CRÍTICA: «Big Eyes» (2014) de Tim Burton, perdido en su propia filmografía

Big-Eyes-Movie

Dirigida y producida por Tim Burton, “Big Eyes” está basada en la historia real de Walter Keane, uno de los pintores más exitosos de los años 50 y principios de los 60. El artista alcanzó una notoriedad asombrosa al revolucionar la comercialización y accesibilidad del arte popular con sus enigmáticas pinturas de niños abandonados con grandes ojos. Sin embargo, la verdad terminaría saliendo a la luz: la obra de Keane no fue creada por él, sino por su esposa, Margaret. Al parecer, los Keane vivieron una mentira que fue creciendo hasta alcanzar proporciones gigantescas. La cinta se centra en el despertar de Margaret como artista, en el fenomenal éxito de sus pinturas y la tumultuosa relación que mantuvo con su marido, catapultado a la fama mundial mientras se llevaba todo el crédito por el trabajo de Margaret.

Tim Burton es de esos directores que se aman o se odian. Muy pocas veces tiene punto medio. Quizás se debe a que el tipo de cine que hace es tan de autor, que sólo puede lograr fans incondicionales o detractores furiosos. Si debo aclarar mi postura, diría que Burton puede haber sido novedoso en un principio, pero siento que su reiteración lo terminó estancando en una estética que ya parece sobrecargada y sin brillo.

big-eyes-amy-adams-christoph-waltz

«Big Eyes» narra la historia de Margaret Keane (Amy Adams), creadora de unos exitosos cuadros con niños de grandes ojos, cuyo crédito de su trabajo le es arrebatado por su marido, Walter Keane (Christoph Waltz), un hábil hombre de negocios y marketing. La película nos muestra el inicio del matrimonio hasta la pelea legal que los vio enfrentados por la autoría de las pinturas.

Este es uno de los largometrajes más “normales” de Tim Burton en su filmografía reciente. Se aleja un poco de su estética habitual y nos sumerge en una historia donde los personajes dejan de ser la caricatura a la que ya se había acostumbrado a mostrar el director. Sin embargo, ahí radica la mayor debilidad de este filme: los personajes nunca terminan de convencer, por lo que su conexión con el espectador es casi nula.

Se agradece eso sí la química que existe entre los dos tremendos actores protagónicos, Amy Adams y Christoph Waltz. Ambos dan todo lo que pueden dentro de un guion muchas veces débil, que olvida el drama humano y se centra sólo en la anécdota. «Big Eyes» es un biopic un tanto vacío, sin mucha alma, que no le hace justicia a la tremenda artista que busca reivindicar.

big-eye-scene

En esta película no hay matices. Por lo tanto nunca llega a sorprender o emocionar, ni mucho menos logra quedarse en la mente del espectador. Es un filme que se pasa rápido, que diría que no aburre, pero que aspira a muy poca trascendencia desde el momento en que salen los primeros créditos. Deja un sabor amargo, ya que jamás aborda en profundidad ninguno de los tópicos que muestra. Acá hay sólo superficie y mucho color. Tim Burton hace desaparecer su habitual estilo evaporando también sus ganas de hacer cine.

Tim Burton sigue perdido dentro de su propia filmografía. Se traiciona una y otra vez con un cine desganado, lejano, que parece retratar cualquier cosa menos seres humanos. El gran error de «Big Eyes» es desaprovechar una historia de amor, decepción, engaño y sensibilidad y convertirlo en un largometraje que ni siquiera busca las segundas lecturas, que parece hecho para satisfacer los estándares masivos y nada más. Hasta las mejores biografías pueden ser destruidas por los “artistas” sin alma de Hollywood.

——————————————————————————————————————————————————–
4-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2014, 106 min.
Título Original: “Big Eyes”.
Director: Tim Burton.
Guion: Scott Alexander y Larry Karaszewski.
Reparto: Amy Adams, Christoph Waltz, Danny Huston, Jason Schwartzman, Krysten Ritter, Terence Stamp, Heather Doerksen, Emily Fonda.

——————————————————————————————————————————————————–





CRÍTICA: «Big Eyes» (2014) de Tim Burton, perdido en su propia filmografía

  1. La acabo de ver en Netflix y no se si fue la traducción al español pero me parece que la pelicula carece de seriedad tiene un tinte cómico que ni lo entiendo y me choca la escena del juicio no puede ser más patética la actriz que interpreta a la hija es tan nulo e inservible ,me parece una burla a la historia ,no hay drama hay una ridiculización a los personajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *