CRÍTICA: «Waking Life» (2001) de Richard Linklater, buscando respuestas a la vida

waking-life

“¡Y sólo despierta!”. Esa es la frase con la que se puede resumir «Waking Life» (“Despertando a la vida”), dirigida por Richard Linklater, director de películas tales como «Fast Food Nation» y «School of Rock», entre otras. El film es un claro ejemplo del existencialismo llevado al mundo cinematográfico.

En el transcurso de la cinta, cada escena busca, de alguna u otra forma, dar una respuesta a la vida, invitándonos a reflexionar sobre diversos aspectos de ella, como por ejemplo: ¿en qué consiste? ¿para qué existimos? ¿qué hacemos? ¿por qué la vida es cómo es? ¿es acaso un sueño? ¿todo es real? ¿“vivimos”? ¿podemos hacer lo que deseamos? ¿somos libres? Es así como podemos encontrar un sinfín de preguntas más que pueden desprenderse del film; interrogantes que incluso la filosofía y las artes han buscado respuesta a través de la historia, tal como lo indica la cinta en cada uno de sus discursos.

Waking-Life-3

La historia es simple, pero no por eso menos interesante, al contrario; “Despertando a la vida” es una de esas películas que no deben faltar en nuestra colección, debido al valioso mensaje que entrega a los espectadores. El argumento de la cinta nos muestra a un joven (interpretado por Wiley Wiggins) que vive en un sueño constante, conociendo y encontrando a diversos personajes, ya sean existencialistas, pensadores o filósofos, quienes llevan al protagonista a cuestionarse si vive o simplemente está soñando.

Las escenas no se relacionan entre sí, tampoco se aprecia un orden lógico de los acontecimientos -como en «Coffee and Cigarettes» (2003) de Jim Jarmusch-; el largometraje está basado en conversaciones y monólogos que cuestionan situaciones de la vida, y la vida en sí, sin dejar de lado los temas políticos, críticas al sistema, la humanidad y la cinematografía de Bazin, que también está presente en el transcurso de la historia.

Filmado bajo la técnica de la rotoscopia (que superpone dos imágenes y reconvierte la imagen real en animación), la puesta en escena del film se hace exquisita y acorde al sueño constante vivido por el protagonista, ya que el fondo siempre está en movimiento y muchas escenas se dividen entre lo real y el dibujo, entregándonos esa sensación de vivir un sueño y no el mundo real siempre estático y apagado.

avant-garde-12-copy

Con un desfile de múltiples personajes, destacan las apariciones del director Steven Soderbergh («Sex, Lies and Videotapes», «Traffic», entre otros); el controversial presentador radial y documentalista estadounidense Alex Jones («EndGame: Blueprint for Global Enslavement», «Terrorstorm», «The Obama Deception», «Fall of The Republic», etc.) y la aparición del mismo Richard Linklater.

Estos y otros personajes dan vida a una de las cintas -a mi modo de ver- más interesantes, llamativas y pensantes dentro de la historia cinematográfica, debido a su argumento, lo que pretende reflejar, la forma de filmarse (ocupando un recurso muy acorde a su guión) y por sus temáticas tratadas.

¡Y sólo despierta!…

——————————————————————————————————————————————————–
9-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2001, 97 min.
Título Original: “Waking Life″.
Director: Richard Linklater.
Guion: Richard Linklater.
Reparto: Ethan Hawke, Julie Delpy, Wiley Wiggins, Trevor Jack Brooks, Timothy Speed Levitch, Glover Gill, Laura Hicks, David Sosa, Alex Jones.

——————————————————————————————————————————————————–





CRÍTICA: «Waking Life» (2001) de Richard Linklater, buscando respuestas a la vida

  1. Pura Vida!, Leo tu comentario publicad en el 2012 y comparto cada una de las palabras que decìs. Sobre todo el ùltimo pàrrafo que cierra algo evidente: que la pelìcula la has visto mas de una vez y que te ha dejadpo inquietudes que suelen fomentar nuestra propia inventiva de vida. En mi caso, desde que la vì en el 2003 la he proyectado en cuanto lugar he podido. En Nicaragua y Costa Rica, aquì en Argentina, en casas de amigos, centros culturales, en computadoras. Pienso que abre el juego a ciertos destellos de conciencia casi inalcanzables a veces.
    Dentro del auto Alex Jones dice por megàfono: «Vamos a levantarnos, a ser seres humanos, a luchar por las cosas que importan , la creatividad y el espìritu humano dinàmico, que se niega a ser sometido». Felizmente, momentos asì se suceden en toda la cinta.
    Gracias por tu crònica, Buenos caminos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *