre de qué vamos a hablar, que película queremos hacer y eso tiene que ver con lo que te decía antes, mirarse hacia adentro, pero hasta encontrar la idea. Cuando ya llegamos a una línea, a una idea que nos convence, la comenzamos a trabajar hacia adelante. Pero más que una imagen, tiene que ver con una idea de película, por ejemplo, una pareja que les cae una bomba atómica como lo es la muerte de un hijo, y cómo le afecta a esa relación esa pérdida. Decimos: “¿Eso vale la pena?, Sí. ¿Queremos hacer una película de eso?, Sí”. Y ahí comenzamos a trabajar, y tiene que ver con yo poniéndome en el lugar. No soy padre, no tengo hijos, pero me puedo poner en la situación de qué me pasaría a mí si estoy en una situación como esa.

Concretamente, en “La Memoria del Agua”, ¿cómo fue el proceso de coescribir el guión con Julio Rojas? ¿Cómo manejaron la entrega de información a lo largo del relato? Porque uno de los aciertos de la película es que tanto el protagonista como el espectador tienen el mismo nivel de información, lo que ayuda que ambos vivan la epifanía al mismo tiempo, se sorprendan y emocionen en conjunto.

MB: Tienes toda la razón. Era un desafío super grande, porque al meterse en este tema, que era un tema muy difícil, era muy fácil caer en la tentación de la emoción fácil, del cliché, y el gran desafío era cómo hacer una película emotiva y emocionante evitando esos golpes bajos. No ver al niño, no ver el accidente, e intentar que el espectador complete con sus propias imágenes y sus propios pensamientos también, que vaya completando la historia. Este fue un trabajo muy largo, estuvimos con Julio tres años trabajando en el guion y tenía que ver con eso, con cómo vamos dosificando la información, cómo el espectador se va enterando de lo que va pasando para que se comprenda la historia… ojalá no soltar nunca al espectador, eso para mi era super importante, no soltarlo hasta el final, que se emocione y, en ese sentido, la estructura del guion es algo que trabajamos muchísimo y que era super importante.

2139457

En la película destaca el tiempo que le das a cada personaje para que se desenvuelva con libertad, sin importar cuán largo sea. ¿Cómo manejas los tiempos desde el montaje? ¿Cómo sabes cuándo es suficiente? ¿Es algo que se siente o va más por el lado técnico?

MB: Fue un proceso muy largo de montaje también. Fueron cerca de seis meses que fueron muy importantes, porque en ese tiempo, lo que estaba filmado terminó de madurar. Monté con la Valeria Hernández que es una montajista joven, muy buena, y estuvimos seis meses, todos los días puliendo el montaje. Hicimos un primer corte y luego era ir puliendo y dejando lo más importante, y que cada plano estuviera en la película sólo si era importante, porque está contando la historia. En ese sentido, descartamos mucho material, la película pasó por un colador para que quedara lo más esencial de la historia, teniendo en cuenta siempre el atrapar y conmover al espectador, que era lo que a nosotros nos interesaba.

¿Cómo fue el trabajo actoral? ¿Cómo seleccionaste el casting? Más allá de que Vicuña haya experimentado la muerte de su hija. Porque se entiende que su personaje, Javier, debe mantener una postura contenida para que funcione su llanto final, pero ¿cómo manejaron dicha contención? Porque a ratos se maquetea un poco el personaje, ¿estaría Vicuña escondiendo su real dolor?

MB: Claro. Lo primero es contar que Benjamín fue quien me llamó a mí para participar en la película. Él se entera del proyecto, me llama y se ofrece para colaborar. Me dice si es que quiero conversar sobre el guion o si es que quiero recibir alguna opinión y si es que yo todavía estoy en la búsqueda de actores porque está dispuesto a hacer un casting o hacer alguna prueba para el personaje. A mí me pareció buenísimo, me pareció de una valentía total porque significaba remover aguas profundas y creí que tenía que ser él, que iba a ser importante. Benjamín leyó el guion y encontró que no había nada que no fuera de verdad, que no había que cambiar ni una sola coma, que era todo muy real, y eso me pareció perfecto. Y Elena Anaya, que es una actriz tremendamente importante en España, yo le había hablado un tiempo antes, había leído el guion y me dijo que quería estar en la película sí o sí, le encantó la historia, conocía “En la Cama”, conocía “La Vida de los Peces” y quiso estar.

Y el trabajo con ellos dos fue buenísimo porque yo ensayo mucho, yo preparo las películas como si fueran obras de teatro, hago muchos ensayos, los grabo con cámara, invito a mi director de fotografía que es Arnaldo Rodríguez y con él vamos filmando esos ensayos, vamos descubriendo cosas de actuación y también descubriendo cosas de cámaras, de cómo nos imaginamos la puesta en escena. Tiene mucho que ver con ensayar. Toda la película está ensayada previamente, la preparo como si fuera una obra de teatro y el primer día de rodaje es como si fuera un estreno, donde está toda la película muy ensayada.

La música es otro acierto dentro de la película, sobre todo en los pequeños videoclips usados como transición, ¿cómo fue ese proceso de la elección? ¿fue una banda sonora hecha especialmente para la película?

MB: Sí. La banda sonora la hizo Diego Fontecilla, que es el músico que ha hecho la música en todas mis películas, y él comienza a trabajar la música desde el momento en que empezamos a trabajar el guion, entonces esa música está muy perfecta en relación al guion porque crecieron juntas, el guion inspiraba a la música y, a su vez, la música lo hacía también con el guion. Quedamos muy orgullosos. Ya con lo que había hecho Diego para “La Vida de los Peces” estábamos contentísimos, pero quisimos dar un paso más allá, era una música vital a la hora de llegar a las emociones que queríamos, un trabajo clave, y quedamos tan contentos que sacamos un disco soundtrack con la música de la película, donde está la música de Diego Fontecilla, la música de una banda que se llama Inverness, que ya han colaborado conmigo en otras películas y hay una canción de una banda que se llama Arranquemos del Invierno, que la cantan con Fernando Milagros, que es el tema de los créditos, con la que hicimos un video clip y promocionamos. (video al cierre).

144719_558981234f783

¿Crees que marcas tendencia dentro de la escena del cine chileno? Porque en definitiva tu cine es de autor, y por lo mismo es reconocible de entre otras películas. He escuchado esta última semana que “la película es muy Bize”. ¿Seguirás por la misma línea? ¿Cuál consideras que es tu sello?

MB: Creo que todas tienen un sello, y eso me parece interesante. La película tiene una firma. Se parece mucho a las anteriores, pero también es un crecimiento, es ir un paso más allá. A mi me gusta que sea así. Más que hacer una película, a mi me interesan las carreras de los directores, me interesan ver sus películas y ver cómo van creciendo, cómo van mejorando y, en ese sentido, creo que sí, que es fácil identificar a “La Memoria del Agua”, por ejemplo, como una película mía, y eso me tiene orgulloso también.

¿Por qué consideras que “La Memoria del Agua” es tu mejor película a la fecha?

MB: Porque creo que tiene una conexión con el espectador que no la había visto antes, una conexión a nivel emocional super bonita. Lo que sucede con la gente es precioso, creo que más allá de cualquier premio -uno nunca sabe cuál película es la que va a tener más o menos premios-, independiente de eso que es externo, lo que yo he experimentado respecto a la conexión con el público es impagable.

¿Qué opinión te merece el actual cine chileno y la camada de nuevos realizadores jóvenes?

MB: Me parece que hay un super buen momento con el cine chileno, hay películas que están ganando premios afuera, hay interesantes estrenos comerciales y eso significa que es un buen momento, y ojalá no sea algo aislado en el tiempo, ojalá que perdure por mucho tiempo más y creo que también hay una conciencia de lo importante que es el cine en Chile de parte del Estado, creo que todavía falta más apoyo, pero que vamos por un buen camino.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

MB: Por ahora, promocionar la película. Voy al Festival de Cine de Venecia pasado mañana y ahí va a estar la película, que es una de las mejores maneras de arrancar el circuito internacional y luego, promocionar la película. Creo que tendrá una carrera internacional super importante y quiero acompañarla no sólo en los festivales, sino también en los estrenos comerciales y el estreno en Chile que también es importante. Acá salió con más de 50 copias y la está distribuyendo Fox, por lo que es una apuesta importante, así que también quiero apoyar la película en los distintos lugares antes de empezar con un nuevo proyecto.

Muchas gracias Matías, felicitaciones por el éxito y suerte en lo que venga.

MB: No, gracias a ustedes, y un saludo a todos los amigos de El Otro Cine y quienes lo siguen.

——————————————————————————————————————————————————–

——————————————————————————————————————————————————–





Entrevista a Matías Bize: “La Memoria del Agua era dar un paso más allá”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *