CRÍTICA: “Muñeca” (2008) de Sebastián Arrau, la homosexualidad en tiempos de cólera

muneca

Dos hombres en sus treinta y una mujer de cuarenta, se reúnen en un asado el día de las elecciones presidenciales. Lo que para Pedro, se trataría de una simple reunión, es en realidad una cita a ciegas, donde Gabriela, busca al padre ideal para engendrar a su primer hijo.

Pedro (Benjamín Vicuña) no tuvo una infancia feliz, y debido a su propia naturaleza, ya asumió su homosexualidad a sus casi 30 años. Es día de elecciones presidenciales en Chile, y por primera vez en la historia del país una mujer puede llegar a asumir el poder, lo que para él resulta mucho más importante que para el resto. Mientras, Pedro se prepara para recibir en su casa a unos invitados extranjeros de Manuel (Marcial Tagle), su amigo, por quien aún siente un cariño más que especial. Pero Manuel tenía otros planes, su invitada en realidad era Gabriela (Ana Fernández), una mujer española que conoció por internet, quien está en busca de un padre para su proyecto de convertirse en madre antes que la biología ya no se lo permita. Así, su llegada a la casa desata una serie de revelaciones personales en cada uno de los personajes, asumiendo y rechazando sus propias convicciones. Al grupo se le suma Loly (María de los Ángeles García), una liberal y coqueta alumna de Manuel de tan sólo 17 años, quien llega a revolver hormonas y a sacudir más de algún conflicto emocional.

muñe

Con tan sólo cuatro actores en escena durante los 80 minutos de metraje, Sebastián Arrau (guionista de exitosas teleseries de TV como “Machos” y “Papi Ricky”) hace su debut detrás del lente con esta cinta sobre homo y heterosexualidad con un tratamiento y un cuidado muy especial. Ganadora del Premio Paoa a la Mejor Película y a Mejor Actor en el último Festival Internacional de Cine de Viña del Mar, “Muñeca” se centra en la vida de Pedro, quien de niño adoraba a su muñeca favorita. Indicio de lo que vemos ahora, años más tarde, una homosexualidad asumida pero de tranquilo vivir, hasta que Manuel, su cargoso e imponderable “amigo”, planea sacarlo de su letargo emocional, forzándolo a una cita a ciegas con esta hermosa mujer española a quien ya se le escapa el tren de la maternidad. Esto resulta una humillación para Pedro, más aún viniendo de su amigo, por quien ha hecho demasiados sacrificios a lo largo de su vida.

Claramente el tema central pasa por Pedro y el asumir o no la paternidad de un hijo bajo su condición de homosexual, lo que resulta inexplicable desde su punto de vista. El director respeta todos los cánones y estúpidos prejuicios en torno al tema. La pareja principal se nos presenta casi tan verídica como cualquier par de amigos que se permiten todo y se encubren hasta el más mínimo secreto, hasta el día en que uno de ellos pretende revertir la situación en que se ha sentido durante bastante tiempo, apreciado más de lo que él quisiera por su amigo. La soledad en la que se ven afectos los protagonistas mayores de treinta, son puestos en contraposición con la frescura y libertinaje de Loly, una joven adolescente llena de vida, más que osada, quien al parecer comprende los destinos de la vida mucho mejor que quienes comparten con ella el día en esta casa atestada de deseos y frustradas pasiones.

mu

El director aprueba en su función audiovisual gracias a la excelente fotografía, pero reprueba por un guión lleno de tiempos muertos, con escasos desenlaces como consecuencia de los complejos desarrollos, y una estructura que se desmorona a medida que el film se va acercando a su fin.

Corresponde decir que las actuaciones son sencillamente notables. Benjamín Vicuña (“Se Arrienda”, “Fuga”) confirma todo su talento, cargando con todo el peso dramático de la película, haciendo una dupla perfecta con Marcial Tagle (“Padre Nuestro”, “Fuga”), el antagonista, el conquistador, pero quizás el más reprimido sexualmente, quien alcanza su punto cumbre en una escena bailada junto a la encantadora María de Los Ángeles García, de un tema compuesto especialmente para la película por la productora a cargo. Ana Fernández (“Solas”, “Historias de un Beso”), reconocida y premiada actriz española, cierra el cuadrado interpretando a una mujer perdida, desesperada por concebir y con excesiva falta de experiencia. Si bien la cinta (a diferencia de esa comedia llamada “Lokas”) sabe contarnos una historia perfectamente real y llena de sentimientos, desencanta por la falta de sorpresas en la trama y el escaso desarrollo de los personajes en torno a ciertas escenas que debiesen resultar claves, pero son cerradas de golpe con la intención de abarcar más de lo necesario. “Muñeca”, un trabajo respetable con bastante talento artístico en pantalla, pero poco mensaje que transmitir, si es que esa era la intención.

——————————————————————————————————————————————————–
5-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
Chile, 2008, 83 min.
Título Original: “Muñeca”.
Dirección: Sebastián Arrau.
Guión: Sebastián Arrau.
Elenco: Benjamín Vicuña, Marcial Tagle, Ana Fernández, María de Los Ángeles García, Catalina Guerra.

——————————————————————————————————————————————————–





2 thoughts on “CRÍTICA: “Muñeca” (2008) de Sebastián Arrau, la homosexualidad en tiempos de cólera

  1. Concuerdo en que abarca más de lo que debería y tiene tiempos muertos, además de situaciones inexplicables y algo forzadas. Se estira mucho, aunque de todas formas tiene escenas notables y actuaciones de lujo… lástima porque iba muy motivado a verla.

    Saludos!
    Renato

  2. A mi me pareció muy buena película con un guion excelente y actuaciones magistrales con un tema muy polémico que aun es tabu en muchos paises sobre todo en mi pais Ecuador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *