CRÍTICA: «Habeas Corpus» (2015) de Sebastián Moreno y Claudia Barril, una luz en tiempos de dictadura

HABEAS_IMAGENES_01

Tras el golpe militar de 1973, los funcionarios de la Vicaría de la Solidaridad inician el arriesgado camino de salvar la vida de los perseguidos y de buscar el destino de los detenidos. Con el tiempo, comprendieron que existía una política de exterminio contra los disidentes y que, para descifrar su modo de funcionamiento y sus responsables directos, debían convertirse en un sofisticado equipo de inteligencia.

Con la misma agudeza y emotividad que los realizadores Sebastián Moreno y Claudia Barril exhiben en “La Ciudad de los Fotógrafos” (2006), “Habeas Corpus” narra el importante trabajo del Comité Pro Paz y de la Vicaría de la Solidaridad, en relación a los registros y documentación sobre casos de los presos políticos y los detenidos desaparecidos durante la dictadura militar chilena. Como los directores de la cinta afirman, el documental nació mientras filmaban y recopilaban información para “La Ciudad…”, donde la idea surge al evidenciar la enorme cantidad de material que existía en aquellos archivos y de la potente historia no contada que tenían frente a sus ojos.

HABEAS_IMAGENES_19-1-620x330

A través de testimonios de los mismos ex funcionarios de la Vicaría, el documental narra la forma en que los profesionales comprendieron la importancia de su trabajo y cómo debieron elaborar todo un sistema para documentar y resguardar la información que les proporcionaban las víctimas y sus familiares, tales como métodos de desaparición, centros de tortura, agentes encubiertos y su comportamiento represivo, convirtiéndose finalmente en una suerte de contrainteligencia de la dictadura. Cabe indicar que gracias a dicho trabajo fue que se conocen, hoy en día, las grandes atrocidades ocurridas tras el golpe militar.

Otra arista importante que hace hincapié el documental, es la entereza y profesionalismo que tenían los funcionarios de la Vicaría, pese a las crueles situaciones que escuchaban y veían día a día, incluyendo la dramática experiencia de perder a un compañero de trabajo, como fue el caso del sociólogo Juan Manuel Parada.

1459077_837092583000047_8752288010877156682_n

Cabe destacar que un gran acierto del film es la forma de recrear los distintos casos que se narran, a través de maquetas y figuras como soldados de plomo y juguetes; así como también, la ambientación de los protagonistas en sus testimonios a través de elementos utilizados durante aquellos años en su trabajo (máquinas de escribir, timbres, microfilms, fichas, planos, etc.). Lamentablemente, el final de la cinta es un poco abrupto y queda la sensación que la historia no se concluye debidamente, pero esta noción de falla no empaña para nada el resultado final de la cinta.

“Habeas Corpus” es un documental que testimonia la gran envergadura del trabajo realizado por la Vicaría de la Solidaridad; pero sobre todo, reivindica la imagen y el espíritu de la verdadera labor que debe tener la Iglesia, y que en nuestros tiempos parece ya tan perdida y olvidada.

——————————————————————————————————————————————————–
10-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
Chile, 2015, 80 min.
Título Original: “Habeas Corpus”.
Director: Sebastián Moreno y Claudia Barril.
Guion: Sebastián Moreno, Claudia Barril y Nona Fernández.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *