BSO: “Walk the Line” (2005), el tortuoso y mágico camino de Johnny Cash

Walk_the_Line_hr_01

“When I was just a baby my mama told me. Son,
always be a good boy, don’t ever play with guns.
But I shot a man in Reno just to watch him die
now every time I hear that whistle I hang my head and cry”

La dura y tumultuosa vida de un excéntrico artista, quien, por ser como es, vivió en la grandeza y en la pobreza -tanto económica como espiritual- día a día. Su genio lo llevó al éxito, sus excesos casi le cuestan su carrera y, de paso, la vida. Es el admirable retrato de Johnny Cash, llevado a la pantalla grande por James Mangold (“Copland”, “Girl, Interrupted”) e interpretado por Joaquin Phoenix (si buscas “excentricidad” en el diccionario, de seguro aparecerá su foto al lado).

Más allá de dar a conocer una vida plagada de drogas, alcohol, infidelidad y giras interminables, la película muestra cómo la vida forja al ser humano, las necesidades se transforman en anhelos y la búsqueda del éxito se transforma en un fin más que en un medio.

Walk-the-Line-movie-stills-walk-the-line-13722687-1770-1157

Lo realmente admirable de este soundtrack es su composición de versiones de grandes éxitos de Johnny Cash interpretados por Joaquín Phoenix y Reese Witherspoon -en su rol de June Carter, artista de la época, compañera de gira y eterna amante de Cash– lo que indica el gran compromiso de los actores hacia el proyecto.

Cada tema suena como un pequeño homenaje, resaltando los principales atributos de estos artistas; por un lado, la rudeza vocal de Cash y la cruda realidad que transmite en sus letras, y por otro, la eterna dulzura de Carter. Lo lamentable es que sólo hay dos duetos Cash/Carter en el soundtrack, “It Ain’t My Baby” (track 10) y “Jackson” (track 15), dejando de lado colaboraciones maravillosas como “If I Were A Carpenter” y “Time’s a Wastin`” (esta última, contenida en una de las escenas más aclaradoras y mejor logradas de toda la película).

Independiente de estas terribles omisiones, el soundtrack se defiende bastante bien, con potentes versiones de los clásicos de Cash, “I Walk The Line”, “Ring Of Fire”, “Folsom Prison Blues” (a mi parecer, una de las mejores letras escritas, no sólo en el country y el folk, sino que en el rock and roll y en la música popular), “Home Of The Blues” y, mi personal favorita de Cash, “Cocaine Blues”.

15725_perestupit-chertu_or_walk-the-line_1600x1200_(www.GdeFon.ru)

Por su parte, la nota romántica/campesina de Carter se entrega en “Wildwood Flower” y en una muy juguetona versión de “Juke Box Blues”. El Folk más bluesero corre por parte de Tyler Hilton en “That’s All Right” y “Milk Cow Blues” para dejar el rock and roll a cargo Waylon Malloy Payne con su sabroso “Lewis Boogie” y Jonathan Rice en “You’re My Baby”.

En resumen, un soundtrack incorrecto (en el sentido contrario a “políticamente correcto”), honesto y de gran nivel vocal, una preocupación más que evidente al ser compuesto en su mayoría por versiones de actores, que al final del día hace olvidar las decenas de canciones de este artista, que por distintos motivos, quedaron fuera.


Título Original: “Walk The Line” (2005).
Director: James Mangold.
Musica: Varios Artistas.


 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *