CRÍTICA: «Solo Contra Todos» (1998) de Gaspar Noé, todos somos carne

seul-contre-tous-w1280

Francia, 1980. Un carnicero (Philippe Nahon) vive solo con su hija tras ser abandonado por su mujer. Un día la niña tiene su primera regla y corre hasta la carnicería de su padre que, al ver la sangre, cree que la pequeña ha sido violada. El carnicero sale enfurecido de la tienda y acaba agrediendo a un inocente. La niña es internada y él encerrado en prisión.

Un carnicero, un hombre solitario, un pedazo de carne y el filo de un cuchillo. Sangre y carne. Carne y sangre de diferentes cuerpos unidos en la vida y la muerte. «Solo Contra Todos», del director Gaspar Noé, deja impresiones y sensaciones que traspasan la retina y se mantienen en los pensamientos, pero esos que el espectador no comparte con nadie. Gaspar Noé relata una historia cruda, incómoda, arriesgada, pero clara, directa e, incluso, intrigante.

El rencor y rabia que vomita el personaje principal a través de sus pensamientos, fomenta una violencia contra él mismo y el mundo que lo rodea -con su hija, mujer y colegas. Una violencia que se podría denominar como tal desde una perspectiva moral.

Los planos medios, que la mayoría de las veces son cortados, y la utilización del fuera de campo, acompañada del sonido de un disparo, mantienen continuidad en el relato cinematográfico. El paso de una escena a otra, el paso del tiempo y de espacios conjugan en unambiente envolvente que, simplemente, expone y es. No hay espacio para dudas, ni para censuras.

Seul.Contre.Tous.avi_snapshot_00.15.59_[2010.10.12_13.40.31]

Durante toda la película, escuchamos la voz del carnicero criticando su vida, la sociedad, el mundo y sistema actual. Violento para muchos, una realidad para otros. A través de un monólogo interior, el carnicero insulta y demuestra un desagrado hacia todo. Machista, racista y violento. No dice lo que piensa, lo piensa y lo hace. Su violencia llega mucho más lejos de lo que vemos en un film común y corriente, pues es una violencia psicológica y, luego, física. El ambiente y discurso está totalmente pensado por Gaspar Noé, por eso –a pesar del desagradable discurso del carnicero-, la historia y punto de vista es sincero y directo.

Gaspar Noé complementa este monólogo interno con planos medios cortados, que muestran el entrepiernas de la hija del carnicero, planos medios del torso, piernas o primer planos de un plato de carne cruda. La analogía entre la vida y la muerte, la observamos durante todo el largometraje.

Por otro lado, a través del monólogo del carnicero, Noé rompe los cánones comunes de la moralidad, la religión y la estructura social; y, propone una interesante estética que apoya su discurso.

——————————————————————————————————————————————————–
7-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
Francia, 1998, 88 min.
Título Original: “Seul contre tous″.
Director: Gaspar Noé.
Guión: Gaspar Noé.
Reparto: Philippe Nahon, Blandine Lenoir, Frankie Pain, Martine Audrain, Jean-Francois Rauger.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *