CINERATURA: «The Godfather» (1969) de Mario Puzo

brando-godfather

Cuando el Director de esta revista me llamó a su oficina a principios de este mes “para conversar un asunto”, lo primero que pensé fue en que tendría que despejar mi escritorio de inmediato y buscar otro trabajo como columnista. Mis sospechas se disiparon cuando de sus labios salió la frase “necesito que hagas una nueva columna relacionada con literatura”. En ese momento, pasaba del miedo a ser despedido por algo que hice al pánico de ser despedido por no cumplir con las expectativas. Así fue que comencé el tortuoso camino de evocar a la inspiración y pensar una nueva columna que no defraudara al Director y mucho menos, al fiel público de la página. Conversando con la almohada, llegué a la conclusión que una página de cine que quería hablar sobre literatura necesitaba una sección sobre libros en que se basan algunas películas. “¡Eureka!” grité de repente y a primera hora de la mañana le comenté mi idea al Director. “Me parece buena idea… ¿y cómo se llamaría la columna?” me preguntó. Pasaron unos segundos (que para mi fueron minutos) y, balbuceando, dije lo primero que se me vino a la mente: “eehhmm… cineratura”. Su cara se puso pensativa, “Me gusta. Para mañana en la mañana quiero la primera entrega”.

Como es obvio, tuve que dejar de lado todo lo que estaba haciendo en ese momento y concentrarme 100% en la nueva columna, los primeros síntomas comenzaron a surgir: “¿y ahora qué hago? ¿de qué libro escribo? ¿cuáles son las películas basadas en libros?”. En el momento de más desesperación y casi como por arte de magia, vino hacia mí la imagen de una de mis películas favoritas, ícono del cine norteamericano, y a la vez, mejores best-sellers de la literatura universal: «El Padrino».

vitomichael

Dirigida en 1972, con tres premios de la Academia (mejor película, mejor actor y mejor guión adaptado), es la primera parte de una de las mejores y más grandes sagas que el cine ha creado: Don Vito Corleone es el jefe de una de las cinco familias que lideran el crimen organizado de Nueva York en los años ’40. La llegada de Virgil Sollozo a la ciudad y su intento de asesinar a Don Vito tras su negativa por participar en un negocio con estupefacientes, provoca una cruenta lucha de violentos episodios entre las distintas familias. La película llevó a la cima a actores como Al PacinoJames Caan y Robert Duvall y terminó por consagrar definitivamente a otros como es el caso de Marlon Brando. El guión fue escrito por Francis Ford Coppola y Mario Puzo, éste último el mismo autor del libro; de ahí el gran acierto a la eficiencia y genialidad de la película. Sin embargo, aunque suene casi sacrílego, el libro es mucho mejor que la película; sencillamente porque detalla más hechos y situaciones de la sorprendente familia Corleone (cosa que a cualquier fanático de «El Padrino» le gustaría conocer).

En sí, el libro va de la mano con la película, la misma historia va transcurriendo durante los 32 capítulos que tiene la novela; sin embargo, contiene cosas anexas, como la historia del joven Vito Corleone que se convierte en Don (la secuencia protagonizada por Robert De Niro en «El Padrino II»), detalles sobre lo que transcurrió con Lucy Mancini luego de la muerte de Santino y de Johnny Fontane luego de obtener el papel en la película de Jack Woltz. También se habla de la aparición de Genco Abbandando, el consiglieri y socio de Don Vito, que al inicio de la historia yace moribundo en un hospital.

caanCamera

Lo bueno de conocer la novela de Puzo son esos pequeños detalles que, durante el transcurso de la película están presentes y, sin embargo, pueden parecer insignificantes y casi imperceptibles al espectador, pero que dan la coherencia necesaria a la trama hilvanada por Coppola. Tal es el caso de la decisión de Don Corleone en que Tom Hagen sea el nuevo consiglieri, gracias a eso, surgen los primeros problemas con los jefes de las familias restantes, debido a que los consiglieris debían tener sangre italiana y Hagen era descendiente de irlandés. Sin embargo, este pequeño detalle hace que se vislumbre la genialidad y lo revolucionario del personaje de Don Vito. Otro ejemplo es la pequeña rencilla que tiene Tom Hagen con Johnny Fontane, no se llevaban bien, percibiéndose en la pantalla cuando Fontane -desesperado por obtener el papel en la película de Woltz- le pide sollozando a su padrino que lo ayude, Don Vito lo regaña por “no comportarse como un hombre” y la cámara muestra a Hagen riéndose silenciosamente.

Otra de las cosas interesantes que presenta la novela es la explicación del lenguaje utilizado en el código de la mafia, los espectadores del film puede que no las comprendan totalmente; como es el caso de la omertá (ley del silencio), mensajes como el envío de un pez muerto para anunciar la muerte de una persona y lo que significa un pezzonovante (hombre de peso con el que hay que tener cuidado), así cataloga Don Vito a Sollozo y, en el libro, se encarga de narrar un pequeño encuentro con Al Capone, en el que explica a cabalidad este término.

The-Godfather-I-the-godfather-trilogy-2728394-1020-576

Mención aparte merece la importancia de hechos como el golpe del Capitán McCluskey a Michael Corleone, golpe que -literalmente- le deformó la cara, obligándolo a operarse; por eso en la película se entiende la desfiguración que presenta la cara del personaje de Al Pacino. Siguiendo esta misma idea, el libro menciona la impresión que tenían las otras familias sobre Michael cuando encabeza a la familia Corleone, no le tenían respeto y lo encontraban débil por no vengar la muerte de Santino; este detalle será clave e importante a la hora de entender “el saldo de cuentas pendientes” con el que concluye magistral y excepcionalmente la historia.

Finalmente, “El Padrino” es un excelente libro de suspenso y drama, donde si bien es una historia que presenta una mirada particular al mundo de la mafia, realmente es una trama familiar, donde explica la importancia que tienen que ver los nexos y las relaciones entre los integrantes de una familia, el apoyarse y permanecer unidos ante toda circunstancia. Es una novela completa, inteligente en la forma de hilvanar la historia, con una narración y desarrollo de los personajes excelentes, donde más de alguien se sentirá identificado con alguno de los protagonistas dentro de esta historia llena de sangre y traición. Una verdadera oferta que nadie podrá rechazar.


Libro: «El Padrino» (The Godfather).
Autor: Mario Puzo.
Año: 1969.


 





2 thoughts on “CINERATURA: «The Godfather» (1969) de Mario Puzo

  1. Buenísima la idea del «cineratura». Un espacio que da pa largo porque casos de libros llevados al cine hay miles y en eso ha ocurrido de todo: la confimación del clásico «el libro siempre es mejor que la película», y también situaciones en que la película definitivamente está tan bien hecha que no tiene nada que envidiarle al libro.
    En cuanto a la película que da inicio al espacio, el Padrino es lejos una de mis películas favoritas, de echo la trilogía es para mí una genialidad completa.
    El libro no lo he leído. Sé que tengo que hacerlo, me acuerdo que mi mamá (otra fanática) me decía a la edad que yo leía Papelucho que tenía que leer el Padrino …pero pero, pero, no me importa haber visto la peli primero, es que es muy buena: el personaje de Vito, ciertos códigos supuestamente inquebrantables, la transformación de Michael (rematada en un final que te hace necesario ver la segunda parte altiro!) .. en fin, me encanta.

    PD: Supe que se estrenó en EEUU hace muy poco la película «Blindness», basada en el (otro de mis preferidos) libro de Saramago «Ensayo sobre la ceguera». Habrá que ver como resulta eso, ojalá en un tiempito comentaran al respecto, digo yo …
    Saludos y sigan que siempre leo la página.

  2. Con la sonrisa de Hagen creo que te equivocas, ya que se dio de manera natural, puesto que Don Vito habla de manera burlesca a su ahijado… Es una anécdota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *