CRÍTICA: «Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street» (2007) de Tim Burton, una tragedia de amor y violencia

5

La película narra la historia del barbero Benjamin Barker, que es encarcelado durante 15 años en Australia debido a una falsa acusación del juez Turpin, que solo se propone quedarse con su esposa y su hija bebé. Al regreso de su injusto cautiverio, Barker regresa buscando a su familia, pero descubre que su esposa fue asesinada y que tiene cautiva a su hija. Entonces, Barker cambia su nombre por Sweeney Todd, regresa a su antigua barbería y comienza a tramar su venganza. Para ello, se complotará con Mrs. Lovett, la solitaria dueña del local ubicado debajo de la barbería. En la sangrienta venganza, ella encontrará un modo de reavivar su negocio de empanadas de carne.

En 1846 fue publicado en un periódico un cuento titulado “The Strings Of Pearls: A Romance”, historia de terror sobre un barbero asesino inspirado en crímenes sucedidos en la época. Luego de varias adaptaciones para el teatro y musicales, 133 años después, en 1979, se estrenó un musical en Broadway con gran éxito, titulado “Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street”, basado en los mismos hechos.

Ese es el título que recibe la tan esperada última película de Tim Burton, la mente maestra detrás de «Batman» (1989), «El Joven Manos de Tijera» (1990), «El Cadáver de la Novia» (2005), entre tantas otras, y a estas alturas convertido en director de culto para todos sus seguidores, incluyéndome.

Sweeney-Todd-sweeney-todd-28210109-1500-966-xp

Ambientada en los albores del siglo XVIII, «Sweeney Todd» está basada en el musical de 1979 de Stephen Sondheim del mismo nombre, que cuenta la historia de Benjamin Barker, un barbero de la ciudad de Londres que fue despojado de su esposa y exiliado de la ciudad, quien luego de muchos años vuelve para cobrar venganza y recuperar todo lo que le fue quitado, partiendo por su honor. La historia original -como les comenté al principio- está basada en hechos reales que acontecieron en la época, pero nunca se verificaron dichos crímenes, transformándose por esos años en un mito urbano que trasciende hasta el día de hoy en la historia Londinense.

Una vez más, Burton escogió a Johnny Depp para el papel principal como el desquiciado B. Barker, quien con su navaja cortaba las gargantas de su clientela y luego los restos mortales eran usados para abastecer de carne a la tienda de pasteles de su amiga y cómplice, Mrs. Lovett -interpretada por Helena Bonham Carter, esposa de Burton-, encargada del negocio que fuera su barbería 15 años atrás antes de su encarcelamiento, y quien ahora da hospedaje a Barker, tras su regreso.

A través de una fotografía impresionante, y un sentido de la estética que sólo Burton quizás la tenga, la película se nos presenta mediante conversaciones cantadas, (detalle tratado con sumo cuidado, con el que no cae en interpretaciones novelescas ni infantilmente mal dramatizadas como podría suceder), desarrollando una tragedia basada en el amor, la venganza y, sobre todo, la violencia. Violencia que el director no escatima en censurar, a la hora de mostrar la crueldad de los asesinatos y la frialdad del barbero.

sweeneyno-1-the-dark-knight-rises-inception-more-my-10-favourite-ever-films

Con pequeñas gotas de humor negro; una ambientación de lujo, desde el montaje de la época hasta el más mínimo detalle de vestuario; y una música incidental que acompaña cada escena de manera magistral y que ya la han calificado como la mejor banda sonora de un musical en los últimos 50 años, «Sweeney Todd» es sin duda una de las obras más bien logradas técnicamente por el director en su extensa filmografía, (que incursionó en un musical sin ser su género favorito pero con el que ya había experimentado en «Charlie y La Fábrica de Chocolate»), y es la gran oportunidad para Depp de alcanzar el tan esquivo hasta ahora Premio Oscar. Aunque no creo necesario que un premio a estas alturas reconozca el brillante trabajo actoral del amigo personal del director.

Sin duda, Burton lo logró de nuevo. Luego del hipnótico travelling digital inicial con el que se nos introduce la película tras los créditos iniciales, nos saca el cerebro y nos invita a un mundo nuevo, esta vez no de fantasía y sin personajes oníricos, sino a través de una tragedia clásica inglesa que nos deja más de alguna lección. “Por fin mi brazo está completo de nuevo” dice Barker al reencontrarse con su navaja luego de 15 años. Lo mismo dije al salir de la sala del cine y reencontrarme de golpe con la vida real, pero esta vez, con una obra más de Burton en el cuerpo… y cierta cuota de venganza, por cierto.

——————————————————————————————————————————————————–
7-stars
——————————————————————————————————————————————————–

Ficha Técnica:
EEUU, 2007, 117 min.
Título Original: «Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street».
Dirección: Tim Burton.
Guion: John Logan, basado en el musical de Stephen Sondheim.
Elenco: Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Alan Rickman, Timothy Spall, Sacha Baron Cohen, Jamie Campbell Bower, Laura Michele Kelly, Jayne Wisener, Edward Sanders.

——————————————————————————————————————————————————–





2 thoughts on “CRÍTICA: «Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street» (2007) de Tim Burton, una tragedia de amor y violencia

  1. Personalmente llenó todas mis espectativas.
    … en realidad me sorprendió
    sentí a ese Burton de los 90 pero con más clase.

  2. Es hermosa, poética, romántica. Luego de algunas películas de poca monta (aunque reconozco que tienen todo el espíritu Burteano) como Planeta de los Simios o Charlie y la Fábrica de Chocolate (insisto en que me gustaron, pero no mucho comparado con el resto, aunque con la última me reí harto…) vuelve de manera magistral.
    La historia es buena, y nos encontramos con uno de esos personajes inolvidables, aquellos que no puedes decidir si estar a favor o en contra… Jhonny Depp vuelve a interpretar de manera increíble un personaje de Burton (bueno, sea de Burton o no, Depp será el mismo gran actor siempre). A mi me encantó, las canciones, la estética, las actuaciones, la historia… TODO. También recuerdo con cariño y risas las escenas «graciosas» como cuando Mrs. Lovett se imagina toda una vida con Barker o como cuando el barbero está afeitando a un cliente y lo está esperando lo familia y por ende no muere … jaja.

    ¿El fina? Simplemente poético… wow.

    Saludos

    Renato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *