CRÍTICA: «Desastres Naturales» (2014) de Bernardo Quesney, una metáfora sobre la educación en Chile

Desastres-Naturales-home

Al ser despedida y desplazada del único lugar que le pertenece, Raquel, una profesora de unos setenta años vuelve al colegio donde trabajó toda su vida con la intención de hacer clases a la fuerza. Un grupo pequeño de alumnos por estupidez y cariño se toman su sala para que vuelvan a contratar a su antigua profesora, llegando a secuestrar a la nueva, desafiando a las autoridades, arruinando una obra de teatro y provocando la furia de los apoderados. La película nos encierra en este éste espacio con humor y dinamismo, llegando a hacernos cómplices de esta rebelión.

“Desastres Naturales”, dirigida por Bernardo Quesney, comienza con la llegada de Raquel (Anita Reeves) al colegio en el que ha trabajado por más de 30 años. Niños que corren por el patio, acompañan su caminar hasta la sala de clases. Al entrar, saluda a sus antiguos alumnos y ellos la reciben tan cariñosos como extrañados. Aceptan que les haga un repaso de geometría, a pesar de saber que su profesora ya no trabaja en el centro educacional. Al llegar la verdadera profesora de matemáticas, tras una votación entre los alumnos, deciden tomarla de rehén exigiendo al colegio que vuelvan a contratar a su antigua maestra.

Las autoridades del establecimiento no logran hacer que Raquel y los niños depongan su exigencia: el nuevo contrato para la ex docente debe estar antes de las 5 de la tarde, hora en que se estrena una obra de teatro en el colegio. Ese será el principal motivo para que Valentina (Catalina Saavedra), la directora del establecimiento, no llame a la fuerza pública, pues necesita evitar el escándalo ante los apoderados que vendrán a ver el montaje teatral, siendo su principal temor que les quiten la subvención.

1t9ekh

Desde ese momento, la narración se divide en dos: lo que ocurre dentro de la sala y fuera de ella. Dentro, los alumnos discuten sobre lo que harán, pues no todos están de acuerdo con la arriesgada medida. Mientras, Raquel observa pasiva pero firme, decidida a dejar que los niños se la jueguen por ella. La otra profesora, quien al principio lucha por liberarse, espera con calma el momento para poder arrancar. Afuera, la directora recorre el colegio, maquineando la forma más silenciosa para sacar a Raquel de la sala, sin contemplar volver a contratarla. En el patio, los preparativos para la obra de teatro siguen normalmente su curso.

La narración tiene como escenario un liceo rural rodeado de hermosos parajes, y su análisis cobra relevancia puesto que actúa como significante, aportando considerablemente al subtexto del relato. Se vuelven reiterativas las imágenes de ovejas corriendo, entendiendo su utilización para graficar simbólicamente al alumnado. El término «ovejas descarriadas» cobra relevancia en el largometraje, al criticar a quiénes se suman a luchar por una causa sin conocerla, desatando su furia contra un sistema sin saber realmente por qué lo están haciendo. Este es uno de los elementos que hacen de “Desastres Naturales” una metáfora al conflicto educacional de nuestro país.

Otro elemento del contexto que se narra por sí solo, es la existencia de un sector del colegio que está abandonado. Es ahí donde la directora se va a meditar, con el único fin de mostrarnos lo que nadie quiere ver, una educación destruida y descuidada. Culpa a otros alumnos de generaciones anteriores por el desastre, y lo usa de excusa para no dejar que el amotinaje de Raquel y los niños siga adelante, asegurando que no permitirá que el caos se vuelva a repetir.

1393683_530678803674581_407570274_n

Si bien la película tiene buen material, existen ciertos elementos que distraen la atención del espectador, relativizando aspectos fundamentales para la construcción de la narración. El descuento de las horas para el estreno de la obra, está planteado como un motor de tensión y movimiento, pero que al interrumpir las escenas pareciese, a ratos, estar de más, y en vez de ser un aporte, termina siendo un abuso de recurso de post producción. De igual manera ocurre con las imágenes en blanco y negro que, entendidas como transiciones, son innecesarias; el relato se cuenta y avanza igual con o sin ellas, distanciándose del resto de la puesta en escena y transformándose en un recurso pretencioso y sin sentido.

“Desastres Naturales” presenta una narración cronológica, entregando la información en el momento preciso, manteniendo al espectador con interrogantes que poco a poco van siendo develados. Es ese sentido, el guión -desarrollado por Quesney junto a Pedro Peirano– es el punto fuerte que tiene la película; una historia curiosa que tiene un final inesperado, que comienza siendo la historia de la vieja loca que no logra convencerse que la han despedido, pero termina retratando la dura realidad de los profesores de nuestro país. De esta forma, queda una sensación de vacío y culpa que no se vislumbra al comienzo de la película, síntoma de que estar frente a una historia potente y crítica.

Raquel nos lleva a abrir los ojos frente a una situación real que viven los profesores hoy en día, siendo su principal inquietud el no saber la causa del despido, interpretado desde la vereda de la mesura y la contención. Su progresión dentro de la película es otro de los grandes aciertos del relato. Su locura intencional genera empatía con el espectador, llevándolo a hacerse partícipe de su causa. Es un personaje adorable, incluso conociendo sus errores y miserias. Todo aquello abordado desde la sencillez y el respeto, convirtiendo a Raquel en un personaje creíble, real y honesto.

snoPkC3

Todos los componentes anteriores hacen que “Desastres Naturales” sea una representación del conflicto estudiantil actual, y que su valor cinematográfico radique en ello. A través del humor negro, somos testigos de una serie de hechos que van constituyendo finalmente una crítica social: una profesora pierde su trabajo, unos alumnos privilegian la democracia mientras que otros liberan su rabia contra el mundo a través de causas que, a veces, ellos mismos propician. El resto del alumnado los sigue sin conocer el real sentido de la lucha. Las autoridades preocupadas por la subvención y por mantener un establecimiento dejando de lado la calidad, ocultando así las miserias y develándolas sólo cuando el negocio se viene abajo… ¿Les parece conocido?

——————————————————————————————————————————————————–
6-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
Chile, 2014, 85 min.
Título original: “Desastres Naturales”.
Director: Bernardo Quesney.
Guion: Bernardo Quesney, Pedro Peirano.
Reparto: Anita Reeves, Catalina Saavedra, Montserrat Ballarin, Sebastián Ayala, Paola Lattus, Fernanda Toledo, Cristian Carvajal, Amparo Noguera, Juan Ananía.

 

 

 

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *