CRÍTICA: «Gone Girl» (2014) de Davin Fincher, de la locura y los circos mediáticos

o-GONE-GIRL-TRAILER-facebook

Reflectores aquí y una sonrisa por allá. Por cintas como «Gracias por Fumar» (Jason Reitman, 2005);  producciones más modestas en presupuesto como el próximo estreno de Luis Estrada, «La Dictadura Perfecta» (2014); sin exentar la comedia «Anchorman 2: The Legend Continues» (Adam McKay, 2013), el cine nos recuerda constantemente el “circo, maroma y teatro” que es la televisión en cualquier parte del mundo.

A esos ejemplos debe agregarse «Perdida» (Gone Girl), película basada en el bestseller de Gillian Flynn y que David Fincher («Seven», «Zodiac») se animó a dirigir.

Pese a los tropiezos de la industria cinematográfica para llevar a la pantalla grande los libros más vendidos o galardonados –«Arráncame la Vida» (2008), «El Código Da Vinci» (2006), «Cloud Atlas» (2012), «Comer, Rezar y Amar» (2010)-, hay excepciones como «El Perfume» (2006), «Harry Potter y el Prisionero de Azkabán» (2004), «Las Ventajas de Ser Invisible» (2012) y, ahora, «Perdida».

2D274906895696-today-gone-girl-140923-02.blocks_desktop_large

Los fans de la novela pueden confiar en Fincher, pues lo respalda su experiencia para llevar a la pantalla grande historias con origen literario, como «El Club de la Pelea» –que este año cumple 15 de su estreno- y  «Zodiac» (2007). Esta vez engancha al público gracias al misterio y dramatismo de la relación enfermiza entre Nick (Ben Affleck) y Amy Dunne (Rosamund Pike).

Es la mañana del quinto aniversario de bodas del matrimonio Dunne y Amy desaparece misteriosamente. Hay evidencia de violencia en la casa de la pareja y, por el diario de la joven en el que se muestra una relación monótona y sugiere infidelidades por parte de Nick, todo apunta a éste como responsable de la situación. Al menos para los medios de comunicación.

Entre narraciones en primera persona, saltos temporales y las versiones de ambas partes, Fincher se permite hacer pequeños cambios en la cronología del libro para lograr una atmósfera tensa y desesperante en la sala de cine.

Gone-1

Es así, y con el soporte de los actores principales –Affleck dejó muy atrás su interpretación en «Daredevil» (2003) y Rosamund Pike supera lo que presentó en «Orgullo y Prejuicio» (2005)– que uno comienza a sentir amor y odio por los protagonistas, y se percata de que el cine puede crear monstruos a partir de personas y situaciones “reales”. Es así que se crean pesadillas alejadas de la fantasía y de los entes paranormales.

El suspenso y las llamadas “vuelta de tuerca” (twist ending) no podrían funcionar tan bien, de no ser por la sensibilidad que ha mostrado David Fincher para elegir a los responsables de la banda sonora (la fórmula recurrente del cineasta, Trent Reznor y Atticus Ross) y del sountrack de sus cintas.

Que esta versión haya sorprendido a los fans de libros quizás se deba a que la responsable del guion es la propia autora de la novela, pero que haya acaparado la atención incluso de quienes se rehúsan a ver best sellers en versiones audiovisuales, es gracias al ensamble narrativo y técnico que logra Fincher.

——————————————————————————————————————————————————–
8-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2014, 149 min.
Título Original: “Gone Girl”.
Director: David Fincher.
Guion: Gillian Flynn.
Reparto: Ben Affleck, Rosamund Pike, Neil Patrick Harris, Tyler Perry, Kim Dickens, Patrick Fugit, Carrie Coon, Missi Pyle, Kathleen Rose Perkins, Scoot McNairy, Sela Ward, Emily Ratajkowski.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *