CRÍTICA: «Divergent» (2014) de Neil Burger, cualquier parecido es sólo una graciosa casualidad

divergentcastfi

En un mundo distópico en el que la sociedad se divide en cinco categorías (Verdad, Abnegación, Osadía, Cordialidad y Erudición), los jóvenes deben elegir, atendiendo a sus virtudes personales más destacadas, a qué facción pertenecer. Beatrice sorprende a los suyos con su decisión, pero ella no es como los demás: guarda un secreto del que podría depender el orden social e incluso su propia vida.

Por lo visto, los futuros distópicos le sientan bastante bien a los escritores norteamericanos contemporáneos de best sellers adolescentes. “The Hunger Games” (Los Juegos del Hambre) de Suzanne Collins, James Dashner con “The Maze Runner” (Corre o Muere) o Lois Lowry con “The Giver” (El Dador de Recuerdos), todos libros exitosos en el orbe que terminan siendo llevados a la pantalla grande, replicando el éxito de las novelas para un público cautivo, sediento de actrices revelación con las que empatizar y haciendo fila para enamorarse del protagonista masculino de sonrisa perfecta.

Hoy es el turno de “Divergente”, dirigida por Neil Burger (“The illusionist”, “Limitless”) y basada en la novela homónima de la joven escritora Veronica Roth, quien debuta con su primer libro y ya es superventas en los EEUU. Una historia que se plantea lo suficientemente original, sobre la selección humana en base a cinco estereotipos de personas, que bien podríamos encontrarlas y utilizarlas en la sociedad actual para clasificar la humanidad: personas que sólo dicen la verdad (¿Poder Judicial?), los más inteligentes (¿Poder Intelectual?), quienes sirven y aman al prójimo (¿Servicio social?), los que trabajan (¿clase obrera?) y los que dedican su vida al riesgo, la protección y la seguridad (¿Poder Policial?). Y detrás de todo esto, una heroína adolescente que encarna las buenas intenciones para con su familia, las convicciones personales y dispuesta a enamorarse del primer enemigo con el que le toca enfrentarse.

divergent-2

La cinta apuesta por desarrollar una filosofía, en un mundo que funciona de una manera particular para mantener la paz y la armonía social, el que nunca se es explicado con claridad y del que desconocemos su línea histórica hasta llegar al mundo que se nos presenta, sin embargo, los escenarios de este mundo están muy bien logrados y la narración, si bien carece de empatía, consigue hilar, a duras penas, una historia de principio a fin, con todos los ripios y aciertos que una novela juvenil adaptada debe cumplir para satisfacer paladares sin mayores complejidades.

Es justamente esta falta de empatía con la historia y sus personajes lo que diferencia a este título con la novela de Veronica Roth. Los vacíos argumentales y la falta de información sobre cotidianidades, motivaciones y conductas, terminan por convertirse en un producto vacío en su esencia y dedicado sólo a impresionarnos con coreográficas batallas, parlamentos pseudo trascendentales, y un par de escenas muy bien logradas. Un claro ejemplo de esto es la posibilidad de que la protagonista sea considerada socialmente como una “divergente”, es decir, alguien que no responde sólo a una clasificación humana, convirtiéndose en un peligro para toda la humanidad. Algo que jamás se nos llega a explicar con fundamentos sólidos. Tampoco entendemos el marcado carácter de los miembros de cada una de las facciones ni el rol socio político que representan dentro de esta sociedad. El intento por contarnos una historia sobre las bases de la libertad, la rebeldía, la libertad de elegir, de decidir nuestro futuro y revocar nuestro destino, se queda finalmente tan sólo en eso: un buen intento.

f43

Entre los aciertos destacan los dos personajes principales. Shailene Woodley (Beatrice), a quien ya vimos protagonizar “Bajo la Misma Estrella” (2014) de Josh Boone, confirma que es una de las promisorias actrices del universo Hollywood, siguiendo los pasos de Jennifer Lawrence; y a Theo James (Four), al que vimos en “Underworld: Awakening” (2012), que no resalta mayormente pero que resulta creíble para el papel que le fue encomendado, haciendo una dupla lo suficientemente correcta con Woodley como para mantener la historia de amor en los dos últimos tercios de la película. Ningún personaje está bien desarrollado y nunca nos conectamos con sus intereses precisamente por su poca profundidad. La participación de Kate Winslet como la líder del grupo Erudición (de la que nunca nos enteramos hasta qué grado su liderazgo va más allá de su propia fracción), no queda más que en un simpático cameo, o la necesidad del director de insertarnos un rostro conocido para darle peso a una película que carece de ello.

La similitud con la saga de “The Hunger Games” y de sus protagonistas es inevitable. Al igual que esta otra película y la saga “Twilight”, se viene una segunda parte y una tercera dividida en dos. Habrá que esperar que los nuevos directores de las secuelas venideras, sean capaces de levantar una historia que puede dar mucho más y no quedarse en una simple entretención para adolescentes, que de eso, ya hay bastantes.

——————————————————————————————————————————————————–
5-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2014, 140 min.
Título Original: “Divergent”.
Director: Neil Burger.
Guion: Evan Daugherty, Vanessa Taylor (Libro: Veronica Roth).
Reparto: Shailene Woodley, Theo James, Ashley Judd, Jai Courtney, Ray Stevenson, Zoë Kravitz, Miles Teller, Tony Goldwyn, Ansel Elgort.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *