CRÍTICA: «The Happening» (2008) de M. Night Shyamalan, manual de amor y supervivencia en apocalipsis

6a00d8341bfb1653ef01a73d62e47f970d

En cuestión de minutos, en las principales ciudades de Norteamérica se producen casos de extrañas y escalofriantes muertes que desafían cualquier explicación. ¿Qué está causando este repentino y total colapso del comportamiento humano? ¿Es algún nuevo tipo de ataque terrorista, un experimento fallido, una diabólica arma tóxica, un virus fuera de control? ¿Se transmite por el aire, a través del agua… cómo? Para Elliot Moore, profesor de ciencias de un instituto de Filadelfia, lo más importante de todo es encontrar el modo de escapar de este misterioso y letal fenómeno. Aunque él y su mujer Alma están atravesando una crisis en su matrimonio, se ponen en camino, primero en tren, luego en coche, acompañados de Julian, un amigo de Elliot que es profesor de matemáticas, y Jess, la hija de éste, de 8 años de edad. Se dirigen a Pennsylvania, donde esperan estar a salvo de los horribles y cada vez más frecuentes ataques.

«The Happening» -título original de la cinta- es lo nuevo de M. Night Shyamalan, director indio responsable de «Sexto Sentido» (1999), «El Protegido» (2000), «Señales» (2002), «La Aldea» (2004) y «La Dama en el Agua» (2006). Y no se puede hablar de un nuevo trabajo de él sin referirse a su particular forma de contarnos historias con más de algún tema de trasfondo.

the-happening-movie-construction-scene-suicide

Curiosas muertes están ocurriendo en Nueva York y otras ciudades de EEUU. Sin ninguna explicación, la gente comienza a suicidarse como si el aire les hiciera adoptar un extraño comportamiento. Elliot Moore (Mark Wahlberg), profesor de ciencias, junto a su esposa Alma (Zooey Deschanel), escapan de este colapso justo cuando el matrimonio pasa por una complicada crisis. Acompañados de un colega amigo y su hija, escapan buscando alguna explicación, pero pronto entenderán que ningún lugar es seguro, tal como lo indica la sinopsis de más arriba.

Con uno de los comienzos más impresionantes que se ha visto en los últimos tiempos, la cinta es una nueva excusa del director para poner al tapete temas de gran complejidad y situaciones que a él mismo le ha tocado vivir, casi de manera autobiográfica. (su misteriosa personalidad y una serie de hechos que marcaron su infancia han sido motivos de entrevistas y hasta documentales acerca de dichos sucesos… ¿realidad? ¿marketing?). Fantasmas, extraterrestres, superhéroes, monstruos, una ninfa del mar y mundos fantásticos han sido símbolos empleados a lo largo de su filmografía para contarnos historias de amor, soledad, relaciones humanas y la incapacidad del hombre para sobrellevar su entorno, lo que ha hecho al director convertirse en culto para algunos, y un gran vendedor de pomadas para otros (llamémoslo bluff, aprovechando la tecnología).

«El Fin de los Tiempos» (título en español) no es ni siquiera la pizca de una cinta apocalíptica -como lo indica su extraño título en español- que pretenda ganarse a un público exitista que busca convencionalismos o naves bombardeando la Casa Blanca mientras el presidente veterano de guerra entona el himno de su patria. En base a un argumento lineal estructuralmente sencillo y con exquisitas técnicas puestas en escena, el director se escuda detrás de un hecho inexplicable como lo son la ola de suicidios a vista y paciencia de todo el mundo, para exponer todos sus miedos mediante la inocencia sobre la cual se construye el amor entre Elliot y Alma, una pareja a la que no le enseñaron a amar, pero que simplemente lo sienten. Sometidos ante la constante amenaza que significa el extraño fenómeno, mientras cada ráfaga de viento anticipa el peligro y el mundo enloquece ante lo inexplicable; la cándida pero dubitativa Alma se enfrenta a la extrema honestidad y sencillez de Elliot, incapaz de creer en la infidelidad, pero capaz de dar su vida por lo que ama.

The-Happening-splash

El compositor James Newton Howard (responsable de la banda sonora de «Sexto Sentido»), nuevamente se hace presente con sonidos inquietantes y ensordecedores, de la cual no hay nada más que acotar. Brillantes sonidos.

Muchos admiradores del director se han decepcionado, o creyendo que se metió en un laberinto del cual no supo salir. Personalmente creo que no es el mejor trabajo del director y acá me parece señalar algo: muchos se molestan cuando se hacen demasiadas referencias al director más que al propio film, pero cuando los trabajos son tan personales, y la marca y estilo visual son patentes a lo largo de toda la filmografía, es necesario para argumentar y explicar las “locuras” a las que a veces nos enfrentamos frente a la pantalla. Más de alguno ha salido pidiendo el dinero a la salida del cine. Pero Shyamalan no renuncia a su esencia. Un cine distinto que no pretende mostrar, tan sólo hacernos sentir.

“Lo hemos sentido… hemos visto las señales… ahora está sucediendo”. Al menos podemos decir que Shyamalan sabe en que consiste el negocio. No por nada, en muchas ciudades del mundo los afiches promocionales contenían imágenes de importantes símbolos arquitectónicos en lugar de la imagen original del poster. Compruébalo AQUÍ.

——————————————————————————————————————————————————–
7-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2008, 90 min.
Título Original: «The Happening».
Dirección: M. Night Shyamalan.
Guion: M. Night Shyamalan.
Elenco: Mark Wahlberg, Zooey Deschanel, John Leguizamo, Betty Buckley, Ashlyn Sánchez, Spencer Breslin.

——————————————————————————————————————————————————–





2 thoughts on “CRÍTICA: «The Happening» (2008) de M. Night Shyamalan, manual de amor y supervivencia en apocalipsis

  1. “Lo hemos sentido… hemos visto las señales… ahora está sucediendo”

    hace una rápida alusión a 3 de sus filmes..
    por lo menos esa es la impresión que me deja.. lo busqué en inglés y esto apareció:

    «we’ve sensed it. We’ve seen the sings. Now… It’s Happening»

    me parece claro.. es autorreferencia
    aunque no me llama la atención ir a verla..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *