Desde la cruda realidad: Entrevista exclusiva a Pablo Trapero, director de «Elefante Blanco» (2012)

trapero

En el marco del FICIANT 2012, mientras nos dirigíamos a la ceremonia de premiación del Festival, recibí un llamado de parte de la producción informándome que Pablo Trapero -el exitoso director argentino culpable de dirigir cintas como “Mundo Grúa”, “El Bonaerense”, “Leonera” y “Carancho”– estaría en su hotel esperándonos para una entrevista antes de presentar en persona el estreno en Chile de “Elefante Blanco”, su última película. El nerviosismo fue de inmediato. La idea de entrevistarlo había nacido apenas supimos que vendría al Festival, y cuando se lo planteamos a la producción, nos advirtieron que las posibilidades eran pocas debido a su apretada agenda. Así, habíamos desechado la idea por completo; sin embargo, ahora teníamos el pase libre y debíamos retomar todo de nuevo. Entre el Director y la Asesora de Imagen de El Otro Cine logramos formular algunas preguntas en unos pocos minutos. Lo principal era no quitarle demasiado tiempo, sabíamos que primaba el cansancio y el ajustado horario del célebre director trasandino. A continuación, les dejamos la conversación que tuvimos con él en el lobby del Hotel Antofagasta, ojalá la disfruten tanto como nosotros el hacerla.

EOC: La mayoría de tus películas son thrillers, con tramas policiales y personajes crudos donde, de un momento a otro, gatilla un incidente que les cambia la vida en 180°, ¿cómo nacen esas películas?

PT: Mirá, de distintas maneras, pero en general, es un trabajo de investigación. Comienza principalmente con cosas cotidianas, no es que todo el tiempo estoy viendo donde puede estar una película; mientras van pasando cosas, voy tomando notas de lo que me llama la atención -una situación, un momento o evento de algo-, y de ello puede ser que nazca una película o una escena o lo que fuese. De alguna manera, por adición o la suma de estas distintas cosas que van apareciendo, la película va dando forma, hasta que se convierte en un tema y en una historia; después, finalmente, de acuerdo a la historia, viene un proceso más formal. Por ejemplo, en “Leonera” fueron varias cosas que se fueron sumando: la existencia de estas cárceles para madres con sus chicos, tenía ganas de hacer una historia de amor con carácter trágico -como el inicio de la película-, también tenía ganas de trabajar con Martina (Gusmán) en un personaje protagónico con estos cambios dramáticos… bueno, todo eso fue dando forma al germen de Leonera; después cuando ves la película de una mujer que, luego de una situación confusa, queda acusada de un crimen y va a la cárcel y allí descubre que está embarazada, empieza un trabajo más formal de investigación del guión. Ninguna película comienza de un momento para otro, a lo largo del tiempo, se van sumando pedacitos y eso, en un momento, me doy cuenta que puede ser una película.

EOC: En tus últimas películas has trabajado con nombres recurrentes, de hecho, tus últimos guiones han sido escritos por las mismas personas ¿tienes un equipo formado o es sólo algo fortuito?

P.T: La verdad que no, ha variado. En algunas películas fueron tres los guionistas, en algunas fui solo, en otra tuve un co-guionista, en otra estuve solo pero trabajando con un supervisor. Voy cambiando. Por ejemplo, en las últimas tres películas sí, fue un tema más o menos parecido. En general, hay tres o cuatro de mis colaboradores que son los mismos de la época de la Escuela de Cine con los que hacía los cortos, y que hoy son tipos muy conocidos, hacen trabajos para muchas cintas y que igual nos conocemos de toda la vida. En algunas películas coinciden las fechas para trabajar juntos. Nos ha pasado con el fotógrafo -que hemos hecho muchos trabajos juntos-, que hay algunas películas que no hemos podido hacer por distintas razones, pero sí, está la tranquilidad que al tener un equipo puedes confiarte en distintos roles, también te animás a tomar riesgos nuevos cada vez porque sentís que la gente alrededor puede entender tu forma de trabajo; pero también es muy importante cambiar y no quedarse siempre con aquella tranquilidad.

EOC: Con FICIANT 2012 se estrena “Elefante Blanco” en Chile ¿cuáles son tus expectativas de ello?

P.T: Bueno, siempre la misma, no importa dónde: ver el impacto de la gente cuando la ve y ver cómo dialoga la película con el público de acá. Lo lindo justamente es que me siento afortunado porque mis películas han viajado mucho. Desde mi primera película hasta hoy, todas se han estrenado en festivales y todas se han estrenado comercialmente fuera de Argentina. En distinta medida han tenido un reconocimiento importante en el circuito comercial pero siempre es lindo ese feedback con las distintas audiencias.

trapero1

EOC: ¿Qué piensas del éxito que ha tenido “Elefante Blanco” tanto en Argentina como en el extranjero (Cannes por ejemplo)?

P.T: Mirá, la verdad que no lo esperaba en la medida en que fue. En Argentina la vieron casi 700.000 espectadores y fue la película más vista de las que hice yo. Fue además la película más vista del año y está dentro de las 10 películas con más público dentro de los estrenos del año. Fue una sorpresa para mí y para todo el mundo; por lo tanto, me alegra que estas sorpresas sigan pasando. Igual es una película muy especial, de mucha intensidad. En general siempre los distribuidores y productores te recomiendan ir por un camino diferente al que fue “Elefante Blanco” y ver que la gente igual se anime, te acompañe y que la hayan aceptado tan socialmente, es muy estimulante. Me siento afortunado. Y especialmente este año en Cannes fue un año especial, porque es mi cuarta película que va al Festival; en ese sentido, te diría que hay una quinta película que también estuvo en Cannes este año que se llama “Siete Días en La Habana”; es una película realizada por siete directores que hablan de lo que sucede en La Habana un día en especial y coincidió que también fue seleccionada en Cannes. En ese sentido, fue un año especial, doblemente bueno porque no sólo fue una película mía elegida por el Festival, sino que -en este caso- una película y media o dos elegidas con poquitos días de diferencia.

EOC: ¿Cuál es tu opinión con respecto al Nuevo Cine Argentino (Juan José Campanella, Lucrecia Martel, Lisandro Alonso, Pablo Trapero)?

P.T: Mirá, en realidad hace tantos años ya que se viene hablando de Nuevo Cine Argentino que ya es medio viejo (risas). Es el Nuevo Cine Argentino hace ya más de diez años. Pero por alguna razón -que todavía no entiendo bien-, se le sigue llamando así a algo que ya tiene bastantes años. Y por otro lado, nunca empezó porque un grupo de directores nos reunimos y dijimos “bueno, ahora vamos a hacer el nuevo cine argentino”. En realidad siempre fue una definición que ocurrió después de cuando hicimos las películas. El tema surgió por lo que hicieron nuestras cintas. Hicimos una serie de películas y un montón de gente empezó a darle esa definición. Yo siento que, desde esa época hasta hoy, han pasado muchas cosas lindas, muchos cambios; se han hecho películas muy diversas y muy curiosas también, hay películas muy extremas, también clásicas pero igualmente muy interesantes que logran dialogar con distintos géneros, que logran dialogar con un relato más clásico pero con una propuesta estética más arriesgada, hay películas documentales, hay películas de ficción, hay películas de mucho presupuesto, otras con nada de presupuesto… osea no sé si “El Nuevo Cine Argentino” se puede definir particularmente del punto de vista estético, pero para mí puede hablarse de una etapa muy efervescente en Argentina, de mucha curiosidad de los que hacemos las películas y también del público, porque, como te decía con “Elefante Blanco” o lo mismo que pasó con “Mundo Grúa”, por tomar los dos extremos –mi primera y última película-, hubo mucho público diferente pero que las quiere ver, y eso es muy estimulante para mí como realizador. Y de vuelta, lo mismo que decía antes, me siento afortunado, contento y estimulado al saber que hay gente que espera estas películas, y muchas veces puede resultar frustrante realizar todo el esfuerzo que significa hacer una cinta y después no pasa nada; y pasa muy seguido, que muchas películas quedan perdidas y no logran encontrar su espacio. Creo también que parte de lo que pasó en los últimos años, derivó en una nueva relación entre las películas y el público, que si bien siempre podría ser mejor y siempre estás pensando en cosas para mejorar, siento que últimamente hay una aceptación mejor del público argentino por el cine argentino. Los últimos años, de todo el 100% de público que va al cine, entre el 15% y el 20% de los espectadores fueron a ver cine argentino. Un número bastante importante. Obviamente también depende del año, de las películas… depende de muchas cosas. Lo que quiero decir, es que eso también es bastante nuevo, la gente miraba con bastante desconfianza el cine nacional, ahora la gente entiende un poquito más. Falta mucho para que sea ideal, pero igual es mejor que hace algunos años.

EOC: ¿Conoces Cine Chileno?

P.T: Conozco varios directores, he visto varias películas. Siento que en los últimos años ha pasado algo en común a lo que estábamos viviendo hace 15 años atrás en la Argentina, como una nueva manera de hablar, de discutir del cine o hacer las películas. Me da la impresión de que hay una camada y una diversidad interesante en el Cine Chileno durante los últimos años.

trapero2

EOC: ¿Cuáles son tus referentes? ¿Tienes algún director favorito o película favorita?

P.T: Tengo un montón de referentes, un montón de directores y un montón de películas (risas). En general, directores muy clásicos, nada original: Fellini, Chaplin, Ford, Hitchcock. Los clásicos fueron grandes vanguardistas y ahora son clásicos.

EOC: ¿Qué es lo que te ha llamado últimamente la atención con respecto al cine?

También te daría una lista muy larga… veo mucho cine. En general, trato de ver cine en salas de cine. De hecho, después de presentar mi película en un rato más, tengo pensado ver una película acá. Trato de ver cine en las salas comerciales o en mi casa donde tengo una pequeña salita y un proyector. Después, cuando puedo ir a festivales y me invitan de jurado, puedo ver tres o cuatro películas en un día. Por ejemplo, este año fui jurado en Venecia, en la competencia y vi películas muy buenas; también fui jurado en Londres y fue un festival muy lindo, vi buenas películas: la última de Paul Thomas Anderson (“The Master”) y también la de Pablo Larraín (“No”).

EOC: ¿Algún proyecto futuro que nos puedas adelantar?

P.T: Hay un proyecto que en realidad se parece un poco a “Siete Días en La Habana”, en el sentido que no es un proyecto netamente personal para hacerlo en Argentina, si no que es un proyecto que viene de afuera. Tal como “Siete Días…” que fue un proyecto de producción francesa y española filmada en Cuba, donde éramos siete directores de lugares distintos. Fue muy interesante y estimulante, fue precisamente la oportunidad de experimentar con otras reglas, con otro equipo y con otra gente. Hace un tiempo que me invitaron a participar en la película pero hace poco se hizo oficial mi participación en ella. El proyecto se llama “Six Suspects”, está basada en una novela del escritor de “¿Quién Quiere Ser Millonario?” (Vikas Swarup) y es una película con producción británica. Me han invitado a dirigirla y la verdad es que estoy muy entusiasmado, ya que es una experiencia extrema para mí. Se filma todo en India, se produce desde Inglaterra y la dirijo yo con un casting norteamericano. Es una mezcla muy extraña realmente pero, por lo mismo, estoy muy entusiasmado. Si buscan información encontrarán datos más precisos, los productores publicaron información por la red. Y en paralelo, estoy preparando una película para hacer en la Argentina, que, de acuerdo a las fechas que se confirme este proyecto, será antes o después de “Six Suspects”.

Agradecimientos especiales a Andrea y Claudia de Plaza Espectáculos.






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *