CRÍTICA: “American Hustle” (2013) de David O. Russell, crimen organizado al borde de la sátira

american_hustle_ver6_xlg

Estado de Nueva York, años setenta. Irving Rosenfeld (Christian Bale), un brillante estafador, y su inteligente y seductora compañera Sydney Prosser (Amy Adams) se ven obligados a trabajar para un tempestuoso agente del FBI, Richie DiMaso (Bradley Cooper), que sin querer los arrastra al peligroso mundo de la política y la mafia de Nueva Jersey.

¿Cuándo un crimen debe ser tomado en serio en el cine? Esa fina línea entre lo satírico y lo realista ha sido cruzada infinidades de veces, pero tengo pocos recuerdos de ellos. Pareciera que realizar una película memorable sobre el tema es imposible. Siempre falta algún elemento necesario para que la película pueda ser considerada como un filme completo. Es difícil no catalogar a “American Hustle” de película “completa”; lo interesante es que nunca es innovadora. Está basada en un excelente guión y dirigida por un talentoso cineasta. Pero más que eso, la película convierte una historia de mafiosos y crímenes en una propuesta dramática/cómica que no estamos acostumbrados a ver. Insisto, no es innovadora, pero sí es refrescante y distinta a lo habitual.

ah

“American Hustle” va sobre un hombre que siempre ha ganado dinero por medio de la estafa. Su bajo perfil le permite mantener esta práctica por mucho tiempo. Un día conoce a una hermosa mujer que se convierte en su compañera de crimen y amante. Pero cuando es descubierto por una agencia gubernamental, este hombre es chantajeado. Debe entrar en las cúpulas de la política y lograr que algunos personajes bastante cuestionables sean sobornados con la ayuda de uno de los pocos políticos que parecen ser honesto. El desastre en la conspiración se hace presente de forma casi inmediata cuando la esposa real del estafador mueve las bases, nace un romance entre estafadora y policía, y el peligro inunda la operación que parecía ser inofensiva.

A medida que transcurría “American Hustle”, no podía dejar de pensar en el alto umbral de su guión. Apunta a tantas subtramas que es difícil entender cómo el director goza de tanto control. Curioso es que en medio de la práctica, el personaje más importante se convierta en un secundario en ocasiones (Irving Rosenfeld en manos de Christian Bale); es imposible dejar de buscarlo justo cuando la película resuelve su punto más crucial. Irving se mantiene simplemente observando y, con esto, se mantiene presente, pero no domina. En cambio, el director enfoca la contraparte femenina en manos de Sydney/Edith (Amy Adams), y así decide explotar el personaje y mostrar el arcoiris dramático de la película. Los personajes secundarios se mantienen al borde de ser primarios y, por esto, “American Hustle” se convierte en la propuesta interesante que ha sido en materia de premios. Piensen si Jennifer Lawrence y Bradley Cooper son realmente secundarios y ahí verán la trampa.

3022901-poster-p-1-from-perms-to-toupees-how-seventies-style-big-hair-defines-american-hustle-characters

Con su manejo sutil de la sátira perfilada en un hecho supuestamente real, nos sorprende. La cinta se aleja de lo histriónico que podría conllevar la situación y se aleja de cualquier subgénero de comedia. Es trágica en esencia de su historia, pero realmente graciosa en ejecución. David O. Russell filma con el mismo lente de “Silver Linings Playbook” (2012) y resuelve la historia de personajes que no merecen ser malos, sólo se les pinta como tal, y terminan siendo “perdonados” por lo bueno de algunas acciones. Es una técnica absolutamente extraordinaria para hacer cine diferente y una que queremos seguir viendo si tan solo se sigue apuntando a las historias correctas.

No es un secreto que “American Hustle” podría llegar a ser uno de los mejores filmes del año, pero ¿es realmente un filme importante? No puedo dejar de exclamar que es una película sobrevalorada, pero hoy, todo en Hollywood parece ser así. Parece que es una costumbre premiar a lo que ya se premió porque simplemente sigue una corriente similar (peor aún es valorar con premios de consolación por haber completado una saga a lo “Lord of the Rings”, pero eso es otro tema). Me atrevo a decir que quien afirma que “American Hustle” debe ganar un premio Oscar por mejor película está equivocado (o incluso peor, que Jennifer Lawrence merece un Oscar). Bienvenidos sean los insultos.

——————————————————————————————————————————————————–
8-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2013, 138 min.
Título Original: “American Hustle”.
Director: David O. Russell.
Guion: Eric Singer y David O. Russell.
Reparto: Christian Bale, Amy Adams, Bradley Cooper, Jennifer Lawrence, Jeremy Renner, Louis C.K., Michael Peña, Jack Huston, Alessandro Nivola, Shea Whigham, Paul Herman, Elisabeth Röhm, Robert De Niro.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *