BSO: Especial grandes personajes

GrandesPersonajes-mini

A lo largo de la historia, el cine nos presenta una amplia variedad de personajes, pero algunos, ya sean héroes o villanos, quedan en nuestra retina debido a alguna particular música de fondo, esa que tarareamos sin querer al recordarlos. A continuación, algunos ejemplos de los que llamaremos “Melodías con cara”:

Hagamos un ejercicio, el próximo soundtrack descárguelo y escúchelo mientras realiza una actividad física. ¿Se le viene a la mente Sylvester Stallone? ¿O quizás el nombre de Rocky? Ahora, no se sienta ridículo, desde los años 80’s miles de personas han usado este particular recurso para darse ánimo y bajar esos kilitos de más antes del verano. Todos lo hemos hecho, algunos hasta han bajado la discografía completa, lo reconozco.

“Eye of the tiger” o “El ojo del tigre” es tan sólo uno de los temas que componen la historia de este particular boxeador ganador de un Oscar de la Academia. Pocos buscarían la canción por el nombre del grupo, Survivor, quienes cantan este famoso tema pero, ¿no es más fácil colocar “Rocky Theme” en YouTube?

Son los años 70’s y un joven John Travolta camina por las calles de New Jersey con el peinado de la época y al ritmo de cada paso que da, y ya todos lo sabemos, es el rey de los sábados por la noche. El representante de la fiebre de Tony Manero, popular enlace que nos lleva a los famosos Bee Gees en una de sus temas más conocidos: “Staying Alive”. ¿Alguna duda?

Fue inevitable no pensar en mi familia paterna cuando el otro día, desde mi pieza escuché en la televisión la música del compositor italiano Nino Rota. “Te haré una oferta que no podrás rechazar”, sonaba la voz de Marlon Brando. En ese momento, comprendí por qué esta historia de Mario Puzo, dirigida magistralmente por Francis Ford Coppola, es el único poster que mantengo en mi pieza.

Es esa melodía la que nos transporta a Sicilia, a ese pequeño pueblo italiano de donde proviene la familia Corleone, esa que quedó tan grabada en la mente de todos. Una historia cruel de venganzas y traiciones familiares, personificadas por el cada vez más maquiavélico Michael Corleone, en manos de un brillante Al Pacino y respaldado por un gran Marlon Brando.

Se hace inevitable relacionar esta historia con su música, sus personajes y su trama. Es la música de “The Godfather”, el ringtone que avisa cuando un familiar me llama, esa trilogía que marcó el cine y arrasó en los premios Oscar. Es lo que escuchamos cuando pensamos en el nacimiento de Al Pacino, cuando recordamos el gran cine y cuando revivimos al fallecido Marlon Brando en su mejor rol: Don Vito Corleone.

Mucho antes del 21 de diciembre del 2012, décadas antes de «Matrix», mucho antes de que Arnold Schwarzenneger se transformara en Gobernador de California, existió una cinta apocalíptica llamada “Terminator”, donde un robot del futuro llegaba a matar a la familia Connor. El fin del mundo, la máquina contra el ser humano y una inolvidable Sarah Connor (Linda Hamilton) como representante de la líder fuerte femenina capaz de entrenar a su único hijo, John.

Hasta en la última secuela “Terminator: Salvation”, con música compuesta por Danny Elfman, tuvieron que recurrir a ese sonido metálico y orquestado proveniente de la triada James Cameron/Arnold Schwarzenneger/Brad Fiedel. ¿Quién es Brad Fiedel? El compositor de la música de las primeras dos cintas, quien, lejos de estereotiparla como una película sólo de acción, le dio al sonido el corte dramático que requería una cinta con tantos matices.

Cabe destacar que lo instrumental no es lo único que logró identificar a «Terminator». “You Could be Mine” de los legendarios Guns n´ Roses y “Bad to the Bone” de George Thorogood hicieron lo suyo en plasmar sus canciones dentro de la idiosincrasia misma del cinéfilo -y los no tanto- en un ambiente de chaquetas de cuero, lentes oscuros, motos, armas y pesadillas apocalípticas que repetían las frases históricas: “I´ll be back” o “Hasta la vista, baby”.

Somos la generación que lloramos con el tema “It´s over Goodbye” de Brad Fiedel, en ese momento de la segunda entrega cuando el T1000 se despide de un joven John Connor hundiéndose en la lava. El robot entendiendo a los humanos. Cultura única de los 90’s, de ahí somos.

Destruido por la guerra, abandonado por su país y resignado a un presente ¿en paz?, fue la presentación que recibimos de John Rambo. Los más sensibles pasamos por encima de las balas y nos pudimos situar en el drama del veterano de guerra. Jerry Goldsmith fue uno de ellos, captó el dolor de un personaje indestructible inmerso en un tiroteo sin fin e inmerso aún en la guerra.

Es el tormento de un hombre que se siente traicionado por su propio país, y que debe defenderlo, una y otra vez, durante 4 películas. Nuevamente Stallone es el héroe de acción con un grado importante de profundidad que no se ve ahora en otros personajes.

Goldsmith capta la tristeza con un sonido impecable basado en música patriota y un drama interminable de agonía que nos recuerda sólo un nombre, altamente estereotipado como guerrero experto. Mucho antes de Chuck Norris, estuvo y perduró Rambo. Grande Jerry Goldsmith, amén por Stallone.

Los viajes en el tiempo y los autos voladores fueron posibles. La trilogía “Volver al Futuro” tuvo su inolvidable banda sonora compuesta por Alan Silvestri durante las tres cintas. El Delorean volador jamás habría sido más grandioso sin las maravillosas complicaciones que tenían en su trama los personajes de Michael J. Fox y Christopher Lloyd.

La película favorita de muchos, la música que aún se escucha en parodias y en el inconsciente colectivo de la humanidad. Alan Silvestri simplemente lo hizo, logró viajar en el tiempo junto al recuerdo de esta cinta. Transformó el sonido en un ícono de la época, de la línea temporal de la historia del cine y volvió al futuro todas las veces que quiso.


 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *