BSO: “Qué Pena tu Vida” (2010) / “Qué Pena tu Boda” (2011)

MV5BMTY2ODUyNjM5NV5BMl5BanBnXkFtZTcwMTY0NTM0Ng@@._V1._SX640_SY360_

“Qué pena mi vida” suena en la voz del mismo Ariel Levy, vocalista del grupo Don Nadie y actor principal de la ahora trilogía “Qué Pena tu Vida”. ¿La escena? El mismo actor auto-eliminándose de Facebook, luego en una bicicleta, botella en mano, perdido sin rumbo y gritándole a toda boca a un cartel, donde aparece su ex novia: “Te odio puta culiá, me cagaste la vida conchetumadre!”. Ahora un clásico de la comedia romántica en Chile, el alma de la cinta.

Nicolás López nos presenta la historia de Javier, un tipo que se encuentra al borde de una crisis al separarse de su novia. A partir de ahí, las aventuras (o desventuras) y los distintos personajes transforman la decadencia en una cuota de humor que logra identificar a una generación entera dependiente de las redes sociales, las relaciones tortuosas, anti-soledad e incluso algo, un poquito, seudo hipster. El amor en los tiempos de Facebook.

“Me gustaba escucharla cantar” de Manu Riveiro, es el himno que complementa el sonido instrumental tanto de la primera como la segunda parte, es la música que nos resuena en la mente al salir de la sala de cine y la que tarareamos sin querer cuando recordamos la película. Cuando nos identificamos con la desgracia y dicha del personaje principal.

1381469

El resto de las canciones presentes en esta película vuelve a unir a Nicolás López con el grupo chileno Casino con sus canciones magistrales “Cami” y “Volcanes” (trabajaron antes en el 2004 en “Promedio Rojo”). Además, se incluyen el grupo Efectos Especiales y los prometedores Astro. Deplasticoverde hace lo suyo con “Todo el tiempo” marcando la emoción en una cinta que promueve el paisaje de la capital chilena, su cultura, su música, su bohemia. Niña con Frenillos con su canción “Kudai” funciona, pero en el trailer.

Los fanáticos de otros grupos deberán disculparme, pero quien se roba los sonidos en la cinta es Yael Meyer. Esta artista, marca con “Tea for two”,Tiny Nose” y “Favorite Two” el tono de la historia y nos conquista desde el trailer. Gracias a ella está en la categoría de comedia romántica, refrescante, un producto nuevo, único y ¿chileno?

En fin, Picnic Kabun, y “20pobre” se transforman en una sola palabra cuando el personaje Javier se lanza a la vida. De alguna forma, funciona.

sample16

No existe primera sin segunda, y ahora sabemos que tampoco existe segunda sin tercera. “Qué Pena tu Boda” es la mitosis natural de su primera parte, incluso en su música y sonidos. Un nuevo aporte al cine chileno con música extranjera tan propio de López. Eso sí, cabe destacar que en esta segunda patita abunda más el instrumental transformando a Manu Riveiro en protagonista.

La historia ya no se centra solo en la desgracia del personaje, sino también en las caricaturas que lo rodean, conformando el humor y descentralizando la historia aportando una buena cuota refrescante. Esta vez, es Ángela la protagonista del drama y víctima de la trama, acompañada del tema “Adivinanzas” de Deplasticoverde, logra provocar en el espectador la angustia de la mujer apartada, dejada de lado, engañada y olvidada.

En esta ocasión, Niña con Frenillos y Yael Meyer pasan de largo, desapercibidas por el espectador y el público que pertenece al mundo del Bar Constitución, Barrio Lastarria o Bar Loreto se quedan con el gusto a poco.

63022

Nicolás López no anotó bien, ya que insiste con “Sudamerican Rockers” de Tunacola, pero acierta con “Mueve, mueve dance redub” del mismo grupo, marcando una fiesta que contrasta con el drama profundo y novelístico. Completamente bipolar, excéntricamente descompuesta y absurdamente alargada, pero extrañamente a la altura de su primera parte.

Las desventuras de Javier y Ángela, este verano llegarán a su fin en “Qué Pena tu Familia”, donde nuevamente Nicolás López podrá deslumbrarnos con un soundtrack cargado culturalmente a una generación en particular, marcado por la irrupción de la música en inglés en lo chileno y la comedia romántica. Se agradecen las risas.



 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *