BSO: “Nick And Norah’s Infinite Playlist” (2008), ¿Dónde estará Fluffy esta noche?

NN01

La famosa escena indie neoyorkina, alguna vez dominada por el infame Iggy Pop, a cargo de sus Stooges, y los eternamente rebeldes Ramones; en la actualidad tiene un sólo dueño: “Where’s Fluffy?”, demostrando que, en lo referente al reinado musical en New York City, el nombre más ridículo gana.

Su reinado se cultiva a base de extrañas e inesperadas tocatas, en los lugares más insólitos (azoteas, antiguas estaciones de bomberos, sótanos, la parte trasera de una charcutería, etc.)  y de cientos de enloquecidos fanáticos –de edades entre 15 y 20 años- que hacen lo imposible para encontrar estos lugares antes que la música comience a sonar.

En este escenario una incipiente historia de amor se desarrolla: un tímido y larguirucho bajista (Michael Cera), embobado por una efímera relación con una sensual y manipuladora porrista, conoce a una chica alternativa (Kat Dennings), que se encuentra en estado de incomodidad constante y para quien el amor es una constante desilusión. La música los une (ambos gustan del indie) y la inminente tocata de Where’s Fluffy? es el punto de partida de una noche donde los encuentros terminan en enamoramientos.

NN02

Una aventura con un fondo musical Ad-hoc; agrupaciones con nombres como Vampire Weekend, Takka Takka y Real Tuesday Weld enarbolan esta loca y desenfrenada aventura juvenil. Guitarras minimalistas, alto voltaje, sintetizadores midi, trajes excéntricos y letras semicomplejas, que en la mayoría de los casos dan la nota, y en otros, simplemente dejan perplejo (¿en verdad realizan un extraño homenaje a Radiohead? ¿O son así de asquerosos de forma deliberada?) y demuestran que lo directamente malo, en ciertas circunstancias, puede llegar a ser absolutamente perfecto.

Sin duda lo mejor del soundtrack es la onda que imponen los temas. “Xavia” (track 7) es una clara muestra de aquello; una canción que en un comienzo suena a la perfecta imitación de Soundtracks of our lives, se convierte es una bella composición en el momento en que Blake Hazard –guitarra y voz- toma las riendas del tema. The Dead 60´s y su “Riot Radio” (track 5) entregan una onda mucho más directa, al estilo The Hives, un tema que, aunque lo escuches acostado, no puedes dejar de mover los pies. Y ni hablar de “Lover” (track 2), a cargo de Devandra Banhard, una montaña rusa melódica en donde se fusionan las guitarras de Strokes con la vibra de los Beach Boys.

Al fin y al cabo, de eso se trata. Todos y cada uno de estos temas pudieron ser tocados fácilmente por la holgazana banda de Nick (Michael Cera), no porque sean temas simples, sino porque representan un pensamiento, un estilo de vida, una nueva juventud; hablan de amor a su manera –“The Last Words” (track14) -, de las expectativas, de la inevitable etapa en que comienzas a madurar y dejas de quedarte despierto toda la noche, vagando por la ciudad, buscando el antro de moda, donde se encuentra la banda sensación y donde tus amigos se juntan, simplemente porque la vida está pasando en ese lugar. Un lugar donde “How To Say Goodbye” (track 13) de Paul Tiernan deja de ser una balada y se convierte en una declaración de principios. Un lugar donde se baila al son de “Middle Manegment” (track 3) –a pesar de que trate sobre trabajos de mierda que uno jura nunca tomar, pero que al final son a los únicos que se pueden aspirar– y se declara con “Baby You`re My Light” (track 11)

NN04

¿Un lugar muy distinto al CBGB’s de fines de los ´70? Una pregunta que sólo se podrá contestar con el tiempo; por el momento, “Nick And Norah’s Infinite Playlist” representa lo nuevo, nada distinto, nada mejor, nada peor. ¿Dónde estará Fluffy esta noche? Es lo único que importa en estos momentos, nos guste o no.


Título Original: “Nick And Norah’s Infinite Playlist” (2008).
Director: Peter Sollet.
Música: Varios Artistas.


 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *