CRÍTICA: «21» (2008) de Robert Luketic, no siempre el croupier es el dueño del as

3quapHSlorOsbkh0b6IgyCGIBni

Ben Campbell es un tímido y brillante estudiante del MIT que, debido a la necesidad de pagarse el siguiente año universitario, encuentra las respuestas que busca jugando a las cartas. Ben es reclutado por un grupo de jóvenes de la universidad que van a Las Vegas a jugar. Con un profesor de matemáticas poco ortodoxo, que es un genio en estadísticas, liderando el grupo, han conseguido averiguar la clave para ganar. Seducido por el dinero, por el estilo de vida de Las Vegas y por su inteligente y sexy compañera de equipo, Jill Taylor, Ben comienza a cruzar los límites. Aunque contar las cartas no es ilegal, las apuestas son altas, y el desafío consiste no sólo en llevar bien la cuenta de los números, sino en ir un paso por delante del amenazador policía de casinos, Cole Williams.

Con toda la fiebre que ha causado la próxima inauguración del casino en nuestra ciudad, esperada para el 1º de Septiembre del presente año, cae como anillo al dedo «21 Black Jack», una película que gira en torno a las apuestas, las fichas y uno que otro truco de probabilidades. Ben Campbell (Jim Sturgess) es un brillante estudiante de un Instituto de Boston que, por sus capacidades matemáticas, es reclutado por Micky Rosa (Kevin Spacey), su profesor de “ecuaciones lineales”, quien está adiestrando a 4 jóvenes más para hacerse millonarios apostando en Las Vegas los fines de semana jugando Black Jack. Seducido por el dinero -el cual le urge para sus pretensiones de llegar a Harvard y con el que no cuenta- y cierta sexy compañera, Ben se convierte en el quinto del grupo y comienza a cruzar los límites contando cartas y desarrollando estrategias bajo la tutela de su profesor. Pero por la otra cara de la moneda, esta Cole Williams (Laurence Fishburne), el jefe de seguridad de los casinos encargado de desenmascarar a cualquier contador que ose aparecer tras la cámara de vigilancia y demuestre el más mínimo sospechoso movimiento en alguna de las mesas.

6521

Basada en el libro “Bringing down the house” de Ben Mezrich (historia escrita a partir de un hecho real) y empleando un argumento bastante usado en series y otras películas sobre el conteo en las apuestas, «21» es otra de tantas cintas en que disfrutamos y envidiamos la exuberante y seductora vida nocturna de Las Vegas, con todas las luces y pompas que la rodean. Luego de un comienzo un tanto extendido sólo para explicarnos lo nerd que puede llegar a ser Ben, la cinta se vuelve entretenida cuando comenzamos a aprender las lecciones y trucos necesarios para vencer al croupier. Números, sumas, restas y estadísticas son términos recurrentes en el film, pero tratados de manera liviana y entendible para cualquier espectador sin necesitar de algún conocimiento específico en la materia.

Lo más destacable del trabajo del director Robert Luketic (culpable de «Legalmente Rubia», «La Madre del Novio», entre otras comedias simples y livianas, lo que no deja de ser curioso tras su incursión en este género) son las notables secuencias de cámara de las mesas, cartas y fichas que se pasean sobre el paño de juego, así como imponentes planos de la “ciudad de las apuestas” de noche; porque el argumento, si bien es bastante fácil y de rápida comprensión, se pierde en momentos y situaciones poco creíbles, como el repentino cambio de actitud del protagonista o la total libertad con que se desenvuelven los personajes sabiendo el riesgo que están corriendo. Riesgo que nunca se percibe de manera clara, lo que dilata aún más el metraje de la cinta que bordea las 2 hrs. de duración.

21-show

Las interpretaciones no requieren mayor esfuerzo más que hacer creíble que un grupo de jóvenes se hacen millonarios en base a una estrategia tan básica como azarosa. A pesar de ello, Kevin Spacey es lo más destacable en ese aspecto gracias a su especial carisma; Laurence Fishburne, bueno, creo que seguirá siendo «Morpheus» por mucho tiempo más. Y adivinen, la rubia excitante encargada de volver loco al protagonista, vuelve a ser parte de una historia, tal cual lo comentara en la crítica anterior de «P2». Recurso repetido, pero siempre efectivo.

Aunque su desarrollo argumental es bastante previsible y no se profundiza en el drama real que hay detrás de Ben, que es finalmente lo que lo obliga a jugarse la vida en un casino, inclusive al punto de perder a sus verdaderos amigos; «21» es una cinta que finalmente logra entretener e interesarnos en el juego, y de seguro que más de alguno intentará poner en práctica lo aprendido en el film para llevarse un par de billetes en nuestro próximo “local de apuestas” de la ciudad, y más de algún futuro croupier local estará más atento a los movimientos… porque a veces si conviene abrirse con un par de 10, aunque la caja siempre sea el dueño del as.

——————————————————————————————————————————————————–
6-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2008, 123 min.
Título Original: «21».
Dirección: Robert Luketic.
Guion: Peter Steinfeld, Allan Loeb, basado en el libro de Ben Mezrich.
Elenco: Jim Sturgess, Kate Bosworth, Laurence Fishburne, Kevin Spacey, Aaron Yoo, Liza Lapira, Jacob Pitts, Josh Gad.

——————————————————————————————————————————————————–





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *