CRÍTICA: «The Social Network» (2010) de David Fincher, el nacimiento de un imperio

the-social-network-movie Court

Corría el año 2003, cuando Mark Zuckerberg, estudiante de la Universidad de Harvard de tan sólo 19 años, motivado por sus notables capacidades en programación web, el auge de la naciente web 2.0 por esos años, y la necesidad por integrar algún club de personas destacadas, creó con la ayuda de un par de amigos Facemash.com, un sitio que almacenaba y daba acceso a conocer la lista de todos los alumnos de su Universidad. Cuando la administración de Harvard lo descubrió y acusó de “hackear” el sistema, infringiendo las políticas de privacidad, Zuckerberg se dio cuenta que sería capaz de cualquier cosa. Fue así que tras sumar ideas y cranear día y noche su nuevo sitio, consiguió crear Facebook.com, cuyo amigable diseño y la posibilidad de que cualquier persona pudiera acceder a la información de otro con sólo registrarse y decidir compartir sus intereses, revolucionó las comunicaciones e hizo de este sitio al día de hoy, la red social más grande del mundo con más de 500 millones de usuarios registrados. Pero Zuckerberg tuvo que lidiar contra amenazas, acusaciones, problemas legales y personales.

“The Social Network” es el título de la última película de David Fincher (“The Game”, “Fight Club”), basada en el libro “The Accidental Billionaires” de Ben Mezrich, que nos presenta la historia de los fundadores de Facebook y principalmente la de Mark Zuckerberg, actualmente el multimillonario más joven del planeta; y que consagra al director como uno de los más brillantes de la última generación.

social-5

Contada en dos tiempos, la cinta nos muestra el presente, a Zuckerberg (Eisenberg) enjuiciado, acusado y dando explicaciones a las acusaciones de ex compañeros que le exigen parte de la autoría y al uso legal de su notable creación; y nos presenta en tiempo pasado los hechos que allí se relatan. Si bien resulta entretenido conocer el momento en que el creador inmortalizó frases como “me gusta”, el origen de muchas de las características que son pan de cada día para todos los usuarios de facebook hoy por hoy, o su encuentro con Sean Parker (Timberlake), el creador de Napster; el principal objetivo del film es humanizar a cada uno de los personajes que se encuentran detrás de un proyecto tecnológico tan exitoso, a través de una historia en donde los límites de la amistad, las convicciones y el desenfado, definieron la creación de facebook y el nacimiento del cibernético más famoso después de Bill Gates. Pero detrás está David Fincher, quien con un argumento y estilo narrativo único y magistral, consigue abstraernos del biopic que flota en éxito, fama y millones de dólares, para sumergirnos en un relato estimulante, donde las decisiones y la desinhibición social fueron las llaves del éxito.

Un riesgo resultaba, por cierto, contar una historia aún en desarrollo en la vida real, y en donde el final aún desconocemos (a diferencia de los cuentos cerrados de “Zodiac” y “Benjamin Button”), sin embargo, el inmejorable guión y la impecable adaptación del libro, el impresionante ritmo marcado por cada parlamento del film, y la sobria pero abismante potencia visual tras el lente de Fincher, hacen de “The Social Network” uno de los trabajos más redondos del año y que, de alguna manera, viene a retratar a toda una generación, cuya rebeldía moral e impaciencia identificarán a cualquiera de la mano del protagonista.

Evitando el melodrama, las emociones quedan en entrelíneas tras la racionalidad de lo que puede significar un tema tan superficial como la creación de un sitio web, consiguiendo una atmósfera perfecta que lidia entre la austeridad y pragmatismo del protagonista, y lo que significó el nacimiento de un nuevo mundo: un lugar en donde todo puede ser compartido gracias a un click y tener 5.000 amigos te convierte en el ser más querible del planeta.

the-social-network

Las actuaciones son sencillamente notables. Jesse Eisenberg (“Cursed”, “Zombieland”) es definitivamente Mark Zuckerberg, el geek del nuevo milenio, agudo, complejo, racional, desagradable pero absolutamente efectivo y convencido de ser el mejor. Andrew Garfield (“The Imaginarium of Doctor Parnassus”, “Never Let Me Go”) resulta todo un hallazgo como Eduardo Saverin, cofundador de Facebook, y Justin Timberlake (“Southland Tales”, “The Open Road”) demuestra una vez más que, al parecer, su talento es la actuación.

Sonidos electrónicos exquisitos que adornan una banda sonora incidental marca Trent Reznor, un guión diseñado a la medida de estos tiempos y actuaciones notables, traen por añadidura un trabajo técnico de primer nivel, desde el montaje hasta su fotografía. La película que un genio se merece, pero un genio de carne y hueso, ese antisocial hijo del rigor capaz de poner en jaque sus valores y tranzar lo imposible en busca del éxito, con tal de demostrarse ser capaz de todo y llorar sus frustraciones en soledad cuando nadie lo observa.

“The Social Network” cobra sentido y se hace imposiblemente más legible cuando nos enfrentamos a su escena final. Sin duda uno de los epílogos más estremecedores en la historia del cine. No por violentas y crudas imágenes ni por lacrimógenos abrazos, sino por ecualizar de manera exquisita lo que Zuckerberg, tras años de lucha, sintió al momento de golpear las puertas del cielo y ser bendecido como el sujeto más exitoso del planeta: la infinita soledad.

——————————————————————————————————————————————————–
8-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2010, 120 min.
Título Original: “The Social Network”
Dirección: David Fincher.
Guion: Aaron Zorkin, basado en la novela de Ben Mezrich.
Elenco: Jesse Eisenberg, Andrew Garfield, Justin Timberlake, Armie Hammer, Joseph Mazzello, Max Minghella, Rashida Jones, Brenda Song.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *