Mis Mujeres de Película: Emma Roberts

ER05

Hace tiempo que no veía una película con la que me sintiera representado por la historia. Y hace tiempo también que no me enamoraba de un personaje femenino al primer contacto visual. Es gratificante -y hasta alegre- cuando lees un libro que te engancha desde la primera página, o escuchas una canción que desde el primer acorde te vuela la cabeza, o ves una película que te envuelve desde el primer minuto ya sea por su trama o por sus personajes. Bueno, esto último me pasó cuando vi “El Arte de Pasar de Todo” (The Art Of Getting By, 2011). Dirigida y escrita por Gavin Wiesen, la cinta narra la historia de George (Freddie Highmore), un adolescente talentoso, solitario y fatalista al que todo le da lo mismo, inclusive su clase de arte, que es lo que más le interesa. Un día conoce a Sally (Emma Roberts), una hermosa chica de su colegio con quien congenia de inmediato, haciéndolo partícipe de su mundo, invitándolo a fiestas, conociendo a sus amigos y pasando el tiempo juntos; convirtiendo así ,la relación en una amistad. Sin embargo, a medida que transcurre el tiempo, George comenzará a sentir cosas más allá del ser simplemente amigos, pero será incapaz de hallar la forma de hacerle saber sus sentimientos a Sally, además de sobrellevar emocionalmente sus problemas familiares y escolares.

ER02

“El Arte de Pasar de Todo” es de esas películas con las que te sientes identificado, congenias con el personaje principal y te enamoras de la protagonista. Con cada escena donde aparecía el personaje de Emma, un sentimiento obsesivo de que George lograra enamorar a Sally me invadía hasta la vergüenza. Específicamente, debido a un aura especial que le transmite Emma a su personaje. Sally es de esas muchachas que me hubiese gustado tener como una compañera en el colegio: divertida, ocurrente, visual y musicalmente con onda, coqueta e inteligente… características que me explico gracias a que la actriz, como diría un gran amigo, es “más linda que el sol”. Lógicamente, mi reacción hubiese sido la misma que el personaje de Highmore: un enamoramiento de inmediato y una timidez crónica. De ahí creo que surge mi empatía con el tal George.

Para los que no saben, Emma es hija del actor Eric Roberts y sobrina de la actriz Julia Roberts -quien pese a no ser de mi completo agrado, es imposible olvidarla en “Pretty Woman” (1990)-; y se la puede ver actuando en películas como “Scream 4” (2011), “I’ts Kind of a Funny Story” (2010) y “¿Quién *&$%! son los Miller?” (2013). Es curioso, porque en “I’ts Kind of a Funny Story” hace un papel bastante parecido como Noelle, una chica que está internada en un psiquiátrico, pero el personaje, si bien mantiene una gracia y ternura similar, no tiene la audacia que tiene Sally en “El Arte de Pasar de Todo”. Podríamos decir que es una especie de madurez evolutiva entre los dos personajes. Por lo menos, esa es mi idílica explicación.

ER01

Estoy seguro y creo fervientemente que Emma dará que hablar en el futuro. Con sólo 23 años y con una vasta carrera cinematográfica hasta ahora (con producciones tanto hollywoodenses como independientes), la joven actriz se encamina hacia un promisorio futuro y no tengo ningún problema en decir que estará próximamente a la altura de una Scarlett Johansson o de una Natalie Portman. Por lo menos, en mi pedestal de musas cinéfilas ya lo está.

Película: “El Arte de Pasar de Todo” (The Art of Getting By).
Dirección: Gavin Wiesen.
Elenco: Emma Roberts, Freddie Highmore, Marcus Carl Franklin, Alicia Silverstone, Rita Wilson, Michael Angarano.
Vista en: Diciembre 2013.






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *