BSO: “The Departed” (2006), el rock más crudo de las peores ratas

ICD-67-Colour-1024x684

La cosa es más o menos así: Una rata, una gran rata irlandesa (Jack Nicholson) que habita las calles de Boston, es el gran blanco de un par de ratas justicieras (Martin Sheen y Mark Whalberg). Para esto reclutan a una rata honesta pero de bajo rango (Leo Di Caprio), que busca hacerse un nombre en el mundo de las ratas justicieras. Lo que el par de ratas no sabe -o tal vez si- es que la gran rata posee un salvavidas, una rata (Matt Damon) entre las filas de las ratas justicieras. Es una rata fría, calculadora, sin misericordia y hará todo lo que está en su poder para defender a la gran rata (por lo menos hasta que la gran rata siga beneficiándolo).

En este mundo todos son ratas, las hay de todos los tamaños, colores, olores y sabores. Algunas van por las calles muy orgullosas luciendo su pelaje de roedor, otras tratan de esconderse detrás de una placa, pero al final del día todas terminan en la misma cloaca, buscando prevalecer sobre sus rivales.

En este soundtrack se escucha rock del bueno, desde ultra clásicos Rolling Stones hasta el crudo sonido punk/oi! de Dropkick Murphys, pasando por la psicodelia de Roger Waters y los Beach Boys. Si es en vivo, mucho mejor.

Es Waters (junto a Van Morrison y The Band) en una versión en vivo de su clásico “Confortably Numb” quien se encarga de entregar los primeros acordes del Soundtrack. El ya clásico “Hello, is there anybody in here?” suena magistral en este registro en vivo. Para que hablar del monstruoso solo al final del tema, simplemente uno de los mejores solos de la historia, una mezcla perfecta entre poder y virtuosismo.

9c9af9479b1477322fa7e27109ea3b7a

Luego los Beach Boys muestran su lado más rock y menos psicodélico con “Sail on, Sailor”, muy a lo Velvet Underground. Un tema meloso, con los clásicos coros de ensueño pero con y una guitarra que recuerda los punteos de George Harrison en el Abbey Road, pero con un piano rock en su acepción más primitiva, lo más alejado de las melodías “Good Vibration”. Un gran tema, seguido de “Let It Loose” (Rolling Stones), otra melodía dominada por pianos, guitarras amigables y coros, pero es sin duda la fantástica interpretación de Mick Jagger quien se lleva todos los aplausos, incluidos los silenciosos aplausos de la gran rata irlandesa y la rata honesta, quienes se encuentran por primera vez al son de este tema.

Es hora del blues, esta vez de la mano de Roy Buchanan y su Fender “Telecaster”. En “Sweet Dreams” demuestra todo su virtuosismo a la hora de pellizcar esa fabulosa guitarra, entregando un perfecto solo de 3 minutos y medios que puede describirse con una sola palabra: Fabuloso.

The Allmand Brothers, ¡si señor!, los padres del rock sureño entra a escena con sus más vanagloriado éxitos “One Way Out”, un registro en vivo que pone en evidencia toda la calidad instrumental de la banda, así como también su versatilidad a la hora de improvisar.

Luego de una dosis de macho rock, las ratas se relajan con las pasivas melodías de los Beatles de Gales: Badfinger y su temazo del ’71, “Baby Blue“. El relajo dura solo un rato, es hora de volver al auto y trabajar para la gran rata irlandesa al ritmo del punk-celta de los fabulosos Dropkick Murphys, quienes entregan, sin lugar a dudas, el tema más emblemático y el punto más alto de todo el soundtrack. “I’m Shipping Out To Boston”, un verdadero himno para la clase trabajadora irlandesa, un rabioso grito de guerra entonado por ratas y hecho para ratas.

Departed 4

“Nobody But Me” de The Human Beinz irrumpe de forma casi descortés en este rudo soundtrack, pero lo hace con la irreverencia necesaria para encajar perfectamente en este tracklist. Tan descortés e irreverente como los golpes de Leo hacia los dos italianos en el almacén del “turco” (tenía acento pakistaní en todo caso) donde se escucha de fondo y más alegre que nunca “Nobody But Me”. Una escena que recuerda las mejores palizas de Nicky Santoro en “Casino”. Una irreverencia más romanticona se apodera del soundtrack, gracias a las interpretaciones de La Vern Bakery Patsy Cline para “Tweedlee Dee” y “Sweet Dreams (Of You)”, dándonos a conocer que algunas ratas prefieren la música de antaño.

El soundtrack lo concluyen los aportes de Howard Shore (“The Departed Tango” y“Beacon Hill”), piezas donde las guitarras clásicas y la angustia entregan un final de una historia de nunca acabar. A rey muerto, rey puesto (o en este caso a rata muerta, rata puesta). Siempre existirá una rata esperando su oportunidad, escondida en la oscuridad de las cloacas, lista para enfundar el arma y reinar las calles de Boston con mano dura, pero también estarán las ratas justicieras, esperando su oportunidad para atacar. En el medio, las ratas infiltradas tratarán de mantenerse vivos, por lo menos hasta el final del día.

A pesar de ser un generoso soundtrack, personalmente extrañé un par de temas:“Gimme Shelter” de los Stones y sobre todo el furioso grito de Lennon en “Well Well Well”, aparte de este leve revés no hay nada malo que decir, siempre se agradece ver las crudas palizas de Scorsese al son de grandes clásicos del rock.


Título Original: “The Departed” (2006)
Director: Martin Scorsese.
Música: Howard Shore / Varios Artistas.


 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *