CRÍTICA: «Paper Towns» (2015) de Jake Schreier, perderse para encontrarse

paper-towns-trailer-poster

Quentin y Margo disfrutan de un paseo en bicicleta cuando encuentran a un hombre muerto en plena calle. Margo está decidida a descubrir cómo murió, pero Quentin no está dispuesto a acompañarla en algo tan peligroso y arriesgado. En ese momento sus vidas se separan, y sólo los une el ser vecinos e ir a la misma escuela. Ya adolescentes, Margo se ha encargado de llevar una vida llena de aventuras, mientras que Quentin dedica su vida a los estudios, a su par de amigos, y a cultivar el profundo amor que siente desde niño por Margo.

Con la pasividad que lo caracteriza, Quentin (Natt Wolf) pasa sus días sin mayores sobresaltos. Hasta que el milagro ocurre: una noche Margo (Cara Delevingne) vuelve a entrar por su ventana y, tal como lo hiciera en la infancia, le pide ayuda para iniciar una aventura, esta vez una venganza. Con el miedo y la poca decisión que lo caracterizan, acepta acompañarla sin imaginar que esa noche marcaría el comienzo de una nueva vida.

papertowns-1

“Ciudades de Papel”, basada en la novela de John Green -conocido también por ser el autor de “Bajo la misma Estrella”-, reúne suficientes elementos para ser una comedia romántica adolescente exitosa. Esta la chica bella y extravagante, el vecino tímido que la mira a través de la ventana y en los pasillos, los populares de la escuela y los no tanto, la fiesta de graduación, el romance, el humor y la amistad. Sin embargo, hay ciertos detalles que la hacen destacar por sobre las cintas de su género, y no es difícil encontrar pequeños espacios que permiten dar paso a reflexiones universales y que hacen que la película no sólo sea de interés juvenil.

Tras la noche en la que Quentin ayuda a Margo a vengarse de su novio por meterse con su mejor amiga, ella desaparece sin dejar rastro aparente. Quentin, quien cree haber recuperado a su amor de infancia, vuelve a su estado de inercia del comienzo, a disfrutar con sus amigos, a ser un buen hijo y un buen alumno. Todo hasta que desde su ventana nota algo que no había visto anteriormente: un póster pegado en la ventana de Margo. Esa es una de varias pistas que llevan a Quentin a creer saber dónde se encuentra Margo, y a tomar la decisión de faltar a la escuela y emprender un viaje en su búsqueda, al que lo acompañarán sus inseparables amigos.

papertowns-2-gallery-image

Comienza el viaje, y aunque las cosas para Quentin no saldrán tal como lo esperaba, entenderá el real valor de la amistad, así como también que para encontrarse a sí mismo es necesario primero perderse. Es precisamente esta última premisa la que da indicios para pensar que, tras la película, hay una reflexión interesante, sobretodo a partir de la propuesta de la construcción de personajes. Un adolescente promedio vive una vida rutinaria, a gusto, sin moverse de su zona de comodidad. Obsesionado con la chica de sus sueños, emprende un viaje que no tendrá otro objetivo sino alejarlo de la inercia en que vivía, siendo la imagen de Margo una especie de catalizador que le dará nuevas energías, que lo llevará a dejar de visualizar su vida de manera común y corriente, teniendo una carrera, esposa e hijos. Si bien la forma en la que se plantea el tema es liviana y a ratos poco creíble, el trasfondo deja mucho más que un final feliz de comedia romántica, donde el chico perdedor se queda con la chica popular. La búsqueda de Margo y la pérdida de la inocencia le han abierto a Quentin una serie de nuevas opciones para vivir su vida.

La cuidada construcción de personajes también alcanza a los secundarios. Ben (Austin Abrams), uno de sus amigos, parte su presentación de personaje diciendo que se acostaría con la mamá de su compañero. Se entiende que se trata del estereotipo “perdedor” de baja estatura, poco agraciado y con ansias de estar con una chica popular, pero resultará ser un fiel amigo, divertido y encantador, que terminará siendo invitado a la fiesta de graduación por la chica que menos imaginó. Radar (Justice Smith), el otro amigo de Quentin, se presenta como el único que tiene novia del grupo, a la que aún no es capaz de llevar a su casa porque sus padres tienen la mayor colección de Santa Claus negros del mundo. Son estos pequeños e hilarante detalles los que hacen que el relato se mantenga, a pesar de caer frecuentemente en lugares comunes, en situaciones probadas y que aseguran la atención del espectador.

paper-towns-df-06898r_rgb_wide-36a619bc67d43c099f67945d730b18042289e77e

No es gratuito que los amigos y ayudantes de Quentin resuelvan sus conflictos paralelos, pues de esta forma se genera un contrapunto entre ellos y el protagonista. Su meta es encontrar a Margo, pero se entiende que finalmente da lo mismo si ese objetivo se cumple o no, puesto que hay una resolución mayor para él, una más trascendente que tanto el protagonista como el espectador ignoran a lo largo de la película, y es allí donde radica el interés por revisar este trabajo.

“Ciudades de Papel” es, por defecto, una comedia romántica de corte adolescente, pero que logra con sutileza e inteligencia dar pequeños guiños a aquellos que miren por debajo de la alfombra los códigos propios de las películas de su género.

——————————————————————————————————————————————————–
6-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2015, 109 min.
Título Original: “Paper Towns”.
Director: Jake Schreier.
Guion: Scott Neustadter, Michael H. Weber (Novela: John Green).
Reparto: Nat Wolff, Cara Delevingne, Halston Sage, Austin Abrams, Jaz Sinclair, Meg Crosbie, Tom Hillmann, Justice Smith, Griffin Freeman, Tom Hillmann.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *