TOP 5: Mejores óperas primas del cine

"12 Angry Men" (1957) de Sidney Lumet

«12 Angry Men» (1957) de Sidney Lumet

Tercera edición de este Top 5 y no se me ocurrió mejor ranking que dar a conocer los mejores cinco primeros largometrajes de cinco destacados directores. En muchas ocasiones, una ópera prima es el reflejo más fiel del estilo de un realizador, dejando en claro el peso de su lente, la estética y el tratamiento que se le dará a sus imágenes desde ese punto, hacia su próxima filmografía, y por supuesto, la posibilidad de convertirla en cinta de culto pensando en un futuro prometedor, donde siempre las primeras películas son las más elogiadas por los fanáticos.

Sólo a modo de tributo y para recordar muchas de las óperas primas que no aparecerán en este ranking, nuestro deber es mencionar a “Killer’s Kiss” (1955) de Stanley Kubrick, a esos doce hombres tomando una terrible decisión en “12 Angry Men” (1957) de Sidney Lumet, a uno de los íconos de la Nouvelle Vague de finales de la década de los ‘50 con “Los 400 Golpes” (1959) de François Truffaut, a la cinta que marcó el inicio del nuevo cine estadounidense de los años ‘60 como lo fue “Shadows” (1959) de John Cassavetes, a la obsesiva “The Knife in the Water” (1962) de Roman Polanski, al nacimiento de nuestros queridos zombies con “Night Of The Living Dead” (1968) de George A. Romero, a la premiada y alabada “Easy Rider” (1969) de Dennis Hopper, a la insignia del cine B de terror como “Evil Dead” (1981) de Sam Raimi, a una de las mejores terceras partes de ciencia ficción que han existido con “Alien 3” (1992) de David Fincher, a la imperecedera “The Shawshank Redemption” (1994) de Frank Darabont, a la joya del cine independiente gringo que es “Clerks” (1994) de Kevin Smith, a la cinta que consagró al chileno español, “Tesis” (1996) de Alejandro Amenábar, a ese experimento maldito llamado “Eraserhead” (1977) de David Lynch, a esa mágica y desconcertante creación de Darren Aronofsky como “Pi” (1998), a la ganadora del Oscar “American Beauty” (1999) de Sam Mendes, a ese tremendo ejercicio mental que resultó ser “Being John Malkovich” (1999) de Spike Jonze, o al comienzo de la trilogía más exitosa del cine mexicano con “Amores Perros” (2000) de Alejandro González Iñárritu. Tantos títulos.

Como en toda clasificación de obras, en cualquier disciplina artística, puede resultar muy poco objetivo determinar cuál es mejor que otra. Más aún, siempre es complicado hacer un ranking con tan sólo cinco títulos. Podríamos tirar cien cintas, pero el Top no tendría demasiada gracia. Estemos de acuerdo o no, súmate y propón los títulos que, desde tu punto de vista, debieron formar parte de este privilegiado podio. Comenzamos.


 

5. FOLLOWING (Christopher Nolan, 1998)

following-suiveur-1998-01-g

Su fama mundial la alcanzó indudablemente con “Batman Begins” en 2005, al revitalizar la franquicia del superhéroe con esta nueva saga. Con “Inception” (2010) terminó de graduarse como uno de los nuevos maestros de la nueva industria. Pero Nolan ya nos había volado la cabeza en 1998 y muchos ni siquiera se habían dado por enterados. “Following”, rodado completamente en blanco y negro, cuenta la historia de un escritor (Jeremy Theobald) que, al pasar por un período de poca creatividad, decide seguir por la calle a personas completamente desconocidas para él, el que termina de meterse en más de algún problema. Un experimento narrativo, que al director le costó tan sólo 6.000 dólares, que suma intensidad al correr los minutos, y que termina por convertirse en una clase magistral de intriga y suspenso. Algo que a otros les cuesta un buen par de dólares más.


4. DONNIE DARKO (Richard Kelly, 2001)

hero_EB20040820REVIEWS408200303AR

Rápidamente, “Donnie Darko”, desde su estreno y posterior difusión a través del boca a boca, las redes y el internet, se posicionó como una de las cintas más exitosas por su historia, puesta en escena y el potente desarrollo dramático, sostenido en la ciencia ficción y los viajes en el tiempo, sobre un joven con nombre de superhéroe que sólo intentaba salvar a su familia y a todos quienes lo rodean. Lo que pocos sabían es que su director, Richard Kelly, hacía sus primeras armas en el cine con este, su primer largometraje, ganándose el respeto y admiración de una industria poco cercana a la creatividad y originalidad como lo es la norteamericana a principios de la década del 2000. Un thriller fantástico con gotas de terror psicológico que terminó convirtiéndose en un filme de culto, hasta el día de hoy.


 

3. RESERVOIR DOGS (Quentin Tarantino, 1992)

GAC_ReservoirDogs

“Una banda organizada es contratada para atracar una empresa y llevarse unos diamantes. Sin embargo, antes de que suene la alarma, la policía ya está allí. Algunos miembros de la banda mueren en el enfrentamiento con las fuerzas del orden, y los demás se reúnen en el lugar convenido”. Quizás este argumento suene muy parecido a una decena de títulos que rondan en el cine, pero ninguno con la puesta en escena, las actuaciones, la música, los ingeniosos diálogos, la violencia, la prodigiosa estructura narrativa y el perfecto guion de “Perros de la Calle”, la primera película de un joven director que se volvería una adicción para varios: Quentin Tarantino. Actualmente, y con ocho largometrajes dirigidos, “Reservoir Dogs” sigue siendo, para muchos, su mejor película. Y eso, no es poco decir.


 

2. THE MALTESE FALCON (John Huston, 1941)

dvd_fal

Entre los años 1940 y 1950, se desarrolló en los EEUU lo que se conoció como el cine negro (noir), ese género que nos contaba de crímenes pasionales, sociedades corruptas, traiciones delictivas en blanco y negro y, casi siempre, una femme fatale que ponía al protagonista y a su antítesis en disputa. Y en 1941, John Huston concebía la primera película del género: “El Halcón Maltés”, basada en la novela de Dashiell Hammett de 1930 y con un magnífico Humphrey Bogart a la cabeza del reparto, quien interpreta a Sam Spade, un detective privado que se le encarga dar con el paradero de una mujer, y que termina investigando la desaparición de una valiosa estatua de 400 años de antigüedad. Imposible dejar fuera esta ópera prima de Huston: “El Halcón Maltes, el material con el que se fabrican los sueños”.


 

1. CITIZEN KANE (Orson Welles, 1941)

citizen-kane-original

Corría el año 1941 y un joven director llamado Orson Welles, dirigía y escribía “El Ciudadano Kane”, la historia sobre un magnate del periodismo norteamericano quien justo antes de morir, pronunciaba la palabra “Rosebud”. Con esta excusa se desarrolla una película, que recorre la vida personal y laboral de este personaje, intentando develar el significado de su última palabra. Hablar de cine es hablar de Orson Welles. Y hablar de Welles es hablar de “El Ciudadano Kane”, la que es probablemente la película más importante en la historia del cine, fundamentalmente porque significó la consagración del uso de técnicas y un lenguaje cinematográfico aún en pañales en esa época (usos de cámara, sonidos, estructura narrativa), abriendo paso a una serie de nuevos trabajos y descubriendo un mundo nuevo detrás de los conceptos más básicos y los más complejos del cine. En 1941, Orson Welles escribía una de las páginas más importantes en la historia del séptimo arte con su primera película, y con tan sólo 26 años. Genio por donde se le mire.


 





TOP 5: Mejores óperas primas del cine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *