CRÍTICA: «Antichrist» (2009) de Lars Von Trier, morbosamente perfecta

antichrist ch

Un psicólogo, que quiere ayudar a su mujer a superar la muerte de su hijo en un accidente, decide llevarla a una cabaña perdida en medio de un bosque, donde ella había pasado el último verano con el niño. Sin embargo, la terapia no funciona, y tanto ella como la naturaleza empiezan a comportarse de un modo extraño. 

Para quienes lo conocen, saben de lo que hablamos cuando decimos su nombre. Es Lars Von Trier, director y guionista danés quien recientemente fue expulsado de Cannes por simpatizar con Hitler. Odiado por muchos, idolatrado por otros, lo cierto es que “Antichrist” es probablemente la cinta más personal de un director acostumbrado a transgredir el más estereotipado de los cánones con el único fin de retratar la peor cara de nuestra ultrajada naturaleza.

Filmada a modo de terapia personal tras una larga depresión del propio director, “Antichrist” se presenta ante nosotros con tan sólo dos personajes. No conocemos sus nombres en toda la película. Tan sólo sabemos el nombre de Nic, hijo de ambos, quien falleció en un accidente siendo muy pequeño, dejando a su madre (Charlotte Gainsbourg) sumida en la peor de las depresiones. Él (Willem Dafoe), psicólogo de profesión, decide someterla al, quizás, más crudo de los tratamientos: llevarla a la cabaña en medio del bosque donde ella pasó el último verano junto a su hijo. Como era de esperar, ambos comienzan a vivir la más insoportable pesadilla.

lars_von_trier_antichrist

“El cine es un espejo pintado” dijo Ettore Escola hace 40 años atrás cuando Von Trier daba sus primeros pasos, y evidentemente la tenía clara. Causar sensaciones y remecer estados de ánimo en el espectador es probablemente el principal objetivo que pretende cualquier trabajo audiovisual, y “Antichrist” es la mejor lección. Un thriller de suspenso psicológico ejecutado con la máxima libertad por un director acostumbrado a provocar con el más sucio de los recursos. La traumática pérdida de un niño de seis años es el punto de partida de una historia contada en seis episodios que nos transporta por un camino que se hace cada vez más intransitable a medida que el metraje avanza, con diálogos lentos cargados de dramatismo, una atmósfera agobiante y una tensión que nos agota y desagrada. Sin embargo, todo se ve soslayado por un lenguaje fílmico manejado a la perfección, de una imaginería visual única e interpretaciones capaces de dejarnos sin aliento.

Estamos frente a cine de autor. De un autor que expresa su obra como le da la gana sin tener un mínimo de respeto por el espectador, que nos escupe a la cara, nos revuelve el estómago, pero que, finalmente, nos abre los ojos devolviéndonos a la realidad.

Hipnótica, absorbente, delirante, repugnante, imprecisa, morbosa, perfecta. Escoja usted el adjetivo y póngase a rezar, que el Anticristo ya está entre nosotros, y se hace llamar Lars.

——————————————————————————————————————————————————–
9-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
Dinamarca, 2009, 104 min.
Título Original: «Antichrist».
Dirección: Lars Von Trier.
Guion: Lars Von Trier, Anders Thomas Jensen.
Reparto: Willem Dafoe, Charlotte Gainsbourg.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *