CRÍTICA: «Volantín Cortao» (2013) de Diego Ayala y Aníbal Cofré, reflexionar desde el silencio

volantin

«Volantín Cortao» cuenta la historia de Paulina (Loreto Velázquez), una joven de 21 años, estudiante de trabajo social que está haciendo su práctica en un centro de reinserción de menores. Ahí conoce a Manuel (René Miranda), un adolescente de 16 años con quien empieza una relación de amistad que la lleva a cuestionar su vocación y a vivir una nueva adolescencia, esta vez libre de costumbres y rutina, robando horas de un mundo que no le pertenece.

“Volantín Cortao” se trata del largometraje de dos jóvenes directores, Anibal Jofré y Diego Ayala, quienes lo presentaron como proyecto de título en la Universidad del Desarrollo, y que tal vez nunca imaginaron que se transformaría en un estreno nacional, ni menos que podrían viajar con él.

¿Cómo lo lograron? Con generosidad y ahínco; poniendo especial cuidado en la elección de los elementos, tanto humanos como técnicos, que requiere una producción. Tal como ellos mismos reconocen, el casting fue fundamental en el proceso creativo, pues el 50% de la dirección de actores está en su elección. Una vez teniendo a la actriz que pudiera tener una relación horizontal con el no-actor y viceversa, fueron capaces de abrir el proyecto a la improvisación y creación en conjunto, dejando que la película cobrara vida propia.

Volantin-Cortao-2

La narración nos presenta a Paulina, joven de clase media de una familia bien constituida, estudiante universitaria que realiza su práctica en un centro del Sename. Por otro lado, la cinta nos muestra a Manuel, un joven en riesgo social que asiste al mismo centro, vive con su abuela, toca música en las micros y roba. A primera vista se asoma un trabajo que deambula entre las diferencias de clases, como un mero experimento entre la cruza de un flaite y una cuica. Sin embargo, la película es bastante más que eso.

Paulina desde un comienzo se muestra tanto o más vulnerable que los jóvenes con que trabaja. De actitud abúlica y desinteresada, lucha internamente contra lo establecido, y son pequeños detalles los que nos muestran que ha iniciado un viaje sin retorno, desconociendo -o queriendo desconocer-, las consecuencias que ello puede traerle. Pero el viaje no lo hará sola. Elije a Manuel como compañero quien, a pesar de a ratos cuestionarse la amistad entre ellos, accede a acompañarla.

VolantinCortao

La cámara de “Volantín Cortao” es un personaje más. Al ser confusa y movediza, pasa de ser un elemento técnico muy usado últimamente en el cine chileno, a ser un narrador testigo del vuelo de Paulina. Sus desenfoques tensionan en los momentos indicados. Su altura nos invita a ver la realidad desde arriba, a sentirnos una especie de protector de los protagonistas. Forma y fondo son uno solo, pues la misma historia, contada desde otro enfoque, se minimizaría a un simple pasquín en contra de la desigualdad de clases.

El cine chileno está lleno de material sobre lucha de clases, sobre el sub mundo que esconde la marginalidad. “Volantín Cortao” tiene mucho de aquello, pero con el aliciente de ser un trabajo honesto, casi inocente, que invita a adentrarse en las profundidades del ser humano, a reflexionar desde el silencio y lo que no vemos, a conmovernos y empatizar con los personajes, pero también a reírnos con ellos de su manera de enfrentar la vida.

——————————————————————————————————————————————————–
9-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
Chile, 2013, 77 min.
Título Original: “Volantín Cortao”.
Director: Diego Ayala, Aníbal Jofré.
Guion: Javiera González, Javier Valderrama, Nicolás Herrera.
Reparto: René Miranda, Loreto Velásquez, Víctor Montero, Pablo Krögh, Moira Miller.

——————————————————————————————————————————————————–





9 thoughts on “CRÍTICA: «Volantín Cortao» (2013) de Diego Ayala y Aníbal Cofré, reflexionar desde el silencio

  1. La acabo de ver por el Isat (que pena que ningún canal chileno se interese en el.buen cine nacional)
    Me gustó muchísimo, no intenta ser una a fábula dejando una moraleja, se a intentar hacer in retrato lo más fidedigno posible, y les resulta bastante bien.
    Incluso el final q es imprevisto está muy acorde la continuidad de la historia

  2. Mediocre.quede con la sensación que perdi mi tiempo la vimos en familia y en general le colocamos app un 4

  3. Película no apta para mentes marcadas por el cine de consumo. El guión es un personaje inmerso en todos los actores y actrices. No apta para facilistas mentales.

  4. buen largometraje, deja claro como funciona el sename, papeleos, y gente ajena a la realidad de muchos de jóvenes que convergen en ese sistema. me pareció una buena decisión la ausencia de palabras. el desinterés de Paulina es evidente, seguir el paradigma de una familia de clase media con ambas figuras parentales. El diálogo en familia, todos juntos, pero sin conocer realmente lo que pasa en cada mundo interno, y al momento de develarlo, críticas y más críticas. el circulo es dificil de romper, cuando La protagonista invita a su compañero a entrar a esa casa. está en el adn, saber que no debe sentir miedo y defenderse si es necesario.
    se agradece el cine no explícito, dejando espacios para repensar.

  5. Muy buena, la acabo de ver por tvn. Muestra un Santiago marginal que es la realidad de muchos: el viaje en la micro, la población, la delincuencia juvenil, la desigualdad, la brecha social que existe en una misma ciudad. Una joyita del cine chileno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *