CINERATURA: «The Virgin Suicides» (1993) de Jeffrey Eugenides

VS03

Si bien vi la película mucho antes de leer el libro (como en la mayoría de las veces ocurre), mis expectativas sobre esta novela eran altas gracias a la excelente ópera prima de Sofia Coppola. Debo confesar en todo caso, que cuando vi el film –hace alrededor de diez años atrás- no la entendí mucho, o mejor dicho, no entendí lo que la historia realmente quería decir. De hecho, pensaba que era una trama dirigida mayoritariamente hacia las mujeres (un pequeño prejuicio acrecentado, al parecer, por la ambientación de la cinta y porque casi todas mis amigas -y en especial mi polola- son fanáticas de este film); pero al leer el libro, y posteriormente, ver la película de nuevo, me di cuenta que para nada es así.

“Las Vírgenes Suicidas” está ambientada en un barrio residencial estadounidense de los años sesenta y narra la historia del suicidio de las hermanas Lisbon (Therese, Mary, Bonnie, Lux y Cecilia), y de cómo, antes de la tragedia, eran el secreto objeto del deseo de todos los chicos del vecindario. A través de un grupo de ellos, se reviven imágenes, anécdotas, testimonios y antecedentes que los ayudarán a comprender y desentrañar el enigma de la muerte de estas inalcanzables jóvenes que aún -veinte años después- siguen fascinándolos.

maxresdefault

Si ya el trabajo realizado por Sofia Coppola me parecía espléndido antes de leer el libro, ahora me doy cuenta que fue sencillamente extraordinario. La adaptación que hizo a la novela de Eugenides fue impresionante y minuciosa, tanto en la forma de narrar y ambientar la película como en los detalles de cada escena. El acontecimiento de Peter Sissen, el único chico que había entrado en la casa de las hermanas por ayudar al señor Lisbon a instalar una maqueta, dan fe de aquello. Toda la secuencia es un claro ejemplo de la fiel adaptación al libro durante toda la cinta; aunque cabe destacar que esto también se logra debido a que hay una importante participación del propio autor al estar presente dentro del rodaje en varias de las escenas del film.

Las Vírgenes Suicidas” está contado como una especie de registro policial donde se reúnen las evidencias y objetos pertenecientes a cada una de las chicas, así como testimonios de los familiares, cercanos y gente del barrio que vivieron la tragedia en aquél tiempo. Todo esto se va intercalando con el relato y las apreciaciones del narrador, obteniendo así una novela estremecedora, pero sin lugar a dudas fascinante. Es imposible no sentirse atraído por la descripción de cada una de las hermanas, donde, finalmente, el lector es partícipe de la misma atracción que envuelve a estos jóvenes del barrio.

the_virgin_suicides_profilelarge

Existen algunas apreciaciones dentro contexto del libro que ayudan a entender algunos detalles en la película que, si no se tiene mucha atención y cuidado, pueden descolocar en algo al espectador. Uno de ellos es que la novela explica que hay un paro de los trabajadores del cementerio, esto se produce dentro de todo el tiempo que transcurre la historia; de ahí que hubo algunos problemas para enterrar a Cecilia. Otro hecho que omite el film, es que Mary no murió instantáneamente con el resto de sus hermanas, sino que casi dos semanas después por una sobredosis de somníferos, mientras los chicos del barrio celebraban una fiesta.

Finalmente, “Las Vírgenes Suicidas” es un libro cautivante y original que plasma lo sensual que encarna lo desconocido y lo inalcanzable, representado en esas enfermizas y especiales muchachas de ensueño que terminan por marchitarse; pero sobre todo, porque rememora aquella impredecible, entrañable y confusa adolescencia.


Libro: Las Vírgenes Suicidas (The Virgin Suicides).
Autor: Jeffrey Eugenides.
Año: 1993.


 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *