CRÍTICA: «Revolutionary Road» (2008) de Sam Mendes, el futuro que vivimos o el que realmente queremos?

Revolutionary Road

En los años cincuenta, Frank (Leonardo DiCaprio) y April (Kate Winslet) son una joven pareja que vive en los suburbios de Connecticut. Su vida, aparentemente feliz para muchos otros, tras casarse y tener dos hijos, se encuentran ante la disyuntiva de luchar por sus verdaderos deseos o conformarse con su estado actual, una vida donde ambos se sienten mediocres, del montón, precisamente ellos que siempre se vieron a sí mismos como especiales, diferentes, preparados para alcanzar los sueños y lograr altos ideales.

Nominada a tres Premios Oscar, cuatro Globos de Oro y ganadora del premio a Mejor Actriz Drama, otorgado a Kate Winslet, por los Globos de Oro.

Una casa y familia ideal, un buen puesto en el trabajo y un matrimonio que, a vista de todos, es perfecto. ¿Son motivos suficientes para ser feliz?. “Revolutionary Road”, dirigida por Sam Mendes («Belleza Americana», «Camino a la Perdición»), representa el estilo de vida de una familia de los años 50’s en Estados Unidos y su relación con ideales perdidos y el incentivo por luchar por los sueños. Basada en la novela de Richard Yates, vemos la realidad de una joven pareja, Frank Wheeler (Leonardo Dicaprio) y April (Kate Winslet), que luego de casarse y tener hijos, se aburren de sus vidas y aspiran a tener una diferente, basada en el reencuentro consigo mismos, su esencia, aventuras y el revivir viejos anhelos olvidados.

Revolutionary-Road-revolutionary-road-31305389-1675-945

Mendes saca a la luz los sueños reprimidos que identifican no sólo a quienes vivieron en los años 50, sino de quienes viven en la sociedad de hoy. Las apariencias muestran a familias con buena situación económica y a jóvenes parejas y niños con un “futuro por delante”, pero ¿cuál es este futuro?, ¿el que vivimos?, ¿el que realmente queremos? Frank y April luchan en contra el conformismo para lograr cumplir sus sueños y ser diferentes al resto. Frank es un vendedor y April es una actriz sin trabajo que se dedica a los quehaceres del hogar. Ambos, infelices e insatisfechos por sus vidas rutinarias, deciden dejar todo y e irse a vivir a París. Ella trabajaría y él podría reencontrarse consigo mismo y saber qué es lo que quiere realmente para su vida.

Contenidos similares a los que se trataron en «American Beauty» (1999), también dirigida por Mendes, se encuentran en «Revolutionary Road», por lo que la creatividad temática del director deja algo que desear. Incluso, las personalidades de los personajes se demuestran exageradamente y la relación entre ellos llega hasta ser absurda. Sin embargo, es una película que, sin duda, hará reflexionar a quien la vea. En más de alguna ocasión, nos cuestionamos sobre la situación personal, los valores, la rutina, los sueños y el dónde los hemos dejado ¿atrás? (¿o aún viven?) En síntesis, si optamos por el conformismo o por la “Vía Revolucionaria” de nuestras vidas.

——————————————————————————————————————————————————–
6-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU/Reino Unido, 2008, 119 min.
Título Original: «Revolutionary Road».
Dirección: Sam Mendes.
Guión: Justin Haythe, basado en la novela de Richard Yates.
Elenco: Leonardo DiCaprio, Kate Winslet, Michael Shannon, Ryan Simpkins, David Harbour, Kathy Bates.

——————————————————————————————————————————————————–





3 thoughts on “CRÍTICA: «Revolutionary Road» (2008) de Sam Mendes, el futuro que vivimos o el que realmente queremos?

  1. Me parece interesante, creo que analizaré la intención de ver esa película. En todo caso, Di Caprio con la Kate han madurado mucho y las producciones que han sacado ultimamente me han agradado mucho. Gracias por el texto.

  2. Excelente comentario. No conocía esta película y me dieron muchas ganas de verla.
    Es necesario reflexionar de vez en cuando sobre los sueños y las ambiciones de la vida.

  3. En lo personal creo que con sus pros y contras es una película que logra crear una fuerte empatía con el espectador gracias a su guión. Además, hay que reconocer que Sam Mendes sabe elegir muy bien sus historias, su reparto y en general su equipo. Revolutionary Road denota una profesionalidad tan exquisita como artesanal, y la trama está narrada con grata templanza, intensificándose de forma regular con la interacción de la pareja protagonista. Por otra parte la gravedad de sus conflictos y la valía de sus actuaciones no se equilibran con el real interés de sus personajes, con lo que flaquea la fuerza necesaria para que las situaciones arrebaten el ánimo y trasciendan sus estampas de disputas comunes, singularizadas en ocasiones por la aportación de un gran Michael Shannon como hijo de Kathy Bates.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *