CRÍTICA: «Burn After Reading» (2009) de Ethan y Joel Coen, la inteligencia de la CIA en manos de los mejores

burn-after-reading-5

Ozzie Cox es un agente de la CIA que está escribiendo sus memorias, con toda su experiencia en la Agencia, en un CD. El problema surge cuando su mujer le roba el CD, que llega a parar a unos empleados de un gimnasio, no muy listos, que intentan chantajear a Cox. A raíz de esto, la CIA intenta seguir la pista del entuerto que se está desarrollando, y que se complica cuando uno de los empleados del gimnasio se encuentra con el amante de la mujer de Cox.

Basada en la novela «Burn Before Reading: Presidents, CIA Directors, and Secret Intelligence» del ex jefe de la CIA Stansfield Turner, los hermanos Coen (los verdaderos, los que nos gustan, ácidos y sarcásticos), están de vuelta. Los mismos que crearon de la sátira un arte perfecto -y corrosivo- con “Fargo” (1996) y luego con “El Gran Lebowski” (1998), vuelven a la comedia negra tras los incansables elogios por la premiada -y con justa razón- “No Country For Old Men” (2007). Una nueva historia nace en la mente de estos hermanos, que como magos a sus conejos, sacan personajes llenos de realidad y estúpida sensatez. Hablemos de la trama.

Burn After Reading 14

Osborne Cox (John Malkovich), experimentado analista de la CIA, es despedido de su cargo debido a su alcoholismo. Katie (Tilda Swinton), su esposa, tiene una aventura a escondidas hace bastante tiempo con Harry Pfarrer (George Clooney), un empleado de gobierno, con quien planea hace bastante tiempo realizar una vida juntos y dejar al rutinario Cox. Al otro lado de la ciudad, Linda (Frances McDormand) y Chad (Brad Pitt), ambos empleados de un gimnasio, descubren un CD perdido con importante información codificada que, al parecer, le pertenece a Cox, y deciden sacarle provecho y dinero a la situación. De esta manera, Linda, acostumbrada a citarse con hombres vía chat, podría cumplir su sueño de realizarse una cirugía estética múltiple y ver un poco cambiada su aletargada vida.

Con un reparto de lujo (como ya se habrán dado cuenta), “Quémese Después de Leerse” resulta una evidente crítica al sistema político y organizacional de la Agencia de Investigación más importante del mundo, y a la simpleza con que, en muchos casos, estas entidades operan. Esto para empezar. A través de un humor negro en su estado más puro, los Coen presentan a personajes que claramente son controlados por la obsesión y las ansias de ser mejores, pero con bastante poca inteligencia. Algo que resulta mucho más común que lo que todos podemos creer. Osborne Cox vive engañado por su esposa, y tras ser despedido, su vida pierde tal importancia que decide dedicarse a escribir sus memorias. Harry disfruta trotando y construyendo “innovadores” inventos en el ático de su hogar. Linda, que comienza a vivir su adultez en pleno, vive en su propio mundo, y Chad es el profesor de gimnasia más torpe que haya existido. Entre todos conforman una serie de historias cruzadas, chantajes, traiciones y, principalmente, malas decisiones. A ratos la narración se vuelve algo confusa y disparatada, pero ahí están los genios detrás del guión, para contar una historia con casi cinco actores principales, y salir airosos del intento.

John Malkovich (“En la Línea de Fuego”, “La Sombra de un Vampiro”) y Frances McDormand (“Mississippi en Llamas”, “Fargo”) están sencillamente brillantes interpretando a los personajes principales, faltos de cariño y sentido común. No vamos a descubrir ahora que son dos de los mejores actores del orbe. Hasta la británica Tilda Swinton (“Constantine”, “Las Crónicas de Narnia”) brilla, gracias a su siempre impertérrita actitud y falta de expresividad, pero no poca emotividad. Por otro lado, George Clooney y Brad Pitt ya han demostrado con creces que el humor irónico y la sátira son su fuerte, ya sea trabajando juntos o no. Clooney, tal como en la trilogía de “Ocean’s Eleven”, muestra toda su faceta histriónica con la que se ha ganado papeles impresionantes, mientras que Pitt nos hace recordar al desquiciado Jeffrey Goines en “12 Monos”, con una personalidad hiperquinética, casi al borde de la locura.

burnafterreadingbdcap1_original

La película, como ya es su costumbre en los trabajos de los Coen, no resulta digerible para todo público. Debido a la importancia que asumen los personajes por sobre la historia, es necesario detenerse en sus perfiles, lo que tiende a relentizar la cinta en ciertos pasajes. No es una comedia de gags y risas deschavetadas, es humor lleno de burla. Burla al sistema, burla a los procedimientos y burla a las vidas poco conectadas con la realidad. Difícil de calificar en algún género, esta película negra con gotas de thriller navega por vidas irrelevantes, casi miserables, que se encuentran con nuevos destinos y no tienen las armas para enfrentarlos, a través de una mirada cruda, pero por sobre todo, inteligente.

Al parecer los Hermanos Coen odian al mundo, y odian la estupidez humana. Queridos o rechazados, nos siguen retratando con nuestras virtudes y fracasos, como niños en un mundo para adultos.

——————————————————————————————————————————————————–
8-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2009, 96 min.
Título Original: «Burn After Reading».
Dirección: Joel Coen, Ethan Coen.
Guión: Joel Coen, Ethan Coen.
Elenco: George Clooney, Frances McDormand, John Malkovich, Tilda Swinton, Richard Jenkins, Brad Pitt, Elizabeth Marvel, J.K. Simmons.

——————————————————————————————————————————————————–





2 thoughts on “CRÍTICA: «Burn After Reading» (2009) de Ethan y Joel Coen, la inteligencia de la CIA en manos de los mejores

  1. Veo muchos alabos en tu «critica»… parece ser una pelicula perfecta pero debo decir que esta muy lejos de No country for old men y a años luz de The big lebowsky. Pienso que los Coen siguen en deuda.

    Saludos y felicitaciones por la página!

  2. Esta película me desilusionó un poco, debo admitirlo. Creo que la base en la que se sienta es bastante buena, con personajes perfectos en su construcción (digamos sus manías y malas decisiones), pero a veces falla en varios puntos. Ciertamente estamos frente a una cinta en que los personajes son algo caricaturizados, y eso funcione excelente para esta cinta (y, a mi juicio, George Clooney actúa maravillosamente en esta oportunidad), pero es un punto en contra para otro tipo de público que tiene otras expectativas (por cierto, que sea 100% cómica). Sin embargo, las cosas que me molestaron son el forzoso diálogo entre los dos agentes que, incluso, cierran la película; la inclusión del otro entrenador enamorado de Linda y su muerte, que a veces parece forzada… son cosas menores, pero creo que a veces molestan. A pesar de lo anterior, el resto es simplemente genial aunque lo que más rescato es la «historia» (por decirlo de algún modo) de Harry Pfarrer…genial.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *