CRÍTICA: “Ouija” (2014) de Stiles White, un nuevo fracaso del género

ouija-movie-poster-4

Después del fallecimiento de Debbie, su amiga de la infancia, Laine, y su novio Pete, encuentran un viejo tablero de Ouija en la habitación de Debbie, y Laine decide usarlo para despedirse de su amiga. Llenos de curiosidad, los dos adolescentes empiezan a hacer preguntas sobre la extraña muerte de la joven y descubren que el espíritu que habita el tablero se hace llamar DZ y no tiene ninguna intención de acabar con las sesiones. Los adolescentes empiezan a comprender los secretos de la casa de Debbie y descubren que la joven no ha sido la primera víctima y que tampoco será la última. Si no encuentran la forma de cerrar el portal que han abierto, no tardarán en correr la misma suerte que su amiga.

En esta oportunidad, es Platinum Dunes, la productora de Michael Bay, Brad Fuller y Andrew Form, los responsables detrás de “The Amityville Horror” (2005), “The Purge” (2013), entre otras; los encargados de presentar “Ouija”, un thriller de suspenso y terror sobrenatural basado en el famoso tablero para contactarse con los espíritus.

ouija-movie-poster-17

La cinta, ópera prima del director Stiles White, tiene un comienzo arrollador. Se nos presenta en los primeros quince minutos de rodaje el hecho que da sentido y razón a la historia, y notamos inmediatamente que, aparentemente, no estamos frente a una nueva y desechable película de terror, por el muy buen tratamiento del suspenso, la atmósfera y los cuidados planos y secuencias. Luego la situación incluso mejora, cuando empezamos a descubrir en Olivia Cooke (Laine, la protagonista), Ana Coto (Sarah, hermana de Laine) y Bianca Santos (Isabelle, amiga de Laine), tres actuaciones bastante creíbles y muy bien llevadas, a ratos incluso transmitiendo sensaciones reales, como si los sustos y expresiones fueran naturales e improvisados.

Sin embargo, poco a poco, y a medida que la cinta avanza, empezamos a darnos cuenta que, lamentablemente, nada era como lo habíamos pensado, y “Ouija” regresa para posicionarse en ese estante del cine de terror que repite y repite las fórmulas, los lugares comunes, la previsibilidad, la toma de malas decisiones por parte de los personajes y los elementos recurrentes dentro del género, sucumbiendo en un final esperado y un conjunto de escenas que hemos visto un sinfín de oportunidades.

ouija-pic-2

En la última década, James Wan llegó, afortunadamente, para refrescar al género del terror norteamericano con “Insidious” el 2010 y “The Conjuring” el 2013. Ni siquiera se esforzó en plantearnos nuevas ideas (de hecho, ambas películas se sostienen sobre un argumento archi repetido y manoseado), pero sí un renovado y potente manejo del clímax, elemento clave en este tipo de producciones, si no el más importante. Y con eso fue suficiente para que, a partir de ello, poder exigirles a nuevas apuestas de horror un poco más de inventiva, mayor esfuerzo en el montaje, los decorados y el sonido, más calidad interpretativa y, principalmente, nuevos antagonistas espectrales y del más allá. Este párrafo vale para señalar la mínima vara que Stiles White y “Ouija” no fueron capaces de superar.

Que tras lo ocurrido a Debbie (no se alarmen, no es spoiler), absolutamente nadie se cuestione el motivo y manera de su muerte, excepto su mejor amiga; o que un personaje, tras ver a una persona aparecerse en un ático abandonado, no manifieste mayor interés y se olvide del asunto, son dos claros ejemplos de por qué uno termina rechazando este tipo de trabajos: no se puede subestimar a ningún tipo de espectador, ni siquiera al poco exigente que sólo busca entretención. Los elementos que restan credibilidad a las motivaciones de los personajes, sólo contribuyen a perder el interés por el desenlace de la historia. El amateur manejo de una indispensable vuelta de tuerca y la escasa presencia protagónica de una banda sonora que complete los momentos y escenas, sólo suma a un resultado nefasto que tampoco alcanza a ser, siquiera, efectista. No es casualidad tampoco que la guionista detrás de “Ouija” sea Juliet Snowden, la libretista responsable de fracasos como “Knowing” (2009) y “Boogeyman” (2005).

Ouija-2014-5

Para destacar, en algún grado, son las interpretaciones, que sin ser soberbias, significarán sin duda un salto para tres figuras femeninas que sobresalen por su naturalidad y frescura: Olivia Cooke (“The Signal”) y dos bellezas con sangre latina, Ana Coto y Bianca Santos, la primera, de origen puertoriqueña, dando sus primeros pasos en el cine, y la segunda, de raíces brasileñas, conocida por su papel como Lexi Rivera en la serie “The Fosters”.

“Ouija” tenía todo para ser llamada a ser una de las grandes apuestas de terror del nuevo año, pero acabó por tirar por la borda un argumento que, si bien bebía de muchos clichés y estereotipos, resultaba una variante interesante a la clásica historia de la-casita-del-horror y la-muerte-nunca-resuelta. Con mucha predisposición y ganas de asustarte, es probable que consigas pasar un buen rato. Nada más.

——————————————————————————————————————————————————–
2-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2014, 89 min.
Título Original: “Ouija”.
Director: Stiles White.
Guion: Juliet Snowden, Stiles White.
Reparto: Olivia Cooke, Ana Coto, Daren Kagasoff, Bianca A. Santos, Douglas Smith, Shelley Hennig, Sierra Heuermann, Sunny May Allison.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *