CINERATURA: «El Tercer Hombre» (1950) de Graham Greene

ETH01

Hablar de Graham Greene es hablar de uno de los mejores novelistas ingleses del siglo pasado; y hablar de “El Tercer Hombre”, su novela más popular, es hablar de uno de los mejores thrillers cinematográficos que se hayan filmado, esto gracias a la dirección de Carol Reed y a la genial interpretación de Orson Welles como Harry Lime.

Escrita precisamente para llevarla a la pantalla grande, “El Tercer Hombre” nació debido a que Alexander Korda –productor de la cinta- le pidió al propio Greene realizar el guión de una película. Sin embargo, debido a que Greene argumentaba no poder escribir un guión sin previamente escribir un relato, nace esta novela corta catalogada por la crítica como la mejor aportación británica a la historia del cine.

Ambientada algunos años después de la Segunda Guerra Mundial, “El Tercer Hombre” narra la llegada a Viena de Rollo Martins, un escritor de novelas baratas del oeste, quien visita por un asunto de trabajo a su mejor amigo Harry Lime; sin embargo, el mismo día que Rollo arriba a la ciudad, se entera de la muerte de Harry al ser atropellado por un coche días atrás. Ante una serie de datos contradictorios y la sospecha de la policía acerca de Harry envuelto en el tráfico de penicilina adulterada, Rollo decide investigar lo sucedido, lo que traerá como consecuencia una historia llena de traiciones, intrigas y asesinatos dentro del frío escenario de la Viena de post-guerra.

ETH04

Aunque fuese una novela escrita para convertirse en el propio guión de la cinta, existen algunas diferencias notorias entre uno y otro género artístico, que el propio Greene advierte que fueron por razones superficiales, como es el caso de elecciones de estrellas norteamericanas en vez de inglesas.

La primera diferencia del libro con la cinta, es el nombre del protagonista. En el film, Rollo Martins se llama Holly Martins; esto debido a que el propio actor –Joseph Cotten– puso reparos al nombre de su personaje, explicando que el nombre original, al parecer, podría tener implicaciones homosexuales al oído del público norteamericano. Por lo que Greene, que deseaba que el nombre de Martins fuese absurdo, se decidió por este último.

Otra diferencia ocurre con el secuestro de Anna por parte de los rusos. En la cinta se eliminó esta secuencia debido a que no encajaba en el guión y podía convertir la película en un film de propaganda; aún cuando este incidente era bastante verosímil en la Viena de aquellos tiempos.

ETH03

Sin embargo, la diferencia más notoria ocurre con el final de la trama. Mientras que Greene aseguraba que una película de ese corte no podía soportar el peso de un final desgraciado, Reed pensaba que un final como el de la novela podría resultar un tanto cínico para el espectador. Afortunadamente, Reed no se equivocó. El final de la cinta es mucho mejor que el de la novela; incluso, me atrevería a asegurar que la versión cinematográfica opaca a su homónimo literario. Un ejemplo claro de esto, es la secuencia de la persecución por las cloacas. Esta secuencia, que en el libro se define en seis páginas, en la cinta toma alrededor de quince minutos, y es donde el director condensa todo el espíritu del film, armando una de las persecuciones más memorables en toda la historia del cine, gracias a su ambientación, dirección de fotografía y posterior montaje.

Por último, cabe señalar que si bien “El Tercer Hombre” no es la mejor historia de Greene, es un fiel representante del universo literario del escritor, dando pie a una de los más grandes hitos cinematográficos que se tenga memoria. Un extraño caso donde lo visual y lo sonoro narra de mejor manera lo escrito en prosa, pero que, de todas formas, convierten esta historia en un clásico de la literatura y el cine.


Libro: «El Tercer Hombre» (The Third Man).
Autor: Graham Greene.
Año: 1950.


 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *