CRÍTICA: “Rise of the Planet of the Apes” (2011) de Rupert Wyatt, la manada de Wyatt is home

Apes-Old-Caesar

Aunque la 20th Centruy Fox, productora del film, la presentó como una precuela de la cinta de 1968 dirigida por Franklin J. Schaffner, su propio director señaló que corresponde a una nueva franquicia, por lo que prefiero entenderla como tal. “Rise of the Planet of the Apes” es, a la fecha, una de las cintas más taquilleras y con mayor recaudación en los EEUU desde su estreno la semana recién pasada. Dirigida por Rupert Wyatt (“The Escapist”, 2008), esta nueva visión de la rebelión de los simios se desapega de la novela de Pierre Boulle para ubicarnos en el presente, a través de una adaptación contemporánea basada principalmente en la tecnología y la experimentación con animales.

Will Rodman (James Franco) es un científico que trabaja desde hace años en la creación de un virus artificial que pretende acabar con el alzheimer, experimentándolo en simios, motivado por la enfermedad que padece su padre (John Lithgow) desde hace varios años. Tras un violento incidente en el laboratorio, el proyecto es cancelado y Will logra rescatar a un pequeño chimpancé del sacrificio, Cesar (Andy Serkis), llevándolo consigo a vivir a su casa. Tras el paso de los años, el pequeño Caesar comienza a crecer y evolucionar de manera rápida y progresiva, al punto de alcanzar un nivel de raciocinio y emocional casi total, lo que ocasiona que deba ser internado en un albergue especial para simios, tras un nuevo confuso incidente.

rise-of-the-planet-of-the-apes-1024

De aquí en adelante, comenzamos a vivir una experiencia visual poco antes vista en la industria del cine. Empleando la misma tecnología utilizada por James Cameron en “Avatar” para la interpretación física y actoral de los simios (Performance Capture), somos testigos de la evolución de Caesar y su capacidad para liderar y hacerle frente a la estupidez humana. Durante la primera mitad, se nos presentan a los personajes y el sugerente y consistente argumento que, aunque lógico, es rápido y efectivo: la manipulación genética que termina por ocasionar efectos colaterales, lo que difiere bastante de lo planteado en la cinta original, en donde la sublevación y la dominación de los simios respondía más bien a un camino alternativo tras la destrucción masiva del planeta y la especie humana por conflictos bélicos.

De allí en adelante, somos testigos de grandes escenas de acción y con un alto grado de emotividad, principalmente por la complicidad que el espectador puede alcanzar con Caesar, la estrella absoluta de la cinta y que termina robándose todas las miradas, gracias a un trabajo sencillamente excepcional de Andy Serkis (Gollum de “El Señor de los Anillos”), el hombre tras el tecnológico traje del simio en el set de filmación, quien lo interpreta tanto física como emocionalmente. Es tal el protagonismo de Cesar que tanto James Franco (“127 Hours”) como Freida Pinto (“Slumdog Millionaire”), pasan a ser absolutamente secundarios (esta última casi como cliché impuesto de superproducción), en otro de los méritos de Wyatt y su trabajo al elaborar un film en función única y exclusivamente en torno a este personaje que, sin diálogos, conmueve y enfurece.

caesarrevolution

Efectos especiales al servicio de la interpretación y no de la explosividad técnica. El director no abusa de planos 3D ni de esas incomprensibles secuencias que sólo queremos que finalicen porque el dolor de cabeza es más grande (el gran secreto de Michael Bay con la saga “Transformers”, donde en ninguna película pudimos ser testigos de una transformación por culpa de esa maldita y estresante cámara dinámica). Por el contrario, los diálogos son creíbles, efectos precisos y una historia que, si bien, está pensada para un público masivo con un desarrollo demasiado lineal y efectista, no deja de abordar los temas esenciales imprimidos en la novela, como la deshumanización, la intolerancia, el egoísmo con la naturaleza y, cómo no, el poder y su abuso, en este caso, en manos del progreso de la ciencia.

Para los amantes de la ciencia ficción, la novela de Boulle y la cinta de 1968, probablemente ésta sea una cinta que jamás debió hacerse (y evito hablar del remake de Tim Burton del 2001 porque la decepción es de principio a fin) ya que escapa de la esencia del clásico. Por más que esto sea cierto, y con todos los ingredientes de blockbuster, “El Planeta de los Simios: (R)Evolución” cumple su objetivo gracias a su coherencia, al respeto (evitando códigos que sólo ensucian un trabajo serio), al tratamiento visual y a grandes momentos de la cinta, que conmueven con su poderío y que convierten a Caesar en el nuevo ícono de la industria de los effects. Ayer, Cameron y los Na’vi. Hoy, Wyatt y su manada. Cesar… is home.

——————————————————————————————————————————————————–
8-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2011, 110 min.
Título Original: “Rise of the Planet of the Apes”.
Director: Rupert Wyatt.
Guion: Rick Jaffa, Amanda Silver, basado en la novela de Pierre Boulle.
Reparto: James Franco, Andy Serkis, Freida Pinto, Brian Cox, John Lithgow, Tom Felton, David Oyelowo, Tyler Labine, Jamie Harris, David Hewlett.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *